¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

28 C°

Viernes

19 C° / 33 C°

Sábado

18 C° / 32 C°

Opinión > Poema

Tal vez no venga el mesías

Miguel Montoya Jamed

POR Miguel Montoya Jamed
24 de diciembre de 2020

24 de diciembre de 2020

¿Qué hacemos si un día de estos llega el mesías? 
del que hablan
¿De dónde vienes?  y sin avisar,   habrá que preguntarle
Porque las calles están desordenadas, sucias, viciadas 
hay restos de la Sociabilidad en desuso
hay una dispersión del Yo de Hombres que ya no pueden construir Sentido
¿Para qué vienes?  Y mejor si nos cuentas de tu identidad. Porque no tenemos claro eso de la  semejanza
Y otras cosas, habrá que preguntarle……. 
Porque hay un tránsito sin palabras, esquivo, con muchachos descalzos
Hay hombres y mujeres que duermen en las calles
niños que mueren de hambre
No vayas a tropezar con ellos y no lleves una oración a mano, hay que prevenirle…….que hay mucha decepción acumulada
que hay mucha bronca acumulada…….
y……. del cansancio de la soledad
Y los que tienen la comida están del otro lado
¿Cómo nos enteraremos si camina entre los Hombres, o si “navega” en las “redes sociales”?
Habrá que preguntarle
¿Cuál es tu oficio, de que te ocupas entre nosotros y por cuanto tiempo será la fiesta?......para que te sientas cómodo 
Para que tengas cuidado cuando entres al burdel o al congreso. Que tienen puertas similares 
Porque la relación entre los Hombres ha sido violentada por la apropiación individual de los silencios
Porque, en el barrio,  la creencia es un dolor de estómago por hambre
es un artilugio para esperar 
¿Qué hacemos si un día de estos llega el mesías? 
del que hablan
¿O es que los Hombres hablan, por miedo y por necesidades?
Bueno
Pero si llega un extraño por las calles de abajo
que vaya un pibe de “Los Piletones”, a ver si se parece al de la estampita porque, aun, no es fecha de farsantes 
Esos vienen cada cuatro años  
levantan tribunas entre los pobres y planifican la ocupación
¿Qué vean, si se parece al de la estatuilla y si lleva los rasgos del dolor de tanta mierda
de tanta indiferencia, de tanta arrogancia, de tanta vanidad
y si se parece a alguno de los adornos del santuario
Que nos explique de su ausencia y su descuido
Si se lava las manos y dice que eso es incumbencia del Estado…….
que el libre albedrío de los Hombres…….
que comerse una manzana, que es tan saludable, es un pecado…….
que el cuerpo…….
que el deseo…….y si además los pone con minúscula 
Entonces 
vamos a sospechar que el pensamiento mágico y el pensamiento calculador explican las semejanzas
Al pibe de “Los Piletones” lo tomaré de la mano, para cuidarlo
De todos modos 
cuando lo acompañemos a la salida de la calle
para ser amable, habrá que preguntarle por su padre, aunque su  muerte la anunciaron en el año mil ochocientos ochenta y dos 
Se publicó en un libro que se llama “La Gaya Ciencia”
O tal vez……. aun  lleva bien la juventud  de  dos mil y pico de años
Y entonces
que nos cuente donde está su padre que nunca lo vimos caminar por las calles de abajo
que parece que nunca supo de las calles desordenadas, sucias, viciadas
con restos de Subjetividad abandonada 
con los desechos de la Sociabilidad
No se enteró de los hombres y mujeres, hijos de los días 
que duermen a la intemperie de otros hombres y mujeres
No sabe de los niños que mueren de hambre
ni del negocio de cada cuatro años de los farsantes 
no huele el humo blanco que sale del congreso, de los ministerios y de los tribunales
Entonces, habrá que comentarle
Tu padre, si es que eres el mesías del que hablan
no lleva bien la vejez de dos mil y pico de años o ha muerto como dice el texto ciento veinticinco de la “Gaya Ciencia”
De todos modos: para ser amables, ya que no le preguntamos si podíamos tutearlo
Que cuente de su familia 
que es la más alternativa y adelantada 
a este modernismo que tiene matrimonio igualitario. No sé si tuvo hermanos porque en el reverso de los adornos del santuario dice, de: Un padre, una madre, él y algo……. 
¿Cómo estarán sus calles?

Entró un hombre de sandalias y pelo largo por las calles de abajo…….un hombre que vendía baratijas
El pibe de “Los Piletones” creyó que lo que le dimos fue una figurita para pegar en el álbum

Tal vez no venga el mesías,  del  que hablan
Y tengamos que ordenar las calles

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.