Publicidad

Yo construyo > Decoración

Transforma tu casa en un hogar cálido y acogedor con estos tips

Implementando algunos secretos de la arquitectura y diseño de interiores es posible renovar nuestros ambientes para darles un toque de calidez en esta época del año, y así sentirnos bienvenidos cada vez que lleguemos a casa.

30 de junio de 2022

El invierno es la época de año en la que más horas pasamos dentro de casa. Y es que después de realizar nuestras tareas diarias, no hay nada mejor que llegar al hogar para tomar algo caliente y ver tele bien abrigados. Si pensamos en un hogar invernal, seguramente se llena nuestra mente de imágenes de cabañas nórdicas, con una estufa a leña y mandas abrigadas por doquier. En ese sentido, es muy probablemente que los estilos de nuestras casas estén muy lejos de eso, pero con algunos detalles y cambios fáciles, rápidos y de bajo costo, nuestros espacios pueden transformarse en ambientes acogedores que, al menos a la vista, nos hagan sentir calentitos dentro de ellos.

A continuación, te contamos cómo trabajar con los colores, las texturas y los diversos elementos para crear un hogar confortable en invierno:

Publicidad

El color, un aliado

Los colores pueden tienen el poder de transformar profundamente los espacios. Estos influyen en los estados de ánimo de las personas, según explican una gran cantidad de estudios de la psicología del color.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

En el círculo cromático, se establece una gama cromática armónica, la cual podemos definir como una escala de colores en la que los tonos se van suavizando y agrupando de tal manera que se identifican dos grupos de colores distintos: los fríos y los cálidos. Lo que conocemos comúnmente como temperatura del color.

Los colores cálidos tienen un efecto estimulante y dan la impresión de que avanzan, que se adelantan de la superficie que los contiene.

Los tonos fríos son todos aquellos en los que participa el azul, entre los que encontramos, concretamente, el verde, el turquesa, el cian, el azul, el índigo y el violeta. Sin embargo, no nos centraremos en esta gama, ya que no son los que otorgan calidez a un espacio. La gama que si cumple con nuestra búsqueda es la de los colores cálidos, como son los amarillos, naranjas, rojos, marrones y terracotas y dorados.

Los colores cálidos tienen un efecto estimulante y dan la impresión de que avanzan, que se adelantan de la superficie que los contiene. Esto provoca sensación de cercanía. Son tonalidades vitales, alegres y activas. Convierten cualquier espacio apagado en un hogar, cálido, acogedor e íntimo.

Publicidad

Textiles: una forma rápida y de bajo costo para cambiar

No hay ninguna sensación mejor que la de llegar a casa y encontrar un refugio, paz y bienestar, que los espacios nos den la bienvenida y que sea un ambiente apto para relajarse de la vida de afuera, ¿y qué mejor que los colores cálidos para esto? Una forma de dar calidez a los espacios de nuestra casa que están faltos de color, es a través de los textiles. A través de mantas, almohadones o un pie de cama podemos renovar totalmente un dormitorio. En el caso del comedor, un buen mantel, servilletas o un camino de mesa también nos ayudará a cumplir el cometido.

Los textiles vienen en una infinita variedad de colores y texturas, lo que nos puede nublar la toma de decisión a la hora de comprar. Por eso es importante tener algunos tips para poder elegir la combinación que mejor se adapte a tu situación, o en caso de que eso no sea suficiente, recurrir a la ayuda de vendedores o profesionales del diseño.

El secreto del diseño es buscar siempre el equilibrio.Siempre es bueno combinar lisos con texturas más marcadas.Los textiles más mullidos darán sensación de abrigo a simple vista.

CALIDEZ EN DORMITORIOS:

Los dormitorios son espacios de descanso y relax. Aquí podemos jugar con la decoración de la cama, buscando siempre el equilibrio de los elementos que vayamos a incorporar.

Si contamos con una decoración en colores fríos, debemos aportar calidez a través del acolchado, por ejemplo. Podemos elegir tonos canela o trigo, y repetirlos de manera que contraste en almohadones y pie de cama.

Si tenemos una habitación neutra, supongamos que está pintada de blanco, el juego de combinar es mucho más rico, acá todo vale. Podemos jugar con el acolchado en algún color neutro como puede ser un color caqui, o gris y la calidez lograrla a través de la combinación de colores entre los almohadones y pie de cama, accesorios, etc.

Un fondo neutro nos permitirá jugar más con los colores.

Otra opción es colocar todo en colores cálidos buscando una armonía entre cada una de las partes que conforman la cama.

Si la habitación ya es cálida debido a que sus paredes, cortinas y muebles tienen estas tonalidades podemos llevar la paleta de colores a tonos más claros y neutros.

Una buena opción es que, a la hora de invertir en aquello que más dinero nos cuesta, como sillones, pintura de paredes o acolchados, elijamos tonos neutros. De esta manera, en las diferentes temporadas del año podremos jugar con los accesorios y renovar todo el ambiente, sin necesidad de hacer grandes gastos.

Texturas, en su justa medida

Otra manera de dar calidez al dormitorio es jugando con las texturas. Es recomendable que estas se encuentren en lugares puntuales, almohadas, mantas, etc. Entre las texturas encontramos lisas, como por ejemplo tramas rayadas, a cuadros, florales, lunares, etc. Y también encontramos texturas que implican volumen y que pueden ser percibidas al tacto, como son textiles tipo peluche, corderito, tramas tipo waffle, algodones con arrugas (tusor), etc.

Una opción económica para poder mantener todo el año la misma decoración del dormitorio, es, en vez de tener un acolchado para verano y otro para invierno, usar los cubredredones. Estos pueden ser usados en épocas calurosas sobre la cama, y permiten introducir el acolchado de invierno a través de un cierre en uno de sus laterales, permitiendo usarlo en las épocas más frías. Algunos traen la opción de colocar un color distinto en ambos lados, lo cual nos amplía las opciones de uso y de combinación con los demás accesorios.

CALIDEZ EN COMEDOR

Al igual que en dormitorios lo que importa acá es el equilibrio.

Podemos colocar un mantel neutro y complementarlo con caminos de mesa en colores cálidos como son canela, cobre y mostaza.

Los platos de sitio han aparecido mucho en estos últimos años en las decoraciones de mesa y son una muy buena opción para complementar el diseño y lograr contrastes, ya que pueden contar con alguna textura que aporte al objetivo buscado.

En la mesa, se puede jugar con los textiles y platos de sitio.

Otro tip que te recomendamos que tengas en cuenta es la elección de las servilletas, pueden acompañar la tonalidad de cálidos o apuntar a los neutros, dependiendo de lo que estemos buscando lograr.

En cocinas, podemos aportar a la calidez desde lo textil con el uso de repasadores en colores y texturas cálidas.

De esta manera y con estas recomendaciones podés hacer que tu hogar se más cálido y confortable en esta época del año. Y, lo mejor de todo, a un bajo presupuesto, sin tener que hacer grandes cambios que impliquen grandes gastos en casa.

    Publicidad
    Publicidad