Publicidad

Provinciales > Historias sanjuaninas

Ingresó al hospital de urgencia y se reencontró con su familia después de 30 años

Tras una posteo de Facebook, un familiar lo reconoció y se acercó a verlo.

25 de noviembre de 2020

El corazón de Marina palpitaba y parecía deshacerse mientras iba camino al Hospital Rawson a conocer a quien, tal vez, podía llegar a ser su tío, hermano de su madre, a quien vio por última vez hace 30 años. Al cruzar el umbral del nosocomio, el pulso se le agitaba al pensar que tal vez ese hombre que su madre y ella habían dado como fallecido, por el paso del tiempo y la incertidumbre, podía estar del otro lado de la puerta de la habitación de urgencias aguardándola.

30 años, una pandemia y un desafortunado accidente tuvieron que pasar para que Oscar Rodolfo Iñon, de 75 años, se reencontrara con su sobrina, Marina Recabarren, de 49 años, y para volver a unir a una familia separada por los caminos y circunstancias de la vida.

Publicidad

La casualidad que hizo posible este emotivo reencuentro sucedió cuando Javier González, de 30 años, se encontraba cuidando a su abuelo, Ángel, en la sala de urgencias del nosocomio mayor de la provincia el sábado pasado. Había sido trasladado allí desde Pocito a causa de unos cálculos renales. Al lado de su cama llegó un anciano, muy golpeado, que no podía valerse por sí mismo y que hacía días no recibía ninguna visita y tampoco se habían presentado familiares a encargarse de él.  

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

“Estaba muy solo. No podía comer y a veces una enfermera le ayudaba. No tenía ropa tampoco y podía hablar porque tenía la mitad de la cara paralizada”, le cuenta a DIARIO HUARPE Javier, para quien tampoco ha sido fácil. El pasado 9 de noviembre perdió su trabajo luego de un aparatoso accidente en su motocicleta Gilera 150 cc que lo dejó con graves lesiones en la columna, por lo que necesitó una prótesis, cuatro tornillos y dos planchuelas para poder recuperarse. Eso no le impidió, a un mes de su alta médica y sin trabajo, asistir a su abuelo en la sala de urgencias donde conocería a Oscar.

Oscar estuvo sin poder comer por cuenta propia, recibiendo la ayuda de Javier. Foto: Gentileza.

Con el tiempo, el desconocido anciano empezó a mostrar signos de mejoría y a comunicarse con él. Conmovido por la soledad del hombre, Javier comenzó a asistirlo dándole de comer y haciéndole compañía. “Lo vi muy solo y me dio lástima. Le pregunté a la enfermera si podía darle de comer y empecé a hacerlo y de a poco empezó a hablar”, dijo Javier, quien se define como “solidario” y siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesite.

Así, descubrió su nombre y su historia: que era jardinero y que, tal vez, vivía en Capital. Cansado de tanto misterio, decidió publicar la historia de Oscar en su cuenta de Facebook se hizo viral a las pocas horas. A los días recibió un mensaje.

Publicidad

Hola amigos como están me ayudan a compartir hoy fui a cuidar ami abuelo al hospital hay en la cama de alado está este...

Publicado por Javito Javi Tizi en Domingo, 22 de noviembre de 2020

Era de un hombre que vive en Neuquén y que decía ser su sobrino. Por medio de esa red social, le contó que tenía otra sobrina (su hermana) en San Juan y que hacía tiempo no tenían noticias de Oscar. “Me dijo que tenía una sobrina acá en San Juan y que ella lo podía ver”, cuenta Javier a DIARIO HUARPE entusiasmado y a la vez emocionado por la rápida respuesta.

La historia no tardó en llegar a Marina, quien vio el posteo de Facebook y se comunicó con Javier. Al ver el nombre de Oscar en la publicación, ese pálpito que se lleva en la sangre no tardó en hacerse presente y hacerle pensar que, posiblemente, ese hombre era su tío a quien perdió de vista desde la década del '90.

“No quería que pasara más tiempo, se me partía el alma de verlo así solo. Siempre rogábamos ubicarlo y pensábamos con mi mamá qué sería de la vida de él”, relata Marina con el tono de alivio de ver, finalmente, una incógnita resuelta. Pero la mujer tampoco ha llevado las cosas de manera simple este año. Su madre Rosa, de 72 años, está en delicado estado de salud y vive con ella: hace un mes se quebró un pie y luego el otro, y también perdió la visión.

Al enterarse que podía ser su tío, del que ambas mujeres perdieron el rastro, se decidió por comprobarlo este mismo miércoles. “Apenas salí del trabajo me hice una escapada para ir a verlo como a las 15.30. No me reconoció, pero cuando le dije el apodo con el que lo conocía mi mamá, 'Chiquito', se emocionó. Fue un momento de mucha alegría”, recuerda Marina.

Con el pasar de los días, Oscar pudo recuperarse y contar sobre su historia. Foto: Gentileza.

En ese reencuentro pudo saber que Oscar estaba jubilado, que alquila una casa en Capital y que llegó al hospital luego de caerse de su bicicleta en la que viaja a hacer trabajos de jardinería. No lo veía desde el fallecimiento de su abuelo, donde se reunieron en familia y se encontraron por última vez. “Nunca más supimos más de él. Y hasta entonces nunca pudimos dar con él. Con el tiempo, el vínculo se fue enfriando, pero nunca hubo rencor. No hay que vivir con enojos ni con rencores. Hay que vivir contentos el tiempo que Dios nos presta en esta vida”, agrega Marina.

Ahora, Marina piensa en cómo ayudarle, dado que el hombre vive solo y no tiene familia, además de su avanzada edad y su ahora delicado estado. “Intentaré visitarlo cuando salga del trabajo, además de acompañarlo cuando le den el alta y ver qué va a ser de él”, cierra la mujer aún conmovida por el encuentro.

A pesar de las circunstancias, el destino hizo que dos pequeñas partes de una familia se reencontraran. Tal vez, los tiempos difíciles harán que el vínculo vuelva a fortalecerse, teniendo en cuenta también que ambos tienen 30 años de historias para ponerse al día.

Javier, por otra parte,  guardará el recuerdo de haber sido la pieza faltante que armó el rompecabezas separado por tres décadas de esta familia que buscaba completarse.

*Javier actualmente se encuentra buscando trabajo y puede realizar manualidades que requieran poca fuerza dada su condición médica (llamar la 2645501895)

Publicidad
Más Leídas
Publicidad