¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

24 C°

Miércoles

18 C° / 33 C°

Jueves

21 C° / 35 C°

Sociedad > Construcción liviana

Emmedue: una buena alternativa a la hora de construir

Se trata de un sistema de construcción europeo que presenta muchas ventajas frente al método convencional. En esta nota entrevistamos a un arquitecto especialista en el tema que detalla todas sus características.

POR Laura Cocinero
19 de agosto de 2021

19 de agosto de 2021

Los sistemas en el ámbito de la construcción son cada vez más variados, sin embargo, en nuestra provincia, este abanico de opciones se reduce debido a los movimientos sísmicos que ocurren constantemente y que nos obligan a construir bajo estrictas normas.

En esta nota nos encargaremos de analizar un método que puede considerarse novedoso en San Juan, a pesar de que nació en Europa hace 40 años. En en la provincia se conoce por algunas marcas que lo comercializan, pero la denominación de origen de este sistema europeo de construcción integral tradicional no convencional, es Emmedue.

Consultado sobre las características de este método, el arquitecto José Elizondo, especialista en el tema y constructor  con Emmedue, explicó que se trata de “un proceso de montaje de paneles livianos sobre una platea de fundación, al que posteriormente se le aplica un revoque estructural en ambas caras, construyendo así una cáscara única y monolítica, que prescinde de los elementos ya conocidos como cimientos, vigas y columnas”. Se trata de paneles de un metro de ancho, con armaduras externas vinculada sobre un alma de poliestireno expandido.

La principal diferencia con respecto a la construcción con ladrillón es la reducción de los plazos de obra. Como explica Elizondo, “se acortan en un %50 los tiempos, aunque también se puede hablar de un ahorro de, por lo menos, el 25% en obra gris y una disminución del 70% de gasto energético, lo que hace a este método ecosustentable”.

La buena noticia es que se trata de un sistema con el que se puede ejecutar viviendas, piscinas, salones galpones, naves industriales, etc. También se puede utilizar para ampliaciones de obras existentes, de construcción tradicional. La única limitante es la altura, que en nuestra provincia está delimitada a sólo una planta.

En cuanto a las ventajas, además de las anteriormente mencionadas sobre plazos de obra y ahorro energético, otros puntos positivos tienen que ver con, por ejemplo, la facilidad de transporte, manipulación y acopio. “Resulta extremadamente sencillo su montaje, ya que se realiza mediante ataduras y facilita, también, la ejecución de las instalaciones embutidas en muros, porque se evita el canaleteado y la generación de escombros”, explica el arquitecto José Elizondo.

¿Se ahorra dinero construyendo con este método? La respuesta del profesional es sí, y explica. “El ahorro se nota, en una primera instancia, por la reducción inicial de los plazos de obra gris. Los plazos menores resultan en una economía directa de fletes, mano de obra, logística, supervisión, etc., dice Elizondo y continúa puntualizando sobre los beneficios al analizar que, hablar de plazos es reducir el impacto en los costos por la inflación y, también disponer de la obra en un tiempo menor, generando así un ahorro directo en el caso de que el propietario esté alquilando. Por otro lado, la disminución en los costos se hará evidente, además, durante el uso de la construcción, ante la menor necesidad de utilizar climatización artificial, ya que la cáscara es altamente eficiente desde el punto de vista térmico.

En cuanto a los tiempos de ejecución de los trabajos de terminación, como pisos, revestimientos, etc., estos no varían ya que la labor es la misma que su se realizara en una obra del tipo convencional.

Un dato no menor es que, al tratarse de un sistema con estructura interna y paramentos de hormigón, es sumamente estable a lo largo de su vida, algo que no sucede con otros métodos de montaje liviano que generan, por el paso del tiempo y las diferencias de temperatura, la aparición de juntas constructivas que requerirán de mantenimiento permanente, explica el profesional consultado. También es importante destacar que se trata de estructuras seguras, ya que los hormigones que se colocan sobre los paneles, llevan en su composición una serie de aditivos que dotan a los muros e una fortaleza notable, indica Elizondo.

Por último, y para mencionar algunos beneficios extra que el sistema Emmedue ofrece, el arquitecto José Elizondo explica que muchas veces resulta ser la mejor opción, o la única alternativa, para suelos de baja capacidad portante o revenidos, como pueden encontrarse en zonas de Santa Lucía al este, Rawson al sur-este y Pocito al este. “También resulta ideal para la ejecución en departamentos alejados, donde los fletes y la logística inciden de forma directa en los plazos y costos, añade el profesional.

Sin lugar a dudas, Emmedue es un sistema con muchas ventajas y una opción a considerar a la hora de construir o ampliar. En San Juan, existe una gran cantidad de obras realizadas, desde el año 2000, tanto viviendas de fin de semana o cabañas, como casas de uso permanente con terminaciones de primera calidad.

Para más información, mirá la nota realizada en el programa Yo te Invito (Canal 5):

 

 

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión

Más Leídas