¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

5 C°

Domingo

9 C° / 25 C°

Lunes

10 C° / 27 C°

Decoración > Opciones y precios

Lo que tenés que tener en cuenta para elegir el piso de tu casa

A veces, dar en el blanco puede parecer algo complicado, teniendo en cuenta la gran variedad de opciones y precios que hay en el mercado.

POR REDACCIÓN

13 de octubre de 2021

A la hora de construir o remodelar, la elección del piso es una de las más importantes, pues se trata de una de las superficies más grandes en los ambientes que, a diferencia del color de las paredes, no se modifica tan fácilmente. A veces, dar en el blanco puede parecer algo complicado, teniendo en cuenta la gran variedad de opciones y precios que hay en el mercado. Para facilitar la decisión, la arquitecta Laura Cocinero nos brinda algunos puntos a tener en cuenta y, lo más importante, los rangos de precios que actualmente vas a encontrar.

“Preguntarnos qué es lo que nos gusta es un buen comienzo para poder crear una combinación adecuada”, explica la arquitecta. De esta forma, si se trata de una persona que está en constante cambio de estilo, que se aburre fácilmente de los colores de pared y los muebles, lo recomendable es un piso de tonalidades neutras o naturales, los cuales aportan un abanico de posibilidades infinitas a la hora de combinar.

Por otro lado, y a modo general, los pisos de tonalidades claras permiten jugar con los colores de las paredes, muebles y decoración para obtener contrastes en el diseño de interior. “Es importante tener en cuenta que con estos tonos se logra agrandar visualmente los espacios”, indica la especialista. Por el contrario, los revestimientos de tonalidades oscuras, generan espacios sobrios y formales, pero, achican visualmente la habitación.

Un punto importante a considerar es el uso que se le da al espacio, el tránsito habitual y el lugar de la casa donde se encuentra el ambiente. A continuación, el detalle de las opciones que actualmente se consiguen en el mercado:

Cerámico y porcelanato: son pisos de gran dureza y otorgan elegancia a cualquier espacio, sobre todo el porcelanato. Son impermeables debido a su característica capa de esmaltado que le da brillo. “Hay muchísima variedad de diseños y colores por lo que probablemente encuentres uno que vaya con tu gusto. Se pueden combinar distintos tipos para resaltar ciertas zonas de la casa”, explica Laura.

Los distintos tipos de cerámicos y porcelanatos vienen con terminaciones mate, brillante y satinado y, además, se pueden encontrar en varios tamaños y proporciones, cuadrados, rectangulares, hexagonales, grandes, chicos, etc.

Si se busca un material económico, el cerámico será la opción, aunque hay que tener en cuenta el lugar de la casa de en donde se coloque porque es menos resistente a golpes, por ejemplo, y se parte con facilidad. Otra cuestión a tener en cuenta es el tamaño, a diferencia del porcelanato vienen en piezas más pequeñas, ya que son más frágiles. Son ideales para las habitaciones, donde el tránsito y la actividad es menor. Su precio ronda entre los $850 a $1600 con colocación.

Si se busca calidad y durabilidad, el porcelanato es el indicado. Viene en piezas grandes de hasta 80 x 1.60 mts. por su alta resistencia. Pueden utilizarse tanto en interiores como exteriores y su valor va desde los $1900 a los $5200.

En un nivel intermedio se encuentra el revestimiento porcelánico. El precio del mismo es de $1900 a $2800, dependiendo del tamaño, diseño, etc.

Madera: Se trata de un material que permite crear espacios acogedores, de encanto y calidez. Además, denota elegancia y no pasa desapercibido.

Es importante saber que según el tipo de madera que se elija, tendrá características estéticas diferentes, en cuanto a tonalidades y forma y tamaño de las vetas. Con un tratamiento adecuado pueden adaptarse a cualquier sector de la casa, pero lo ideal, es que no esté expuesto a la humedad, el agua o la luz solar.

La terminación que se le da puede ser: pulida, plastificada, natural o hidrolaqueadas. La opción de plastificado hace que el mantenimiento y limpieza sean más fáciles de realizar.

En cuanto al diseño, Laura Cocinero explica que hay varias formas de encastre para las tablas. Por ejemplo: colocarlas dibujando tejidos de cesta o espina de pez dan al espacio un estilo nórdico, mientras que un encastre en paralelo da una idea de casa clásica, que también puede adaptarse muy bien al estilo contemporáneo.

Este tipo de revestimientos son recomendables para el dormitorio y sala de estar, ya que es un material que al tacto del pie es cálido.

“Podemos elegir maderas naturales ($18.000 el metro cuadrado), corcho ($15.000 aproximadamente), y también podemos encontrar pisos símil madera con núcleo de PVC, que permiten el contacto con el agua sin sufrir ningún tipo de deformación”, explica la arquitecta, que realizó un completo relevamiento sobre costos.

Pisos flotantes: Se trata de una opción muy buena a la hora de remodelar sin tener que levantar el revestimiento existente. Otorgan aislación térmica y acústica que lleva a una mejora en el confort y, por consiguiente, un ahorro de energía. Si se lo realiza bien, se consiguen terminaciones de excelencia.

Existen dos tipos: los laminados, donde la capa que queda expuesta es de un enchapado plástico de apariencia amaderada, y los flotantes de madera.

Son una opción acertada para espacios donde el transito es más frecuente y, un punto a favor, es que no requieren tanto mantenimiento como los de madera natural.

Cemento: En su formato de cemento alisado posibilita una gran variedad de opciones de terminación, gracias a que se le pueden añadir aditivos, polímeros y minerales, pudiendo obtener texturas y colores para combinar.

Es posible colocarlos por losas monolíticas de vaciado o en baldosas con infinitos acabados. Su mantenimiento requiere de una mayor atención ya que se trata de un material en bruto. También, cada cierto tiempo, es necesario que se le haga un pulido.

La estética de estos pisos va bien con interiores minimalistas, ambientes despojados, lofts, decoración industrial, etc. También es versátil a la hora de decorar ya que puede combinarse con casi cualquier material.

En cuanto a los espacios, se puede usar en toda la casa, aunque no se recomienda en baños.

Piedra natural: Es una de las opciones de alta gama. Tienen una gran duración y resisten muy bien a la intemperie y a las condiciones más duras. Son una excelente opción si lo que se busca es buen precio y calidad.

Vienen en una gran cantidad de formatos, colores y tamaños. Si se utilizan mezcladas, recortadas o en menor tamaño el precio disminuye, llegando a rondar los $2000 el metro cuadrado.

Más allá de la terminación y tamaño elegido, es un material que dura toda la vida.

Granito: Son pisos que están conformados por una base gris (a la cual se le puede agregar un color) con una superficie de escallas de diferentes tipos de mármol y piedras. Las combinaciones de estas dan una amplia variedad de tonalidades en la gama de los amarillos, verdes, rojos, negros, grises y blancos. Su acabado puede ser mate o pulido.

Sin dudas es un material de mucha durabilidad y una gran resistencia. Responden muy bien al desgaste que se produce con el tiempo y no son propensos a rayarse. Por esa razón es que se los recomienda para cocinas y baños, ya que tienen una excelente resistencia al agua, químicos, detergentes y productos de limpieza.

En cuanto los precios, el granito compacto puede encontrarse en el mercado en un rango de $1760 a $2500 el metro cuadrado.

Mosaicos calcáreos: “Este tipo de revestimientos volvió para quedarse. Es que con sus diseños tan particulares aportan un toque personal al ambiente. Las combinaciones son infinitas y producen una estética visual particular”, explica la arquitecta y admite que es uno de sus preferidos.

Las baldosas están formadas con cemento, arena y colorantes, son un material poroso y su terminación es mate. No es necesario pulirlas, aunque si requieren de un correcto curado a la hora de colocarlas. Son muy resistentes y se usan tanto en interior como en exterior, en lugares donde no haya tanta incidencia del sol.

En los últimos años se ha ampliado el abanico de opciones de diseños de estos mosaicos, pudiendo encontrar desde diseños vintage, de colores lisos, hasta opciones más modernas con un estilo contemporáneo.

Si se habla de precios, los calcáreos cuestan entre $1100 y $1500, mientras que los diseños artesanales pueden llegar a valer hasta $250 cada baldosa.

Vinílico – plástico – goma: Estos pisos son una buena opción para cuando queremos decorar un espacio de forma rápida y sin retirar lo que ya existe. Vienen infinitos diseños para todos los gustos, desde lo más extravagante hasta la imitación de los materiales anteriormente nombrados.

Se decoloran con el uso, se rayan con facilidad y se deforman con el calor, pero son fáciles de limpiar y se adaptan a cualquier ambiente. Son buenos para lugares con humedad.

Las opciones y el precio de las mismas son tan variadas que pueden llegar a marear. Lo ideal es tomarse un tiempo para pensar en el uso que se le dará al espacio, el estilo del ambiente y, lo más importante, el presupuesto con el que se cuenta.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión