¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

22 C°

Sábado

20 C° / 34 C°

Domingo

20 C° / 29 C°

Provinciales > Historias Sanjuaninas

Enfermeros en pandemia, la primera línea desde adentro

Este 21 de noviembre es el día de los enfermeros. La fecha se da en medio de un reclamo que continúa.

"Enfermería dice basta" reza una bandera mientras adentro siguen trabajando. Foto: Mariano Martín/ DIARIO HUARPE

POR Federico Rodríguez SEGUIR
21 de noviembre de 2020

21 de noviembre de 2020

Siete de la mañana, el olor de los químicos para esterilizar los instrumentos se impregna, el olor a hospital queda en la nariz los minutos previos a salir completamente cubiertos. La luz blanca del fluorescente se refleja en los cerámicos y da un aura limpia, impoluta, casi perfecto para en uno de los momentos donde lo vital se llena de sentido.

Este 21 de noviembre es el día de las y los enfermeros. Acá las historias anónimas que permanecen en la primera línea contra la pandemia de Covid-19.

Quedan 14 horas por delante donde la cofia se irá hundiendo hasta dejar un surco en la frente, el barbijo N95 será un escudo que dejará una marca rosada sobre la boca, dejando la cara “rota” según describen. Los descansos serán intermitentes en un espacio reducido, sobre unos bancos de lata donde “estirar las piernas” en la sala de estar de enfermeros.  

Cuidar, contener pacientes, ser los primeros en recibir a bebés, lavar chatas, higienizar instrumental, administrar medicamentos, sostener la dignidad de la vida hasta el último respiro, caminar los pasillos, repetir.

Superheroínas y superhéroes con ambo

Actualmente hay un sector que es contratado. El viernes pidieron mejores condiciones de trabajo, parece una nota vieja, pero la realidad es que por la situación laboral ninguno de los bonos lanzados los alcanzan.

Además no cuentan con obra social, ni ART. En caso de enfermarse, siendo que están en contacto con pacientes todo el tiempo, quedan a la deriva así que deben recurrir a contratar servicios de salud privados. Un gasto de $3 mil como supervivencia.

“El enfermero tiene que tener dos trabajos, yo además hago cuidados en casa, porque si no no llego. Es muy triste no poder dar un futuro a tus hijos o familia. Siempre parece que están en deudas”, dicen algunos que prefieren reservar su identidad.

Vocación si, precarización no

¿Pero cómo hacés para seguir, de donde sacás fuerzas después de todo lo que contaste?, es la pregunta obligada.

“Vocación” responden.

“Además lo que hay afuera del hospital, tenemos familia. Cuidar a los demás es nuestro trabajo dentro y fuera”

Así pasa otro día de los enfermeros y enfermeras, trabajadores que en pandemia sostienen un mundo frágil, con el mismo silencio con el que caminan por los pasillos del hospital.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.