¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

27 C°

Domingo

13 C° / 30 C°

Lunes

14 C° / 34 C°

Sociabilidad Destruida

Miguel Montoya Jamed

POR Miguel Montoya Jamed SEGUIR
23 de septiembre de 2020

23 de septiembre de 2020

Nos preguntamos:

¿Por qué hay tanta violencia, en tantos actos de agresión al otro?

 

 

Entre los años 1976 y 1983, el autoritarismo militar, nos sometió a una negación de la Sociabilidad. Esta era subversiva, en sus argumentaciones uniformadas. Esto habilitó el desplazamiento genocida, para raptar, violar, matar.

Los nodos, conformados por los Sujetos, y las líneas bidireccionales de la Intersubjetividad, existían bajo amenaza de disolución.

En 1983, con la recuperación de la Democracia, supusimos, desde el Inconsciente Colectivo, que la Sociabilidad se reponía, con el estado de Libertad, que, desde el Inconsciente Colectivo, también supusimos, porque se reponía con el ejercicio de la votación todo lo que tuvimos negado en lo público y también en lo privado.

Entonces: al menos reconocíamos un límite entre nuestros territorios: público y privado.

Desde 1983 hasta ahora la Sociabilidad, débil, no inteligente, ha sido vulnerada hasta su destrucción, en la que convivimos.
Yo propongo, en mi Filosofía, la construcción de una nueva Socialidad.
Mi Filosofía habla de la reconstitución del Sujeto del Sentido.

Como Socialidad, entiendo:

 

El proceso de Sociabilidad, tiene como inherente en los objetos de su desarrollo, como son: la comunicación, la interacción, la institución, la satisfacción de las necesidades, también desde sus objetos primitivos como son: el habla, los modos de relación, la definición de situaciones y efectos de poder, perturbadores fuertes, obstáculos que impiden que el proceso sea fundamentalmente desarrollado desde la Intersubjetividad de Subjetividades en producción, en oposición a ese proceso rígido, de fuerte configuración desde el sistema de convivencia (poder político, poder económico  e Imaginario Social).
Digo: perturban que el proceso sea de Socialidad.

La defino así, Socialidad: si la configuración tiene un componente fuerte desde, la producción de la Subjetividad, la constitución de la Identidad como Sujeto Social, la realización del Deseo, y un componente débil-debilitándose desde la determinación del otro.

En la Socialidad, pienso a la configuración del Sujeto como definición del “ser en...” o “ser con...”, para el “ser en el mundo”, no como determinación y cuadriculación.
Debemos ir a la constitución de lo que yo llamo: Sujeto del Sentido.

La perturbación, la confusión de la trama social, tiene su génesis en el sometimiento de la Razón, fuertemente, por la no-secularización de la Sociedad Civil, la dogmatización del territorio público.

Los individuos nos desarrollamos en el territorio público.
En el territorio público donde se debe vigorizar la Razón, el poder político y económico la someten, y el Imaginario Social le da consentimiento.
Los individuos son dispuestos a la siembra de convocatorias al sometimiento, se disponen y se someten.
Se convierten en constructores de un velo que vela la evidencia, si no hay evidencia no hay verdad.

 

En oposición, debemos tener: ejercicio de Aletheia, como decían los griegos.
Aletheia: esa especie de cascada de velos deslizándose para que las cosas se manifiesten, se hagan patentes, se revelen.
Aletheia-“revelación”, lo opuesto de oculto.

El Sistema de Convivencia, esa totalidad: en la que definimos la Red Social que conformamos, donde se determina e intentamos constituir nuestra cotidianeidad, que sostiene las instituciones, sus organizaciones y el modo de relación del individuo con aquellas. Es una conformación entre lo instituido por los Sujetos y lo dispuesto por el poder político y económico.

La institución desde la Intersubjetividad es atravesada por esa disposición de objetos en proceso de multiplicación y penetración. La Intersubjetividad es una relación debilitada, porque la multiplicación y penetración de los objetos -por ejemplo, el uso de los mass-media, la tecnologización de la sociedad, la monopolización del lenguaje por la máquina- vulneran la Subjetividad de los individuos. Se fortalece, como consecuencia, el componente Efectivo (instituido), del Imaginario Social, sobre el componente Radical (instituyente).

El sistema de convivencia, actual, admite transformaciones y reestructuraciones, aún podría soportar, los denominados cambios revolucionarios. Esto es lo que debemos cuestionar no la profundidad de las transformaciones, ni los métodos por los cuales procurar los cambios; sino "el admitir", como propiedad de fortalecimiento del sistema.

Esto digo, cuando hablo de una Sociabilidad débil-debilitándose.           

El Sistema de Convivencia (poder político, poder económico e Imaginario Social) en el que vivimos se llama Capitalismo.

Hay deterioro de la Autoridad y esto es: ruptura de Referencias. Por ejemplo: la desconsideración desde las políticas públicas con los Docentes, principalmente en los niveles primario y secundario.

Hay una ruptura del contrato de sociabilización que es establecido por la Verdad. Desde los referentes públicos se expone la no-Verdad, en los datos institucionales que deben referir lo público, en los enriquecimientos que no pueden explicar, y que deben explicar los funcionarios.

Los individuos fueron y son excluidos de la construcción de la Cultura: No hay trabajo para todos y se establece como modo de sustento el subsidio y las asignaciones. Que funcionan como negadoras del trabajo.

Si el gobierno reemplaza el trabajo, excluye a los individuos de la construcción de su Mundo Histórico y Hablante. Y eso es des-humanizante. Los individuos no se conforman como Sujetos Sociales (al menos)

Somos Humanos-humanizándonos. Y lo que apunto, perturba el proceso de humanización.
Esto es: una fuerte vulneración de la Subjetividad. Por lo tanto, hay una fuerte debilitación de la Intersubjetividad.
Esto confunde y perturba la estructura del Sujeto (Ser-ahí), ya que quiebra el Ser-en, y el Ser-con, del Ser-en-el-mundo, que somos.
Esto es también una ruptura de referencia, referido a los padres. Los niños deben ir a la escuela para que sus padres puedan comprarles la comida.
Hay una destrucción del Sujeto Social –intersección de: Sujeto Deseante, Sujeto Cognoscente y Sujeto Productivo.

Sujeto Productivo: Hay que discutir la conceptualización del Trabajo.

El Hombre es excluido – porque se queda sin trabajo- de la construcción de su Mundo Histórico. La “acción negadora de lo dado” es avasallada y anulada por los subsidios y las asignaciones.

Sujeto Cognoscente: Considerar a la Docencia y a la Salud, como “sectores del trabajo”, tiene que ver con el lugar que ocupa el Sujeto, en el pensamiento del poder político. Obviamente que, para el pensamiento calculador, no es primordial el Hombre.

Pensar en el Sujeto-haciéndose Sujeto, pensar en la formación del Sujeto, impediría esa consideración- que tiene el poder político- de la tarea Docente. El deterioro de la escuela, donde el Conocer deja de ser: “para ser más”, como decía Paulo Freire, para ser las propuestas del plan fines y otros que convierten la escuela secundaria en una firma en un certificado.

La formación del individuo en Sujeto del Conocer, lo haría ir a la Universidad del “¿es verdad o no es verdad?”, lo que significa al Sujeto como Descubridor, que es su estructura como Ser-en-el-mundo. Por lo tanto, la búsqueda de la verdad, de ese individuo en formación tiene que ver con su Ser.

Verdad, en el sentido griego es Descubrir.

(Yo también estudié y enseñé en la Universidad del “¿para qué sirve?”. Claro oponiéndome y construyendo el contexto del “¿es verdad o no es verdad?”)

En el segundo libro de “El mundo como Voluntad y Representación”, Schopenhauer, dice: “…….este mundo en que vivimos y somos es esencialmente en todo y por todo voluntad, y en todo y por todo representación;…….Cada uno de nosotros encuentra en sí mismo esta voluntad, esencia inferior del mundo, y nos reconocemos también como sujetos conscientes cuya representación es el mundo en su totalidad, el cual por eso mismo sólo tiene existencia en relación con el conocimiento como su base necesaria.”

Sujeto Deseante: es negado por un (impuesto y publicitado) individuo sujetado a las necesidades propuestas por el mercado. Por un sujeto del consumismo.

Si uno de los Sujetos de la intersección es perturbado, es perturbado el Sujeto Social.

Por lo tanto: no hubo desde el primer gobierno democrático, posterior a la dictadura, algún intento por la reconstrucción del Sujeto Social.

Lejos, aun, en pensar en el Sujeto del Sentido.

Para escaparle a la trampa del “sentido común” dispuesta por algún dispositivo oculto del poder y pensar en “construir el Sentido de la cotidianeidad”.

(claro: no pretendo que quienes gobernaron desde entonces pudiesen pensar este concepto. Hablo de dirección, de aproximación.)

Durante la dictadura, además, del Sentido nos iba la Vida.

Durante la dictadura nos iba la Vida… azarosamente nos iba la Vida.
Contra esa negación, contra tamaña aniquilación y crímenes nazis, no hubo una apropiación colectiva total de la población (digo: total menos los represores y su familia).

El gobierno anterior, neoliberal y en su grotesco carácter de mercado. Despreció aquellos y otros Derechos Humanos. Se expresaron despectivamente sobre los desaparecidos. Sobre lo que sostenemos sobre la Memoria.

Se expresaron despectivamente sobre el Dolor de la mayoría de los que habitamos en este país. Un Dolor que nos pertenece y que nos fortalece el proceso de humanización.

La iglesia habla de reconciliación, de perdón. Argumentaciones absurdas, propias del pensamiento mágico, que sólo podrán tener pronunciación en el dominio del dogma. Que no es el dominio del desarrollo de los individuos.

“Perdón”, término de aquel dominio es una palabra vacía, es un artificio que fuga de lo humano.  

La Corte de Justicia vota a favor del 2x1 para los criminales de Lesa Humanidad.

Todo esto, dificultosamente pensable, bajo el mismo tono de este gobierno neo-liberal.

Todo esto contribuye a una confusión y una des-estructuración de los individuos sin Identidad de Sujeto Social.

Inclusive, los discursos del poder no hablan de la Identidad como Sujeto Social, repiten y repiten esos eslóganes de control social que emparentan la identidad al nacionalismo filo-fascista.

Los ladrones criminales, que matan por un celular o un par de zapatillas, generalmente son individuos nacidos desde el 1983 en adelante o eran niños muy chicos durante la dictadura. O sea que no conocieron los movimientos de rebeldía por una Sociabilidad distinta a la que teníamos y tenemos. Los movimientos de rebeldía por un Mundo mejor. No conocieron del amor, del sacrificio, del desapego, del dolor, de los jóvenes que lucharon por sus Utopías, por sus Deseos. (esto sólo como un pensamiento débil, en voz alta)

Entonces, de nuevo:
Los Sujetos nos relacionamos desde situaciones de poder y construimos efectos de Poder. Esto es el Poder Social que ejercemos en los actos de relación.
La pérdida o el debilitamiento fuerte de Poder Social, por falta de conocimiento, por falta de trabajo, por falta de amor, provoca la ausencia de re-conocimiento en el otro.
En la destruida Sociabilidad, en que vivimos
.

La pérdida de Poder Social, hace que el individuo recurra, inconscientemente por esta causa, al ejercicio de un poder aparente, “Poder negativo”, en el que iría la búsqueda de re-conocimiento.

Otro objeto que fortalece lo que digo sobre el reconocimiento y el ejercicio del poder es la exposición de situaciones, que considerábamos íntimas, en las posibilidades que oferta Internet.

Nada de esto que apunto, justifica los hechos de violencia, los asesinatos y los robos.
Es un pensamiento, de: ¿por qué hay tanta violencia, en tantos actos de agresión al otro?

Sostengo: la destrucción de la Sociabilidad, como el mayor sufrimiento público y colectivo.
Entonces
:

Los gobiernos si construyen Democracia, tienen que procurar de cada individuo “un Soberano”. Para que este Sistema de convivencia sea “Poder Soberano”.

Tendrá que comenzar, por:

Restituir las referencias. Esto implica pensar la Escuela y pensar la tarea Docente.
La deserción de la Escuela secundaria, es según la Fundación Cimientos, de cuatrocientos treinta mil jóvenes, por año (era)
La exigencia de un certificado de Secundaria completa, de parte de los empleadores, no es solución ni ayuda a la Formación. Convierte a la Escuela Secundaria en, sólo, un requisito
Pensar la Salud pública.
Después, debemos: re-conceptualizar el Conocimiento.  
Esto es: pensar el Sujeto.
Re-conocer el concepto de Verdad, como acuerdo para la Sociabilidad. Y no romperlo.
No excluir a los Hombres del escenario de construcción de la Cultura.
“El trabajo es la esencia probatoria del Hombre”- dice C. Marx de Hegel.
El trabajo es la salida del Hombre del Mundo Natural hacia el Mundo Histórico, que construye.
Después, debemos: re-conceptualizar el Trabajo.
Entender el no-desarraigo del Hombre, de la Tierra.
Entender el concepto de Ambiente. Que conformamos y nos conforma. Esto es entender que somos sistemas abiertos (lo que no nos permite hablar de “medio-ambiente”, “ambientalistas”, “ecologistas”, eufemismos para la ignorancia)

Será el comienzo de la reconstrucción del Sujeto Social en procura del Sujeto del Sentido.
El Sujeto del Sentido para la construcción de una Nueva Sociabilidad. A la que yo denomino “Socialidad”

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.