Yo construyo

Secretos para multiplicar cactus y suculentas

Son fáciles de cuidar y cargan de buena energía los espacios. La ingeniera agrónoma Karina Torrente nos enseña a multiplicarlos de forma muy sencilla.

POR REDACCIÓN

Los cactus y suculentas ofrecen tantas bondades que hay quienes, incluso,  los coleccionan. Son fáciles de cuidar, vistosos y con flores coloridas. Existen en una gran variedad y, además, tienen la fama de atraer las buenas vibras al hogar. Como si esas cualidades fueran pocas, también poseen la virtud de reproducirse y propagarse con gran facilidad.

Como explica la ingeniera agrónoma Karina Torrente, “el proceso de multiplicación es bastante similar en cactus y suculentas, sólo varían algunos pasos”. A la hora de considerar la planta madre, “es importante elegir la mejor que tengamos, que esté bien cuidada e hidratada”, expone Torrente, a lo que agrega que “lo primero que se debe hacer antes de multiplicar la plantita es regarla con dos días de anticipación”. En el caso de los cactus, lo que se realiza es cortar un gajito que se encuentre lo más profundo posible y cercano al tallo. “Esto se hace ya que algunas especies largan raíces y, en el caso que este gajito ya tenga su raíz, nos estaríamos ahorrando un paso del proceso”, indica la especialista consultada. Acto seguido, y con el cuidado de utilizar pinzas o un guante protector, se procede a trasplantarlo a una maceta y regarlo.

“Con las suculentas se realiza de la misma manera, aunque con un paso extra. Se corta un gajo u hojita, lo más cercana al centro y a la tierra posible y, luego, se la deja cicatrizar envuelta en un papel secante durante una semana. Después, se planta de manera vertical en una maceta dispuesta a tal fin”, finaliza la experta. Al momento de trasplantarla, puede incorporarse algún tipo de hormona enraizadora con el fin de favorecer el arraigo de la planta.

Tanto en el caso de los cactus como en el de las suculentas, una vez colocados en la maceta es necesario regarlos. Pasado el tiempo, y recién cuando la tierra comience a estar seca, se los vuelve a rociar con agua.

El sustrato, el secreto.

Para que las raíces comiencen a crecer y el gajo se convierta en una nueva plantita, la fórmula del éxito se halla en el sustrato. El mismo debe contener tierra, sustrato, algún tipo de enmienda orgánica, como guano, y arena fina. Ésta última tiene como fin lograr que el agua drene más rápido, algo esencial para este tipo de plantas cuyas raíces necesitan aireación. “Son plantas que se adaptan a los climas secos y suelos arenosos”, destaca Karina Torrente.

Requerimientos de estas especies

“Los cactus y las suculentas son plantas que almacenan gran cantidad de agua y nutrientes para soportar condiciones adversas”, indica la especialista. En este sentido, no son demasiado los cuidados que deben tenerse en cuenta, aunque sí algunos puntos pueden considerarse.

“En cuanto a la luz, si el cactus tiene muchas espinas necesita luz directa, si se trata de un cactus sin espinas o suculentas, pueden estar a media sombra o un sitio donde obtengan luminosidad pero evitando el sol directo”, explica Torrente.

En relación a la tierra, la misma debe contener arena, ya que son plantas que no resisten la humedad en sus raíces, y algún tipo de enmienda natural u orgánica.