Publicidad

Deportes > El sábado en el Villicum

Irineo, el fanático de Ford, tendrá la carrera de su vida

Desde hace 30 años lucha contra una enfermedad progresiva e incurable que le impide realizar algunos movimientos.

Por Sebastián Marengo
27 de julio de 2022

Irineo Veliz es un joven luchador sanjuanino que se propuso disfrutar de la vida ante la adversidad. Es fanático del automovilismo y particualmente de la marca Ford. A los seis años le detectaron fibrodisplacia osificante progresiva, una enfermedad sin cura que provoca que los músculos o tendones se calcifiquen y se conviertan en hueso, lo que le impide realizar algunos movimientos. Es el único caso en San Juan con esta patología y con un sueño por cumplir.

El rawsino tiene 36 años y por gestión de su amigo y piloto Ernesto Vidal, el próximo sábado, aprovechando la quinta fecha del Zonal Cuyano en el Circuito San Juan Villicum, se subirá al Ford Falcón y cumplirá su sueño, el más anhelado y por el cual cuenta que en las horas previas no sabe “si llorar, reírme o disparar”.

Publicidad

Irineo y Vidal juntos en una de las tantas carreras de autos que compartieron.

Veliz y Vidal son amigos desde que Iri era un niño y su relación se hizo más fuerte por el amor a los autos. Junto con Ernesto viajaron y compartieron carreras, talleres y muchas horas en boxes. Pero nunca pudo girar en un circuito arriba de un Ford. Anhelo que está a horas de concretarlo. “Todavía no caigo, tengo un nudo en la garganta. Es un sueño por cumplir”, relata el protagonista absoluto de esta historia, quien admite que cuenta las horas para que llegue ese momento de dar vueltas en el Villicum arriba del Ford Falcon.

Irineo junto al Ford Falcón que lo acompaña en su vida.

El sábado, cuando termine la actividad de clasificación, Irineo será el copiloto de Ernesto Vidal –que correrá en el TC Cuyano- en un auto al que hubo que adaptarle la butaca para que pueda subirse teniendo en cuenta sus restricciones para moverse. “Mi enfermedad me limita los movimientos, pero de subirme me subo como sea”, agregó.

Lo que tiene desde hace tres décadas es una fibrodisplasia osificante progresiva, que es una enfermedad física hereditaria que el propio Irineo definió: “Todos tenemos un esqueleto y una fábrica de calcio, la mía no deja de generarlo, entonces de osifican los músculos y me quitan movilidad. Es como que se me hace un esqueleto encima del que tenemos. Eso me va limitando de muchas formas, pero eso no quita que luche todos los días y me dé los gustos que pueda, con cuidado, pero tratando de disfrutar la vida a full”, entre explicación y ganas de cumplir sus sueños, no deja de convertirse en un joven que le da valor a todos los detalles.

Junto al piloto "Gurí" Martínez, uno de sus ídolos.

El gestor, Ernesto Vidal, siempre buscó este momento, que contó no se dio antes por cuestiones de calendario y porque, para llevarlo a cabo el sábado, tuvo que pedir autorización a la organización. “Conozco sus dolores y cuando le dije le dio una alegría enorme. Es un cariño a su alma, él se va endureciendo, sus músculos se van calcificando y quiero hacerle cumplir un sueño a Irineo. Le gustan los fierros, quiere cumplirle su sueño de subirse a un auto de carrera y que gire un par de vueltas”, subrayó el piloto de TC Cuyano, quien destacó que han viajado juntos a ver varias carreras.

Publicidad

Este el auto de Ernesto Vidal en el que Irineo Veliz girará el sàbado en el Villicum.

Irineo tiene su propio Ford Falcón con el que viaja por todo el país y que adaptó con base en su enfermedad. “Siempre me gustaron los autos, iba al taller de Ernesto Vidal, compartí mucho con los Benedetti. Tengo afinidad con pilotos de Turismo Carretera como (Mariano) Werner, (Facundo) Ardusso y (Facundo) Chapur, siempre que vienen o voy a las carreras estoy con ellos porque esto me apasiona y nunca pude subirme a un auto de TC. Pero siempre anduve metido, con olor a nafta, las manos con grasa, cebando mate, porque es lo que me gusta y lo hago dentro de mis limitaciones”, admitió Irineo quien el sábado tendrá la carrera de su vida.

El Dato

La fibrodisplacia osificante progresiva es una enfermedad que se da en un caso cada 2 millones de personas.

Publicidad
Publicidad