AHORA

26 C°

Viernes

13 C° / 27 C°

Sábado

14 C° / 26 C°

No a la "gatillo" fácil

La cláusula gatillo, es decir el aumento automático de haberes de los empleados públicos pone en debate social, hasta adónde el gobierno provincial debe otorgarla o pensar en otras prioridades.

Nestor "Roly" Olivera

POR Nestor "Roly" Olivera SEGUIR
26 de febrero de 2020

26 de febrero de 2020

Voy a ser muy corto, porque no ingresaré en análisis de oportunidad política de muchas acciones de gobierno, es por eso que quizás sea tedioso con algunos números que son necesarios mostrar, y que sostienen mi postura de no otorgamiento de la cláusula gatillo a los empleados públicos provinciales.

Debemos pensar que todos los sanjuaninos no son empleados públicos, por lo tanto, esto obliga al gobierno a pensar no sólo como empleador sino como responsable de otorgar servicios esenciales a toda la sociedad, tales como Salud, Seguridad y Educación; y además estar atentos a contrarrestar los efectos negativos de la economía, brindando créditos subsidiados y subsidios directos para supervivencia y crecimiento.

Veamos algunos números.

En el año 2018 los empleados públicos provinciales tuvieron un aumento salarial acumulado del 44% en tanto que para el 2019 el aumento superó el 50% teniendo en cuenta los últimos $4.000 otorgados.

Para estos mismos periodos la inflación fue en el 2018 del 47% y en el 2019 para la región Cuyo del 54,7%.

Ahora analicemos la recaudación provincial.

En estos periodos la general fue del orden del 32,45% y del 47,52% respectivamente; sujetada por la actividad económica constante como lo es la minería y los planes de pago que tuvieron una importante influencia.

Es decir que los sanjuaninos en general, vamos perdiendo mucho con la inflación, en tanto que los empleados públicos terminaron con empate técnico.

Pero me voy a detener en dos rubros importantes. En Salud la inflación en Cuyo en el 2019 fue del orden del 90.4% y en el rubro cuidado personal fue del 65,80%. Esos dos rubros en los que el común denominador de los sanjuaninos de menores recursos, han sufrido una disminución considerable de posibilidades. Allí debe estar el Estado Provincial.

No obstante, la realidad planteada, deseo detenerme en el pulmón económico que desde la recaudación se llama INGRESOS BRUTOS, es decir lo que se recauda por la actividad económica (sin actividad primaria que está exenta), pero si la primaria se mueve, la secundaria y la terciaria (servicios) por lógica también, y por lo tanto estos guarismos son válidos para analizar la actividad provincial.

En el año 2019 la recaudación por II.BB. creció un 38,32% en tanto que en el 2019 fue del 45,69; es decir, muy por debajo del incremento salarial a los empleados estatales.

La provincia paga alrededor de 39.900 sueldos (los tres poderes) según consta en el F931 como empleador. A esto hay que sumarle las cuentas sueldo de los municipios, o sea que debe estar superando los 50.000 cuiles que tiene en su poder; es decir 50.000 empleados públicos.

Abajo podrán ver como se compone nuestra población etaria según el censo 2010.

Podrán observar que sanjuaninos con menos de 20 años son más de 250.000 (Año 2010), a quienes hay que brindarles excelente salud y educación, porque de ellos depende el crecimiento social futuro, el nuestro, el suyo, el mío.

Con todo esto, es menester que el Gobierno de San Juan, tenga una mirada de horizonte amplio y no sólo de empleador de agentes estatales.

También es cierto que Usted me dirá que el Gobierno debe fijar otras prioridades, como por ejemplo no realizar la Vuelta Ciclística a San Juan, o la Fiesta Nacional del Sol. Yo lo respondo que está equivocado, y saben porqué? Simple, estos eventos movilizan la economía de las Pymes de servicio y la recaudación así lo muestra.

El incremento de la recaudación de II.BB. en los meses de enero y febrero en estos tres últimos años ha sido de manera geométrica y no lineal, quiere decir que estos eventos hacen facturar al sector privado; y eso es positivo para toda la Sociedad Sanjuanina.

También es cierto que Usted me dirá ¿Pero no sabemos lo que se gasta?, pues ahí no está el problema, porque mirar sólo el gasto, es una mirada sesgada que no tiene sustento científico para el análisis.

Es cierto que Grynspan y Chica tienen un punto importante en su “Debe”, y es mostrar los indicadores de gestión, los objetivos y los resultados. Yo pongo uno en debate: Hace tres años eran sólo 14 los niños con discapacidad motriz que participaban de eventos deportivos, ahora son algo más de 200. Un indicador positivo que desde la gestión pública deben aprender a mostrar. Sin temor político, sino con valentía estadista.

Los que vivimos en la actividad privada sabemos de plantear objetivos, y crear indicadores de gestión, así nos miden, así nos confirman o nos despiden.

Hasta la próxima.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?