Para tener en cuenta

Las claves de la dieta nórdica, la nueva “competidora” de la mediterránea

6:00 am

A ambas las recomienda la OMS porque contribuyen a reducir las enfermedades crónicas. ¿Cuáles son sus diferencias? ¿Es una mejor que la otra?

A la dieta mediterránea le surgió una nueva competencia. Ahora, la tendencia es seguir la dieta nórdica. Esto lo recomienda la Organización Mundial de la Salud, que la considera igualmente sana y capaz de contribuir a reducir las posibilidades de sufrir determinadas dolencias.

La forma de comer en los países encandinavos, no es muy distinto a la gastronomía del sur de Europa. Si bien los alimentos difieren (por razones geográficas, climáticas y culturales), los principios que rigen a la hora de comer es el mismo. 

El origen de esta tendencia hay que buscarlo hacia los años 80 cuando investigadores de las asociaciones del corazón y de la diabetes y la Universidad del Este de Finlandia establecieron lo que se conoce como la “pirámide de la dieta del mar Báltico”.

Esta propone comer en abundancia verduras, legumbres, semillas, granos enteros, nueces, pescados grasos, mariscos, frutos rojos y canola. Con moderación, huevos, queso, yogur, carne de caza. Excepcionalmente, carnes rojas, y evitar en lo posible el azúcar en cualquiera de sus formas, los alimentos procesados, aditivos y comida rápida.

Pero cuando realmente empezó a tomarse en serio fue a partir de 2004, un año después de que el chef René Redzepi abriera en Copenhague el restaurante Noma (No, de nordik y Ma de mad, comida en su idioma) con la idea de reinventar la cocina escandinava tradicional.

Al amparo de su éxito, ya que a partir de 2006 apareció en la lista The World’s 50 Best Restaurants (Los 50 mejores restaurantes del mundo) –desde 2009 hasta 2016 estuvo entre los cinco mejores y en cuatro ocasiones ocupó el primer lugar–, su propuesta empezó a hacerse más conocida en el mundo. Este, y otros chefs decididos a desarrollar la “nueva” dieta nórdica, pusieron el acento en los productos estacionales.

Y, con la complicidad de los productores e investigadores, fueron un poco más allá para tratar de aumentar el número de vegetales que se pueden cultivar en las gélidas tierras nórdicas. Idearon nuevas formas de preparar los alimentos, no únicamente las arraigadas en la tradición de la zona, con la intención de mejorar los fundamentos de su cocina, incorporando nuevos sabores y aumentando el valor nutritivo de los alimentos.

¿QUE SENTIS?

¿Te gustó ésta noticia?
  • Me sorprende
  • Me gusta
  • Me indigna
  • Me calienta
  • Me enloquece
  • Me resbala

COMENTARIOS

TE PUEDE INTERESAR

Donar sangre es dar vida

Para cuidar la salud

Transporte saludable

En el Cívico

© 1998 - 2018 DiarioHuarpe.com
Todos los derechos reservados