Publicidad

Provinciales > Angustia

Viajaban en búsqueda de una oportunidad laborar y ahora pelea por su vida

La pareja y sus dos hijos estaban de pasada en la provincia y ahora él duerme en la calle esperando un milagro para su esposa. 

27 de agosto de 2022

En búsqueda de una oportunidad laborar que mejorara la calidad de vida de la familia Díaz, emprendieron viaje desde la provincia de Tucumán con destino a Mendoza, pero los planes se verían truncados cuando la mujer, sufrió una descompensación arriba del colectivo. Desde hace más de un mes, todos ellos están varados en San Juan a la espera de una mejora en la salud de Verónica, la madre de familia. 

El pasado 18 de julio, Rubén Díaz, junto a su esposa Verónica y sus dos hijos, tomaron la decisión de mejorar sus vidas y salieron en búsqueda de una oportunidad laboral en la provincia vecina de Mendoza. "Estábamos casi al final del viaje, cuando pasó todo. En Media Agua bajé para fumar un cigarrillo y mi esposa me dijo que le dolía la barriga, le dije que se quedara tranquila, que seguro era el cansancio por el viaje. Cuando la volví a mirar, su color de piel era diferente, se le cruzó vista y se descompensó", dijo Rubén a DIARIO HUARPE.

Publicidad

Inmediatamente, el colectivo en el que viajaban, escoltados por personal policial, llegó hasta el Hospital Ventura Lloveras para asistir a Verónica. "Nos atendieron y lograron estabilizarla. Allí permaneció unos días internada, pero por su cuadro era necesario trasladarla a la terapia intensiva del Marcial Quiroga", dijo el hombre. Al momento de llegar al nosocomio en Rivadavia, se enteró de que no había lugar para dejarla internada. "Nos mintieron, no había cama para mi esposa en realidad. La dejaron unas horas en la guardia y la tuvimos que trasladar al Hospital Privada y después de eso finalmente se consiguió cama en el Marcial". 

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Desde ese momento, el hombre, junto a sus dos hijos de 12 y 9 años, pasaron unos días durmiendo en la terminal de ómnibus de Ciudad."La primera semana estuvimos con mis hijos durmiendo en el piso de la terminal, no teníamos a donde ir. Ahora solo estoy yo acá, por suerte una familia se ofreció a cuidar a mis chiquitos y ellos están seguros, pero fue muy difícil tenerlos así", aseguró Rubén.   

Actualmente, Rubén se gana el sustento diario, pidiendo colaboración en las calles, pero un golpe de suerte le va a permitir de esa situación. "Hace unos días me tomé un colectivo y me encontré una mochila con mucho dinero y documentación en su interior. Busque a su dueña y logré dar con su esposo. Al momento de encontrarnos, estaban muy agradecidos. Yo no quería quedarme con lo que no era mío. El señor me preguntó de mi situación y me ofreció trabajo. Desde este lunes, voy a tener para cubrir los gastos de mis hijos y mi esposa. Pedí que se me diera un milagro y esta fue mi respuesta", finalizó. 

Para quien quiera colaborar con Rubén Díaz, puede contactarse al 264 6-273-450. 

Publicidad
Más Leídas
Publicidad