AHORA

20 C°

Martes

9 C° / 23 C°

Miercoles

8 C° / 22 C°

Cómo ahorrar hasta un 30% en la factura de energía

Con buenas decisiones y un uso racional de los recursos, los expertos aseguran que se puede economizar hasta un 30% la energía en el domicilio durante la temporada de frío.

POR REDACCIÓN

02 de julio de 2020

Si con los primeros fríos de la temporada invernal la factura de la electricidad se ha transformado en un dolor de cabeza, es momento, entonces, de que comiences a internalizar el concepto de Eficiencia Energética. A pesar de que no se trata de un término nuevo (comenzó a utilizarse en los ´70), muchos argentinos han empezado a preocuparse por el uso racional de la energía a partir de los tarifazos de los últimos años.

En este sentido, y como explica el Doctor en Arquitectura Ernesto Kuchen, especialista en eficiencia energética en edificios, el objetivo de este concepto es obtener el mismo beneficio a un costo energético menor. Con un claro ejemplo se puede entender fácilmente de lo que se habla: las lamparitas incandescentes, que hoy ya casi han desaparecido del mercado, iluminan los espacios de la misma manera que lo hace una con tecnología LED aunque, esta última, tiene un consumo mucho menor. De aquí se desprende otra idea importante, y es que la “eficiencia energética es inversión en tecnología”, como advierte el especialista.

“Eficiencia energética es inversión en tecnología”, explica el arquitecto Ernesto Kuchen, especialista en el tema.

Ahora bien, ¿cómo este concepto puede ayudar a abaratar el gasto en la factura de la energía? Muy fácil, explica Kuchen. Se trata de tomar buenas decisiones y hacer un uso racional de los recursos.

Estrategias para ahorrar

A modo general, lograr la anhelada eficiencia energética es un proceso que lleva décadas y, para el cual, se necesita infraestructura y conciencia social. En particular, en el caso de una vivienda, por ejemplo, “lo óptimo sería sentarse a planificar desde el inicio del proyecto cómo serán las aberturas, la orientación, la aislación, aunque, en una casa ya construida, la situación puede mejorar con pequeñas decisiones que vamos tomando con lo que disponemos”, advierte el arquitecto.

A la hora de lograr una vivienda eficiente, “lo óptimo sería sentarse a planificar desde el inicio del proyecto cómo serán las aberturas, la orientación, la aislación, aunque, en una casa ya construida, la situación puede mejorar con pequeñas decisiones que vamos tomando con lo que disponemos”, explica Kuchen.

En invierno, si bien cada caso es particular, existen dos formas de ahorrar energía: una pasiva, que no implica gasto en recursos; y otra activa, que se relacionan con la inversión en tecnología.

En este sentido, como explica Ernesto Kuchen, existe una serie de estrategias sencillas para utilizar más eficientemente la energía en el hogar. Algunas de ellas son cubrir las aberturas por la noche, por fuera con postigos y por dentro con cortinas, poner burletes en puertas y ventanas para evitar infiltraciones de aire, abrir postigos para que entre el sol en el día, podar correctamente los árboles para dejar pasar la luz y ventilar no más de cinco minutos los ambientes cada cuatro horas.

En relación a medidas activas que pueden emplearse, Kuchen recomienda que “si debemos comprar un nuevo equipamiento para calefacción, es bueno que sea doble propósito (frío/calor) y adquirir equipos con eficiencia A+ o superior a ello. Una estufa eléctrica o caloventor, por ejemplo, son más baratos pero debemos saber que no son eficientes para cubrir una demanda energética diaria o sostenida en el tiempo”. En este sentido puede advertirse que, un electrodoméstico que no resulte eficiente puede tener un costo menor en la góndola, pero, a fin de cuentas, al utilizarlo diariamente acabará generando un costo mayor.

La etiqueta de Eficiencia Energética es una herramienta que te permite conocer de manera rápida y fácil, el consumo de energía de los artefactos, electrodomésticos o gasodomésticos.

El impacto en el bolsillo

“Con estrategias bioclimáticas y uso racional de la energía vamos a poder reducir hasta un 30% del valor de la factura eléctrica. Si, además, mejoramos la envolvente de nuestra vivienda con tecnología lograremos alcanzar otro 30% y, si incorporamos energías renovables podremos cubrir otro 30% más”, indica el arquitecto consultado. Esto, es necesario aclarar, puede lograrse de manera escalonada y nunca de modo inverso, es decir, comenzando por la inversión en energías renovables sin haber generado conciencia, por ejemplo.

Para concluir sobre este tema, Kuchen admite que “el usuario es responsable y determinante en cuanto el empleo de estrategias de consumo, él incide un 30% en el gasto energético”. Con esto, se entiende que, aunque un edificio pueda haber sido planificado de manera correcta para utilizar eficientemente los recursos, será el ser humano que lo habite quien determine que esto efectivamente se logre.

“El usuario es responsable y determinante en cuanto el empleo de estrategias de consumo, él incide un 30% en el gasto energético”, admite el arquitecto.

Argentina, dando los primeros pasos en pos de la eficiencia energética

En el año 2007, a través del Decreto número 140 se declara en el país “de interés y prioridad nacional el uso racional y eficiente de la energía y aprueba los lineamientos del Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (PRONUREE), destinado a contribuir y mejorar la eficiencia energética de los distintos sectores consumidores de energía”.

En este sentido, explica Ernesto Kuchen quien, además, cuenta con un doctorado en Monitoreo puntual para la determinación del confort térmico en edificios de oficina en la Universidad Técnica de Braunschweig, Alemania, “en nuestro país es un proceso que comenzó hace poco más de una década y para el que, además, se necesita generar conciencia social”.

Justamente, la Secretaría de Energía de la Nación articula con las provincias un programa de etiquetado de eficiencia energética en viviendas con el objeto de conocer el estado actual de las construcciones en cada región y así poder elaborar estrategias puntuales. La provincia de Santa Fe ha sido pionera en este proyecto que, también, se está implementando en Mendoza, Buenos Aires y Tucumán, entre otros distritos.

Lo cierto es que Argentina lejos está de otras regiones del mundo en las que el uso racional de la energía ya es un tema habitual y obligatorio. La Unión Europea, por ejemplo, ha forzado a España a ponerse al día en este tema y, a partir de este 2020, todos los edificios que se construyan tienen que ser Edificación de Consumo Casi Nulo.

A modo de conclusión es necesario reflexionar sobre la siguiente frase mencionada por el especialista consultado: “Eficiencia energética es cubrir nuestras necesidades al menor costo”. En este sentido, puede afirmarse que nada saldrá más caro que una decisión mal tomada, a la hora de aprovechar eficientemente los recursos energéticos.

Ernesto Kuchen es Doctor en Arquitectura y cuenta con un posgrado en Monitoreo puntual para la determinación del confort térmico en edificios de oficina de la Universidad Técnica de Braunschweig, Alemania.Ernesto Kuchen es Doctor en Arquitectura y cuenta con un posgrado en Monitoreo puntual para la determinación del confort térmico en edificios de oficina de la Universidad Técnica de Braunschweig, Alemania.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?