Publicidad

Policiales > En Chimbas

Tiene 9 años y autismo, con un encendedor inició el incendio de su casa

El nene de 9 años jugaba con un encendedor en una habitación y prendió fuego a un colchón, eso provocó que rápidamente el fuego se propague en la casa.  

17 de noviembre de 2022

Pasadas las 0 horas de este jueves un incendio casi provoca un hecho trágico en una vivienda de villa San Patricio en Chimbas. Un niño de 9 años que padece autismo jugaba con un encendedor en una de las habitaciones de su casa y prendió fuego un colchón que desató el desastre.

El padre del menor Gabriel Varela, de 48 años, contó a DIARIO HUARPE que él estaba en el comedor cuando vio que empezó salir mucho humo de la habitación matrimonial y cuando se dirigió a ese dormitorio vio que el colchón estaba ardiendo.

Publicidad

Varela intentó sacar al colchón hacia el fondo de la casa pero las llamas alcanzaron otros muebles y no pudo controlar el fuego. Al parecer, en la desesperación, Varela no podía encontrar a su hijo, quien padece autismo y al parecer había salido de la habitación, pero por el humo que había en la vivienda no podían ver donde estaba la criatura.

Los bomberos además de controlar el incendio interrumpiron el suministrom eléctrico y de gas natural.

Justo en ese momento de extrema tensión pasaba por el lugar un patrullero de la Comisaría 26° con los agentes Sergio Cabrera y Juan González quienes fueron alertados del hecho por los vecinos y sin dudarlo ingresaron al inmueble que ya estaba en llamas y comenzaron a buscar al menor entre el denso humo negro y las llamas, según relataron los mismos efectivos policiales.

La casa sufrió daños de consideración, parte del techo de cañas comenzó a caerse.

Finalmente, encontraron al menor en otra habitación y al intentar rescatarlo el chico que estaba en crisis e inhalando monóxido de carbono, se sujetó a los barrotes de la reja de la ventana y no quería soltarse.

Los efectivos, que ya estaban siendo afectados por el monóxido de carbono, y el intenso calor por las llamas, finalmente lograron sacar al niño de la ventana y el agente González salió de la vivienda en llamas con el pequeño, quien no paraba de toser por la inhalación de humo y la alta temperatura en el inmueble.

Publicidad

En la casa de adobes y techo de cañas ubicada en calle Tierney al 58 norte, en villa San Patricio, estaba además una vecina, quien había ingresado al domicilio a buscar a la criatura y también fue rescatada por los efectivos policiales.

Una dotación de Bomberos Voluntarios de Chimbas y otras del Cuartel Central de Bomberos de la Policía llegaron al lugar y controlaron el incendio que consumió parte del mobiliario de la casa, entre ellos los del comedor, la cocina y las habitaciones.

Tras ser controlado el fuego, parte del techo comenzó a desplomarse y eso, motivo que el personal policial actuante y de bomberos indicaran a la familia que no permaneciera en el lugar por había quedo inhabitable.

Colaboración vecinal

Los vecinos agradecieron a los efectivos policiales que se arriesgaron ingresando a la casa en llamas para rescatar al menor, destacando el acto heroico de los uniformados.

Una ambulancia del Servicio de Emergencia Médicas llegó al lugar y asistió a las personas que habían inhalado monóxido de carbono, entre ellos el menor de 9 años, a una mujer integrante de la familia damnificada y al agente Juan González, quien estuvo más tiempo en el interior de la casa buscando al chiquito. En menor medida, al agente Sergio Cabrera recibió atención, pese a que también colaboró en el rescate.

El agente Gonzalez recibía asistencia respiratoria al igual que en nene que se encuenctra a su espalda.

Los bomberos interrumpieron el servicio de energía eléctrica y también el de gas natural en la vivienda, para evitar un posible foco ígneo producto de la alta temperatura que había en el interior de la casa siniestrada.

Una gran cantidad de vecinos se acercaron a colaborar para apagar el incendio con baldes con agua, hasta que personal de bomberos arribó al lugar. Pese a lo grave de la situación, no hubo que lamentar víctimas fatales ni heridos graves, todo gracias al rápido accionar de dos policías que no midieron consecuencias y se lanzaron al cumplimiento del deber.

 

 

  

Publicidad
Más Leídas
Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS