Publicidad

Provinciales > Según una psicóloga

Clases en pandemia: cómo influye el nuevo escenario en los chicos y cómo ayudarlos a adaptarse

Establecer una rutina de lunes a viernes y otra distinta para el fin de semana es necesario para que los niños se ordenen. En ellas debe estar presente el juego.

15 de abril de 2021

Clases en burbujas, mesas con distanciamiento social, alumnos con tapabocas, kits de limpieza, kits de higiene, recreos sin partidos ni juegos que impliquen contacto físico e incluso algunos con estudiantes sentados solos en medio del patio para no ponerse en riesgo. Ese es parte del panorama que se vive en las escuelas del país y San Juan no es la excepción. Es por ello que una psicóloga especializada en la infancia explicó a este medio cómo influye este nuevo escenario en los chicos y cómo se los puede ayudar para que se adapten rápidamente.

Se trata de Mariela Serra quien explica que los niños deben tener en cuenta que las clases se dan en un contexto diferente debido al coronavirus. Ella entiende que los chicos cumplieron con una de sus expectativas principales, la de volver a ver a sus compañeros, pero con un escenario distinto que puede generar resistencia al cambio, enojo o frustración.

Publicidad

“Muchos empezaron entusiasmados y debieron retroceder porque en las escuelas hubo casos. El chico que iba entusiasmado de repente se encontró con que no iba por unos días, eso le genera enojo”, dice la psicóloga. Si eso ocurre, hay que explicarles el porqué de la situación, es decir, que hubo un contagio, que van a desinfectar el establecimiento educativo y luego va a volver a tener clases. Es necesario hablarles y contarles que es necesario tomar esas medidas porque van a contribuir a su cuidado, pero no llenarlos de información que no puedan comprender.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

“Como estamos llenos de no, hay que tratar de buscar los sí. Por ejemplo, hoy no vas a ir a la escuela porque se aisló la burbuja, veamos que sí podés hacer en casa”, informa la especialista. Cree que es necesario apuntar a la creatividad y a la expresión porque ahí se liberan muchas emociones.

La psicóloga Mariela Serra explicó que es necesario establecer una rutina y cumplirla de lunes a viernes y otra diferente para los fines de semana. En ella debe estar incluido el juego. Foto: Mariano Martín / DIARIO HUARPE.

Además, establecer una rutina de lunes a viernes y otra diferente para los fines de semana ya que “los ayudan a ordenarse y el orden nos tranquiliza”. Estos itinerarios deben ser distintos para marcar una diferenciación y que de esa manera logren bajar su nivel de ansiedad. En el de la semana, seguir conectados con la escuela, cuando deban cumplir con las tareas desde la casa, y hacerlo en un horario y espacio determinado, siempre en el mismo para que los chicos estén cómodos.

Mientras estén cursando desde casa es necesario apoyarlos con paciencia y acompañarlos para que sostengan el hábito de estar conectados con la escuela. También, darle espacio al juego porque a través de él enfrentan situaciones de ansiedad, tensión, miedo y las resuelven.

Una oportunidad

La psicóloga especializada en el área infantil cree que esta bimodalidad que se vive en las escuelas es una oportunidad para trabajar las autonomías.

Publicidad

“La mamá o el papá no deben estar sentados al lado del chico para que haga la tarea porque la seño no lo está en la escuela. Hay que jugar con las presencias y ausencias”, comenta.

Es por ello que opina que desde segundo o tercer grado del Nivel Primario en adelante hay que hacer, por ejemplo, que los chicos lean solos las consignas. Si dicen que no la entendieron, preguntarles qué es lo que leyeron porque quizás no lo hicieron.

¿Qué pasa en la adolescencia?

En la adolescencia los jóvenes están construyendo su identidad a través del grupo de pares. En una etapa que está atravesada por tres duelos: del cuerpo infantil, del rol infantil y de los padres infantiles. En la última opción, se incluye la oposición a todo lo que digan los padres. Como tienen su mundo y su grupo de pares fuera del hogar, fue uno de los sectores que más sufrió las cuarentenas estrictas en el 2020.

Este grupo etario es el que menor conciencia toma de la actual situación sanitaria. Según Serra, tienen la idea de ser inmortales, creen que no les va a pasar, subestiman los contagios y los cuidados.

Ante esta situación, la psicóloga recomienda que les permitan algunos encuentros con sus amigos, pero se debe supervisar que no sean masivos y que respeten los protocolos. “Hay que inculcarles la responsabilidad social”, dice.

Autocuidados sin llegar al pánico

Para Serra, es normal que los ciudadanos tengan algo de miedo debido a la pandemia, es necesario porque eso invita al autocuidado, pero se debe tener cuidado de que ese miedo no se transforme en pánico porque el pánico paraliza.

Si una persona entre en pánico, se paraliza y cuando uno se paraliza no puede pensar. En la segunda situación las emociones invaden a las personas y puede haber dos escenarios completamente distintos: no cuidarse o directamente no querer salir de casa.

“No hay que relajarnos, pero tampoco entrar en algo que nos paralice porque eso no ayuda y acrecienta los niveles de estrés. Un niño con estrés baja el sistema inmunológico y estamos más propensos a una afección”, comenta.

Un consejo para vivir mejor:

Por último, la psicóloga aconsejó a los papás que vivan el día a día y no se anticipen pensando en el futuro ya que eso genera ansiedad.

“Es mejor conectarnos con el aquí y ahora, no sabemos qué va a pasar a futuro. Si ponemos el foco en lo que vendrá, le quitamos atención al presente. Se trata de poder disfrutar lo que podamos hacer con los chicos: ir algunos días al colegio, llevarlos a hacer deporte, llevarlos a una plaza, son cosas que deben disfrutarse sin relajarnos. Hay que conectarse con el día a día, cumpliendo los protocolos y disfrutando de las pequeñas cosas que tenemos”, cerró la especialista en la infancia.