¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

33 C°

Jueves

19 C° / 36 C°

Viernes

20 C° / 37 C°

Gabriel Dávila Kurbán desempolva el clip de "Sunito"

La canción fue filmada en 2013 y ahora está disponible en YouTube.

El cantante presenta ese video como parte de un cierre previo a su nuevo material.

POR Federico Rodríguez SEGUIR
25 de noviembre de 2020

25 de noviembre de 2020

¿Quién es ese flaco de lentes grandes y una canción en cada bolsillo? Es Gabriel, dicen. Sube al escenario y con la guitarra comienza a cantar.

Gabriel Dávila Kurbán estrenó “Sunito: (mi padre y mi bebé)” un video grabado en 2013 que, después de siete años, llega a todo el público.

En diálogo con DIARIO HUARPE comentó que no es la primera vez que este material está online. Antes formaba parte del proyecto de “Umbral Sonido” de Mendoza, pero en el camino de una reestructuración inconclusa el material se perdió hasta este año.

Pero “Sunito” no sólo forma parte de una recuperación del archivo, es también el epílogo de una etapa del artista previo al nuevo material que estuvo preparando.

“El domingo pasado fue mi primera tocada desde el confinamiento y reviendo el material parece otro tiempo. El abrazo, la gente reunida escuchando, poder tener contacto: parece otro tiempo. Quedé movilizado por todo eso y quise subirlo”, narra el artista.

Alejado de los escenario antes de la pandemia, repensando los lugares donde tocaba y reflexionando sobre la forma la que se consume música, Gabriel se planta ante los algoritmos y decide seguir su intuición.

“Si trabajás para el algoritmo, cuando esos números dejen de funcionar, tu obra también”, dice en un tono casi epifánico.  

La sensibilidad del cantor

“Sunito” es una canción muy Gabriel, canta lo que se escucha en su la intimidad de su casa para tocar un nervio universal. Además, utiliza recursos musicales y líricos para darle una textura única.

Eso viene de su formación en composición musical en Mendoza, que vino precedida de un interés precoz a sus ocho años porque le llamaba la atención la forma en la que estaban hechas las canciones y lo que le generaban.

“Me pasó una vez en Uruguay que se me acercó un tipo y me dijo 'vos me miraste y me dijiste una cosa que necesitaba escuchar en este día, en este mes, de este año', se había tomado sus buenas grapamiel”, dice Gabriel entre risas, pero confirma el modo y el efecto que produce su obra.

Vinculado a las banda sonora de la Fiesta Nacional del Sol, siendo docente y construyendo su hogar y estudio, Gabriel brinda otro jirón de su obra para escuchar en los apocalipsis cotidianos.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.