Publicidad

Provinciales > Día de las Infancias

Crianza respetuosa: cómo establecer los límites para formar a los adultos del futuro

Una psicóloga explicó en qué se basa esta mirada que busca formar adultos con inteligencia emocional, resiliencia y mayor capacidad a la frustración.

21 de agosto de 2022

Desde hace algunos años viene ganando terreno una nueva forma de crianza de los pequeños a través de la cual se busca formar adultos con inteligencia emocional, mejor autoestima, resiliencia y mayor capacidad a la frustración. Se trata de la crianza respetuosa, un estilo que cada vez va sumando más adeptos.

Sobre el tema, la psicóloga Mariela Serra explicó en diálogo con DIARIO HUARPE que ese tipo de crianza se enfoca en tener en cuenta las necesidades del niño. ”Se vino instalando con los cambios en la sociedad y en la familia, pero también tomando conciencia de los derechos del niño”, informó.

Publicidad

“Muchas veces se confunde que la crianza respetuosa es una crianza sin límites y no es así. Lo que pasa es que es un límite amoroso que se basa en el cuidado y la protección”, informó la especialista.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

La psicóloga Mariela Serra explicó de qué se trata la crianza respetuosa y cómo se deben establecer los límites. Foto: DIARIO HUARPE.

Justamente, en este tipo de crianza no existen los castigos, sino los límites y el llamado a la reflexión. Serra aseguró que se deben poner límites, pero estos deben ser amorosos. Es decir, que el chico no debe sentir que por ese límite está perdiendo el amor de los papás.

Además, deben calificar a la acción, no al niño. Por ejemplo, se puede decirle 'lo que hiciste no está bien', no hay que decirle 'sos un inútil'. Esto es porque, utilizando la segunda manera, se descalifica, lo cual impacta en la autoestima del pequeño.

También, tiene que ser coherente y la coherencia pasa por el adulto. Por ejemplo, si se le dice 'no vas a usar más el celular' y en el supermercado se lo dan para que esté tranquilo, no se está siendo coherente con los límites.

Otro de los ítems que se deben tener en cuenta es que deben ser firmes y para ello son importantes los acuerdos que se establecen entre los padres, esto es, que no puede poner un límite la madre y que el padre los desautorice. Si esto pasa, el niño está mareado, siente inseguridad y confusión.

Publicidad

Como en la crianza respetuosa ya no se habla de castigo, se le debe dar una capacidad a la reparación, lo cual es importante para la estructuración de la psiquis de los chicos. Por ejemplo, si se peleó con el hermano y le pegó, se lo debe llevar a la reflexión, preguntarle qué le parece lo que hizo. En segunda instancia, hay que ir hacia la empatía y preguntarle si le hubiera gustado que le hicieran eso. Posteriormente, deber volver a la reflexión, ver cómo se puede arreglar lo que hizo. Por último, tiene que estar el compromiso del aprendizaje en la situación.

“El límite es una estructuración de un hábito, es una conducta que debe repetirse, debe sostenerse la misma dinámica en el tiempo. En las mismas situaciones hay que hacer exactamente lo mismo”, informó la psicóloga.

Acomodar la conducta

La especialista aseguró que desde que son pequeños, los chicos son pura necesidad y deseo, pero vivimos en una sociedad que tiene distintas normas, por lo que deben ajustarse a ellas. En este proceso la función del adulto es esencial, ya que se va a encargar de mostrarle que las normas son saludables.

“La función del adulto es acompañar al chico en la aceptación de la realidad y esta tiene dos criterios: tiempo y espacio. Lo que se va haciendo con los chicos es tratar de acomodar su conducta a este tiempo y espacio, vamos a hacerlo evitando gritos, golpes, descalificación”, dijo.

En este tipo de crianza se utiliza mucho la palabra, el contacto visual, la empatía, la paciencia, el acompañamiento y se la da la posibilidad de que pueda expresar lo que siente o desea. También, es importante la función del adulto que sabe qué es lo mejor para su hijo.

Tanto las mamás como los papás, deben entender que el psiquismo de sus hijos se está formando, así que hay que estimular su autoestima, su seguridad, su confianza y su autonomía personal. Si hay un tipo de crianza represiva, no se va a lograr desarrollar estos aspectos.