Publicidad

Policiales > Expedientes del Delito

Caso Yoselí: el femicidio de una niña de 10 años a manos de su primo y un caso que se resolvió en tiempo récord

Fue el primer femicidio del país a horas de iniciado el 2022 y tuvo alcance nacional. La confesión de su primo y la capilla donde ahora habita su recuerdo.

POR REDACCIÓN

30 de marzo de 2022

El viento sopla y  arrastra arena. En medio del desierto sarmientino, una pequeña capilla blanca se cubre de polvo. En su interior, una foto donde Yoselí Rodríguez sonríe. A sus pies, escrito con tiza blanca, está su nombre y una fecha: la de su cumpleaños y la de su femicidio,  ocurrido el primer día del 2022.

Ese día, Yoselí Rodríguez, de tan solo 10 años, fue hallada por su familia a unos pocos metros de su casa en Sarmiento sin vida el primero de enero. Había sido asesinada y todo hacía suponer, que le provocaron la muerte para encubrir un crimen mayor: un abuso. Y el culpable, alguien cercano a ella: Juan Carlos “Pelado” Rodríguez, su primo de 24 años.

Publicidad

Su caso se convirtió en el primer femicidio del país a horas de iniciado el 2022 y pasó a la historia como el caso judicial que se resolvió en tiempo récord: dos meses y una semana.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

“Cuando analizan el cuerpo de Yoselí, a primeras vistas se concluyó que podría haber sido víctima de un abuso. Además, tenía heridas compatibles con un cuchillo. En la autopsia descubrimos que había sido víctima de un abuso con penetración. Se tejieron hipótesis de varios autores y en el momento que se logra el secuestro de una prenda del imputado (Juan Carlos Rodríguez) y ante el indicio de que fuera el posible autor se detiene y se realizan extracciones y pruebas de ADN”, recordó sobre el caso el fiscal que estuvo a cargo de la investigación, Iván Grassi.

El cuchillo utilizado para el crimen fue hallado a 40 metros de Yoselí, con cabellos de ella. Tras ser arrestado como posible sospechoso, el “Pelado” Rodríguez fue sometido a extracción de pruebas y debajo de sus uñas hallaron restos de material genético compatible con la niña. Con pruebas suficientes, el autor fue llevado ante la Justicia, donde finalmente confesaría el hecho y se declararía culpable en juicio abreviado.

El 8 de marzo, en el Día Internacional de la Mujer, y en un tiempo récord de tan solo dos meses y una semana, se resolvió un caso gravísimo y dictó sentencia. La única posible en este caso: cadena perpetua.

Publicidad

“Haber logrado en este caso una resolución en poco tiempo demuestra que hubo mucho compromiso en conseguir las pruebas y condenar al acusado. No cabía otra pena para este caso que la perpetua. Ahora Juan Carlos Rodríguez va a estar condenado hasta que muera. Fue el mismo condenado el que pidió no ir a juicio y ejercer su derecho de aceptar su culpabilidad y aceptar su pena”.

La imagen de Rodríguez en el juicio impactó no solo a la sociedad en general sino también a los propios funcionarios de Justicia. Es que durante el proceso judicial, juicio y condena no mostró ninguna emoción ni remordimiento. Para muchos, esto no era otra cosa que la característica de un psicópata.

“La persona psicópata se caracteriza por ser impulsiva. No establece vínculos, trata a las personas como objetos y busca beneficios propios y no tiene empatía ni empatizar con el dolor y alegría ajenas. Y una de sus características es el apartamiento de normas sociales. Puede cometer delitos y otra persona que puede estar adaptada a la sociedad y comprende la criminalidad del hecho. Y está conectada en la realidad y no siente remordimientos”, dijo Vanesa Pringles, psicóloga de la Unidad Fiscal de Anivi (Centro de Asistencia a Niños, Niñas y Adolescentes Víctima).

A tres meses del femicidio de Yoselí, Juan Carlos Rodríguez pasará el resto de su vida en prisión en un caso que marcó para siempre la historia criminal y judicial sanjuanina. El de ser el primer femicidio del país y recibir una condena en tiempo récord. De Yoselí, solo queda el dolor de sus padres y la pequeña capilla que erigieron para rezar por ella y recordarla como en las fotos que quedan de la pequeña: la de una niña con una sonrisa gigante.

MIRÁ EL VIDEO