AHORA

7 C°

Martes

10 C° / 24 C°

Miercoles

16 C° / 29 C°

Opinión > Hablemos en serio

Mercado libre y la argentinidad al palo

La película de terror que tiene como protagonistas principales a Marcos Galperín dueño de Mercado Libre y las empresas satélites, y a los sindicalistas Palazzo y Moyano, tiene un final abierto que puede ser fatal.

Nestor "Roly" Olivera

POR Nestor "Roly" Olivera SEGUIR
17 de julio de 2019

17 de julio de 2019

He sostenido de manera constante que a los argentinos en el mundo nos conocen por Gardel, Maradona, Messi, el Malbec, el Dulce de Leche y el Cortoplacismo; sólo que ahora agregamos una nueva identificación natural: La Imbecilidad.

De los atributos argentinos que menciono, me detengo en el cortoplacismo y voy a darlos elementos del nuevo, llamado imbecilidad.

Está demostrado que nuestra mirada es extremadamente corta, y que nos preocupa el bolsillo de hoy, sólo eso. De ahí el resultado de las elecciones de los últimos 30 años. Menem fue el ejemplo del camino hacia la “ignorancia electoral” nueva currícula de nuestra carrera hacia la desculturización general.

Como será de corta, que uno vendió, otro del mismo partido político recompró, y ahora pagamos todos. No hay inscripta ninguna política a largo plazo, de esas cuyo nombre es una mala palabra para el diccionario argentino: “Políticas de Estado”.

Para que Ustedes puedan ayudarme a encontrar el nuevo atributo argentino, al que llamo imbecilidad, me voy a referir al conflicto vigente entre la empresa Mercado Libre y los sindicatos, básicamente camioneros y bancarios.

En Argentina cada trabajador puede afiliarse al sindicato que quiera. El único límite es estar comprendido dentro del ámbito de actuación del sindicato en cuestión.

El ámbito de actuación de la Asociación Bancaria está determinado por su estatuto (art. 2) que no se limita a los bancos. También alcanza a entidades financieras no bancarias y a empresas de tarjetas de crédito, tickets de pago o de cualquier otro medio de pago o crédito, entre otras.

El Convenio Colectivo de Trabajo 40/89 de los Camioneros en el punto 2.2. y referido al ámbito de aplicación menciona concretamente “el reparto a domicilio… de valores… y en general, otros tipos de transporte automotor de cosas…”.

Vamos al conflicto con la Bancaria.

Mercado Libre y la Cámara de Fintech plantean que ellos no son bancos y que por lo tanto la Asociación Bancaria nada tiene que hacer con sus trabajadores. Sin embargo, el ámbito de actuación de la Bancaria va mucho más allá y eso ya fue aprobado por el Ministerio de Trabajo de la Nación.

La Cámara de FinTech (El término “Fintech” deriva de las palabras “finance technology” y se utiliza para denominar a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros) señala que su propósito es “liderar el proceso de transformación de la industria de servicios financieros convirtiendo al país en un hub de innovación e inclusión financiera”. Esta actividad sin dudas está comprendida en el ámbito de actuación de la Asociación Bancaria.

Primera conclusión: los trabajadores de las FinTech pueden afiliarse a la Bancaria, si así lo desean, y los de Mercado Libre … también. Ante la duda no habría que impedirle la afiliación a trabajadores que así lo desean y el empleador nada puede opinar al respecto.

La representación sindical es algo más complejo. Según la ley de asociaciones sindicales este es un derecho exclusivo de la asociación sindical con personería gremial de la actividad.

En el caso de las FinTech nuevamente no hay discusión posible. Ellas mismas reconocen que se dedican a la actividad financiera y por ende están comprendidas en la personería gremial de la Bancaria. Es más, están “obligadas” legalmente a negociar con la Asociación Bancaria, con ellos las paritarias.

El caso de Mercado Libre es más complejo ¿Es una empresa comercial, financiera o de desarrollo de software? Para ser francos, puede que hagan un poco de todo. ¿A qué se dedica Mercado Pago? ¿Y Mercado Crédito?

Además, recordar que Mercado Libre fue beneficiado con la nueva norma de promoción del conocimiento, con interesantes subsidios para aquellas que fundamentalmente desarrollan software o tecnología.

En el caso de Mercado Libre habrá que definir cuál es la actividad principal de la empresa ya que ella determina el ámbito de representación sindical. Si la actividad es comercial, los trabajadores serán representados por FAECyS; si es financiera, por la Asociación Bancaria, si es de reparto por Camioneros; en su caso hasta habrá representación mixta como lo tienen muchas empresas.

Si se plantea un conflicto de encuadramiento sindical previsto en el art. 59 de la ley de asociaciones sindicales, deberá resolver la Comisión Arbitral de la CGT. En San Juan el último que yo conozco fue entre Camioneros y Comercio, por los empleados de la empresa TECMA, de transporte de residuos patogénicos.

Hasta acá nadie le preguntó a los trabajadores por cuál sindicato quieren ser representados. No estaría mal que fuesen ellos quienes decidan. Lo que sí está claro es que la voz del empleador no tiene ninguna importancia en todo esto. Es algo que sencillamente no le compete.

Aunque es real, que a la hora de abaratar costos el empleador buscará el Convenio Colectivo que más le convenga. De eso no hay duda alguna.

De todas maneras, Mercado Libre podría destinar algo de los casi $500 millones de pesos que tuvo de utilidad neta en el primer trimestre de este año, para encuadrar bien a sus trabajadores y que estos ganen mejor.

Eso no está en la mente de Marcos Galperín, el dueño de la empresa.

Está demostrado así, porque hizo un acuerdo especial con el Sindicato de Carga y Descarga (Si, Existe un Gremio de Carga y Descarga!!!) y eso le permitió que a los trabajadores les pague unas diez lucas menos.

También es cierto que ni Camioneros ni Bancarios, se adecuan a la realidad del momento en cuanto a la necesidad de la modificación de tareas, etc., que permitan tener una mayor movilidad a las empresas sin aumentar sus costos.

Entonces, dicho todo esto, nos encontramos con:

  • Un empresario soberbio que amenaza con irse de la Argentina si no le acomodan los costos laborales.
  • Un grupo de sindicatos que con la soberbia propia del “poder” no se sienta a establecer nuevas normas para resguardar las fuentes de trabajo.
  • Un Gobierno, que con timidez intenta introducir la modificación de las normas laborales, cuando es un hecho que debe imponerse por una cuestión básica de supervivencia económica del mundo privado que es el que nos hace crecer.

En este laberinto, encontramos la salida: La imbecilidad argentina; cuyos protagonistas principales sólo intentarán ganar una batalla que no es propia sino de todos los argentinos, pero ellos están en otra cosa, es decir, en sus propios negocios.

Como canta genialmente la Bersuit las cosas buenas de nuestro País,

La argentinidad al palo
La calle mas larga, el río más ancho
Las minas mas lindas del mundo
El dulce de leche, el gran colectivo …

También canta las malas,

También Videla en el mundial 78 diario 
Galtieri y los estamos esperando 
Alfonsín y la casa está en orden 
Menem y su primer inmundo diario 
María Julia Alsogaray y su tapado de piel humana 
De la Rua con su tibia boludez diario
Seis presidentes en una semana una vergüenza 
Rodríguez Saa disfrazado de emperador romano…

Ahora debiera agregar que la imbecilidad también parte de nuestra Argentinidad al Palo… una lástima: PERDEMOS TODOS.

Una Buena para APRENDER: El sindicato minero AOMA ya firmó acuerdos estableciendo la polifuncionalidad, esto es ir adelante y resguardar las fuentes de trabajo y a los trabajadores. Con estas actitudes se garantizan inversiones y generación de trabajo; ergo: Crecimiento. FELICITACIONES!

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?