Publicidad

Provinciales > Lamentable

Marcharán para pedir justicia por la muerte de su hija de un año: denuncian mala praxis

Los papás visitaron con la pequeña tres centros de salud distintos antes del fatal desenlace. 

POR REDACCIÓN

10 de agosto de 2022

La tragedia golpeó fuertemente a la familia Salinas el pasado 30 de julio, cuando la pequeña Oriana, de un año y cinco meses, falleció de manera absurda. Los papás de la niña visitaron tres centros de salud, uno del ámbito privado y dos públicos, en búsqueda de una respuesta al estado de salud. Cuando finalmente fue atendida por un profesional que les dijo que su hija estaba grave y a las pocas horas perdió la vida. Actualmente, reclaman justicia para esclarecer que sucedió realmente. 

Todo comenzó el pasado 25 de julio, cuando Oriana Salinas Santana empezó con un presunto cuadro de resfrío. "El lunes Ori dejó de comer y no tomaba líquidos, estaba un poco decaída. En ese momento la llevamos a la clínica que pertenece a la obra social con al que contamos y nos dijeron que se trataba de un catarro. Nos recetaron un jarabe para la flema y un descongestivo y nos mandaron a la casa", dijo Heidi Santana, mamá de Oriana, a DIARIO HUARPE.

Publicidad

Pese a las indicaciones del primer médico que revisó a la pequeña, el cuadro no mejoró y los síntomas continuaron. "A los dos días de visitar la clínica, decidimos llevarla a la guardia del Hospital Rawson. Nos atendió un médico que nos indicó que presuntamente se trataba de una bronquitis y nos recetó unos análisis de urgencia de sangre y una placa de tórax", relató la mujer a la vez que mencionó que les habían indicado que una vez tuvieran los resultados en mano, fueran a ver al médico que se encontrara de guardia. 

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Para cuando los padres de Oriana tuvieron el resultado de los análisis, el reloj indicaba que eran casi las 3 de la madrugada del día viernes. "Cuando nos avisaron que ya estaban los resultados, fuimos hasta la guardia y no había ningún médico presente en ese momento. La enfermera que estaba ahí nos dijo que iba a ver si podía encontrar a alguno. Un nuevo doctor nos atendió, revisó los estudios, pero no miró la placa porque no pudo prender su computadora. Nos dijo textualmente que los análisis no salieron tan mal, que íbamos a empezar con antibióticos, pero nunca revisó a mi hija", explicó Heidi. 

Al día siguiente, la situación de Oriana empeoró pese a estar tomando la medicación indicada. Buscando una solución, nuevamente decidieron acudir a una guardia médica, pero en esa oportunidad fueron hasta el Hospital Marcial Quiroga. "Cuando llegamos, nos hicieron pasar por el triaje y por el cuadro de ella, nos dijeron que teníamos una demora de tres horas aproximadamente. Para ese momento mi hija había empeorado y comenzó con vómitos. Expulsaba un líquido de color marrón, el cual junté en una toallita para poder mostrárselo a la médica", mencionó.

Después de esa primera crisis, se decidió darle prioridad a la pequeña y pasados 20 minutos fue atendida por una nueva médica. "A ella le presenté el resultado de los primeros análisis y me dijo que no entendía cómo no la había mandado a la casa así. No tenía glóbulos blancos, que no tenía defensa y había una infección. Mandó a repetir los análisis y la placa y casi no hubo variación", comentó la madre.

Publicidad

Sabiendo esto, la menor fue internada y se le colocó suero, allí un nuevo episodio de vómito se desata. "Fue cuando todo empeoró. Nadie me decía que pasaba con mi hija, lo único que escuchaba era que llamaban a la ambulancia en un código rojo para trasladarla al Rawson. Finalmente, un médico que estaba ahí me dijo que Oriana estaba muy grave y que podía entrar en paro en cualquier momento", expresó la joven mamá, quien aseguró que una vez en la ambulancia, el peor desenlace ocurrió. "Cinco minutos después de que salimos del Marcial Quiroga, mi hija entró en paro. Llegamos al Hospital Rawson, se la llevaron y me la devolvieron en un cajón", finalizó.

Pedido de Justicia

Con las denuncias ya presentadas, por presunta mala praxis, mañana jueves a la hora 9, los papás de Oriana, familiares y amigos marcharán de manera pacífica en el Hospital Rawson para pedir que se haga justicia por la muerte de la pequeña. "No queremos que a nadie más le pase lo que nos pasó a nosotros, ningún papá debería atravesar una situación así, queremos saber que fue lo que pasó con nuestra hija y que el responsable se haga cargo", dijo Heidi Santana, mamá de la pequeña. 

Publicidad
Publicidad