¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

23 C°

Martes

18 C° / 31 C°

Miercoles

19 C° / 32 C°

Departamentales > Terremoto 2021

“Si van a venir con palos y nailon, que ni vengan”

A Gastón Leyes, vecino de 9 de Julio, se le está cayendo el rancho, fue a pedir ayuda al municipio y le dijeron: “espere”.

El ranchito está a punto de caerse y nadie los escucha. Fotos: gentileza Noticias Ya, diario digital de 9 de Julio.

POR Alejandro Pellegrinuzzi
28 de enero de 2021

28 de enero de 2021

Gastón Leyes y Carla Ochoa están deseperados. Con el terremoto del lunes 18 el rancho tipo quincha (palos, cañas y barro) se le ladeó y una de las habitaciones (donde duermen sus dos hijos) está a punto de caerse. Fueron hasta el área de Acción Social del municipio a plantear la problemática y le respondieron que tenían que esperar. Esperaron un día, dos, tres, cinco y ayer, en el décimo día, decidieron hacerlo público y llamaron a Leonardo Rosales, periodista del diario digital Noticias Ya del departamento de 9 de Julio.

“Desde que se produjo el terremoto estamos visitando vecinos que fueron afectados, pero este es el caso más delicado que he visto y a 10 días todavía no tienen ayuda y ni siquiera han sido relevados”, dijo a DIARIO HUARPE el colega. “Yo creo que es una irresponsabilidad del estado que esta gente siga viviendo en este lugar”, agregó.

El ranchito está construido en el fondo de la casa de los papás de Gastón, en un asentamiento que se llama barrio Cooperativo en la villa cabecera de 9 de Julio.

Gastón y Carla hace 13 años que viven en ese lugar y tienen dos hijos: una nena de 12 años y un varón de 8.

“Simplemente queremos que nuestros hijos tengan un techo seguro donde dormir en estos días hasta que encontremos otra solución”, dijo a DIARIO HUARPE Gastón.

La familia debería ser evacuada.

Tal como muestran las fotos, con el terremoto el ranchito se resquebrajó por todos lados, se ladeó para un costado y la pieza de los niños fue la más afectada.

“Hemos armado el dormitorio donde antes estaba el comedor porque es la parte más sana y ahí estamos durmiendo todos”, contó Carla. “Estamos cocinando y comiendo afuera a la intemperie. Y a la hora de bañarnos o cambiarnos de ropa uno entra y los demás nos quedamos afuera”.

Por estas hora la familia sigue esperando el relevamiento.

La situación económica de la familia ya venía siendo mala y con el terremoto se agravó, porque el precario techo que los protegía hoy nada para más.

 “Cuando fui al municipio a contarle lo que nos había pasado, me dijeron que había muchos antes que yo esperando, Les mostré fotos para que se dieran cuenta de que no les estaba mintiendo y que la ayuda era para ya y me volvieron a decir que tenía que esperar y me dio una bronca tremenda” dijo Gastón “Hasta les dije que si van a venir con palos y nailon, que ni vengan, porque con eso nosotros no solucionamos nada”, agregó.

Carla Ocho y al fondo su hijo de 8 años.

Por último, con lágrimas en los ojos Carla dijo: “Esto duele en el alma, porque les tenemos que decir a nuestros hijos que no nos escuchan, que no podemos hacer más y que nadie nos ayuda”.

Para los que quieran colaborar con lo que sea (todo viene bien) pueden llamar a Carla 264-6-309179. 

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.