Publicidad

Provinciales > Consejos

Prevención del suicidio: una psicóloga explicó qué actos deben alarmar y cómo brindar ayuda

Una especialista explicó que se trata de un fenómeno que tiene una pluricausalidad.

12 de septiembre de 2022

NOTA DEL EDITOR

Importante

Prevención del suicidio: estas son las líneas de emergencia 911 y 107. También se pueden comunicar con el área Salud Mental al 430-5538, o vía mail al saludmental.msp@sanjuan.gov.ar 

Tras el último caso de suicidio que hubo en la provincia de una joven, una psicóloga integrante del Programa Provincial de Prevención de Suicidio dialogó con DIARIO HUARPE y explicó cuáles son los actos que deben alarmar, como así también, las formas de brindar ayuda.

Se trata de María de los Ángeles Pérez, una psicóloga que aseguró que, si bien los últimos casos que fueron de repercusión pública fueron de adolescentes, la tasa más alta de suicidios en el 2021 y en lo que va del 2022 fue en la franja etaria que va de 20 a 39 años.

Publicidad

Con respecto a las causas, la especialista aseguró que es un fenómeno que tiene una pluricausalidad. Como es un proceso relacionando a la salud, influyen variables psicológicas, sociales, culturales y sociológicas.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

“Hay factores genético hereditarios, como la predisposición a padecer ciertos trastornos mentales; contextos de crianza, familias disfuncionales, dificultades en la comunicación, patrones de violencia, abusos; trastornos mentales en uno o más integrantes de la familia; consumo excesivo de alcohol; predisposición a la depresión; trastorno bipolar;  esquizofrenia, hay diagnósticos que tienden a esto”, explicó la psicóloga.

También, hay otras variables relacionadas a los grupos de pares como el acoso; bullying; falta de inserción escolar; escasos espacios de participación en ámbitos de promoción de salud como deportes, actividades artísticas o grupos religiosos.

“Siempre las razones son pluricausales, hay que pensar en variables de contexto e individuales”, reiteró.

Hay algunos actos que deben encender el alerta. Entre ellos están las personas que hablan poco acerca de sí mismas; les cuesta reconocer estados emocionales; tienen escasos recursos en habilidades sociales; les cuesta hablar de su sufrimiento; no saben pedir ayuda; piensa que lo pueden resolver solos y las que por alguna razón no se animan a hablar de un sufrimiento. Todo este tipo de actitudes o formas de enfrentar las situaciones hacen que estas personas estén más limitadas para resolver una situación de crisis.

Publicidad

“Esta situación le puede pasar a cualquier ser humano que se encuentre en una situación de crisis, por duelos, alguien que perdió su salud, diagnóstico de una enfermedad terminal, que hacen tratamientos por periodos muy prolongados, que sufren agobios durante mucho tiempo, una ruptura, la pérdida de un trabajo. Todos esos pueden ser potenciales causales”, informó Pérez.

La psicóloga dio a conocer que generalmente se suman una serie de situaciones críticas y la persona no encuentra cómo resolverlas.

Hay conductas que pueden dar algunos indicios, como cuando se advierten cambios en el comportamiento y en la conducta de las personas allegadas. Asimismo, cuando el discurso se vuelve negativo; tienen ideas pesimistas o rígidas; están obstinados en ideas negativas; creen que todo está mal y va a seguir igual; lloran mucho; hay cambios en el arreglo personal; entre otras.

Ante estas situaciones o ante la detección de conductas similares, Pérez comentó: “La primera forma de prevenir es preguntar , si uno ve que alguien está triste, que cambió su actitud, sabemos que le pasó algo, hay que acercarse, preguntarle cómo se siente, acompañarlo”, sostuvo.

Es necesario tener una disposición a la escucha, que el otro pueda hacer catarsis de la forma en que lo necesite, se le debe dar espacio a la palabra, angustia, llanto, impotencia, lo que sienta en ese momento.

“Es un gesto que no debe ser juzgar, no se trata de dar consejos ni decirle lo que está haciendo mal. Hay que hacerle saber al otro que estamos, que lo podemos ayudar a encontrar ayuda profesional”, informó la integrante del Programa Provincial de Prevención de Suicidio.

Es necesario saber que, ante una urgencia de este tipo, se debe llamar al 911. Mientras que, si la situación es de mediano a bajo riesgo, se puede acudir a los centros de salud y hospitales de la provincia, ya que en todos hay psicólogos y psiquiatras. Es preferible acompañar a la persona y advertirle al personal cual es el motivo de consulta para que le den un turno rápidamente.

NOTAS RELACIONADAS
Publicidad
Publicidad