¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

26 C°

Martes

14 C° / 27 C°

Miércoles

15 C° / 31 C°

Yo construyo > Crisis hídrica

Consumo responsable del agua: cómo lograrlo y ahorrar hasta un 60%

San Juan se enfrenta a la peor crisis hídrica de los últimos tiempos. En este contexto, la arquitecta Laura Cocinero brinda algunos consejos para lograr un consumo responsable del agua y disminuir el porcentaje de derroche.

POR REDACCIÓN

18 de noviembre de 2021

El pronóstico hídrico de la provincia, que anuncia una de las peores sequías en las últimas décadas, puso al descubierto la necesidad de tomar medidas y concientizar a la población sobre el uso adecuado del agua. Según cifras oficiales, el sanjuanino consume 850 litros, en promedio, de agua al día. Esto es el triple de lo que ciudadanos de otros países, como los europeos, utilizan diariamente.

“Desde pequeños cambios de hábitos hasta la incorporación de algunos elementos u electrodomésticos en casa, hay muchas herramientas que pueden ser útiles a la hora de ahorrar agua. Se trata de un recurso que se agota y hoy más que nunca tenemos que cuidarlo”, enfatiza la arquitecta Laura Cocinero. Para ayudar a la toma de conciencia, la profesional ejemplifica de qué manera se derrocha el agua, en tareas cotidianas:

  • Para darse un baño de inmersión, es necesario llenar la bañera con, aproximadamente, 250 litros de agua.
  • En una ducha, se pierden unos 9 litros por minuto. Es decir, que en una ducha de 5 minutos perdemos casi 50 litros y, en una de 15 minutos, 150 litros.
  • Lavar los platos hace necesario el uso de 100 litros de agua.
  • Tirar la cadena del inodoro representa 8 a 10 litros en cada descarga.
  • Poner a lavar la ropa tiene un gasto medio de 90 litros por lavado.
  • Cocinar implica una media de 8 litros.
  • Lavar el auto, dependiendo de si lo hacemos a mano o no, significa desperdiciar casi 500 litros de agua.
  • Lavarnos los dientes con el grifo abierto: aproximadamente 12 litros.

Sin lugar a dudas, son datos que hacen tomar conciencia del impacto de nuestras actividades cotidianas en el medio ambiente. En lo que respecta al derroche del agua, un simple cambio de hábitos podría reducir considerablemente el porcentaje de líquido derrochado. “Es importante comenzar a modificar conductas hasta legar a un consumo responsable del agua”, explica Cocinero, y se explaya al respecto comentando algunas maneras en las que se podría empezar a ahorras. A continuación, las detallamos.

MODIFICAR CONDUCTAS, LA CLAVE

El agua dulce es un recurso limitado en nuestro planeta y representa el 3% del agua total. En este sentido, se puede empezar a cuidarla a través de pequeños gestos que nos permitan ahorrar día a día, como, por ejemplo:

  • Cerrar la canilla cuando nos cepillamos los dientes o cuando la hayamos dejado de usar.
  • Cambiar los baños de inmersión por duchas cortas y/o también disminuir la frecuencia.
  • No usar el inodoro como un basurero.
  • En el caso de contar con lavavajillas, no enjuagar los platos antes de un lavado.
  • Arreglar fugas de agua, ya que se pueden desperdiciar casi 30 litros al día y 11000 litros al año por una canilla que gotea.
  • Utilizar lavavajillas y lavarropas a carga casi completa o completa.
  • Si se tiene jardín o plantas en el exterior, regar por la noche, ya que en el día se puede perder hasta un 30% por la evaporación del agua.
  • En la ducha, sobre todo en invierno, utilizar el agua que cae mientras el agua se calienta para algún otro fin, como regar las plantar o limpiar. Para ello, podés tener a mano algún tipo de recipiente. No descongelar alimentos, dejándolos en la pileta con el agua corriendo.
  • Lavar frutas y verduras en un bol con agua y no bajo el grifo abierto.
  • Juntar el agua del aire acondicionado y reutilizarla para regar plantas.
  • Bañar a las mascotas en lugares donde el agua que caiga se aproveche para riego
  • Mantener la piscina limpia en invierno para así no llenarla todos los años.

SISTEMAS QUE FAVORECEN UN CONSUMO RESPONSABLE

En la actualidad, existe en el mercado una gran variedad de artefactos y sistemas que tienen como finalidad usar el agua de manera consciente. Y, aunque implican una inversión inicial, a futuro se amortiza con seguridad. Algunos de ellos son:

  • Electrodomésticos: buscar siempre a la hora de comprar que tengan la certificación de eficiencia energética. Consumen menos energía y menos agua. La eficiencia de los electrodomésticos está regulada por la Unión Europea en una calificación de la A a la G, siendo la A la más eficiente y la G la que tiene las peores prestaciones energéticas. Este tipo de electrodomésticos nos ahorran, como media anual, 12000 litros, es decir, casi un 40%.
  • Utilizar inodoros ecológicos: Se puede utilizar una descarga de dos botones. Vienen de 3 y 6 litros; o un sistema de un solo botón con interrupción de descarga con la segunda pulsación. Si por alguna razón no podés cambiar el sistema, podés optar por una alternativa casera como colocar una o dos botellas con agua dentro de la mochila o cisterna. Con esto puedes ahorrar el 50% de lo que estabas gastando. ¡No hay excusas!
  • Utilizar reductores de caudal o aireadores en las canillas: Ambos son dispositivos que se incorporan en las salidas de agua. El primero controla el caudal para que no supere los límites ideales fijados, que son para uso común 8 litros por minuto y para ducha 10 litros por minuto. Los segundos incorporan aire en el chorro de agua, dando la sensación de un mayor caudal con más presión, pero ahorrando hasta un 40% y 50% de agua en su uso.
  • Artefactos inteligentes: la tecnología ha avanzado a pasos agigantados en las últimas décadas, y actualmente se puede instalar en nuestras casas sistemas que ahorren agua. Algunos de ellos son, por ejemplo, las flores de ducha eficientes (casi el mismo sistema que los aireadores), que vienen en infinidad de modelos y además de estar ahorrando, nos generan un confort extra. También existen sistemas que cortan el agua pasada cierta cantidad de tiempo, previamente programada. Los grifos también tienen su versión inteligente, con sensores infrarrojos para que se abran cuando se acercan las manos, son muy vistos en baños públicos.
  • Sistema de riego por goteo: se basa en un conjunto de tubos interconectados que cuenta con pequeños orificios que se sitúan al pie de las plantas, por donde el agua va cayendo según la velocidad que se le programa, abriendo o cerrando las válvulas de los agujeros. En este método el agua no se desperdicia porque entra en contacto directo con las raíces, evitando así que se infiltre o se evapore. Es una opción muy económica y que ayuda al medio ambiente.

En definitiva, la provincia atraviesa una de las peores crisis hídricas de los últimos tiempos y los expertos anuncian que durará por varios años más. En este escenario, es imperioso que comencemos a tomar conciencia y a cambiar hábitos para lograr un consumo responsable del agua. Sólo con modificar algunas conductas podríamos ahorrar entre un 40% a un 60% del agua que se derrocha diariamente.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión