¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

12 C°

Miercoles

10 C° / 26 C°

Jueves

15 C° / 21 C°

Policiales > En el Barrio Rivadavia Norte

Una familia sanjuanina denunció violencia policial durante un operativo

Un asado terminó con la detención de 5 personas. Florencia Richard dijo que "eran 25 policías contra nosotros, estaban ciegos".

Florencia Soledad Richard muestra tres cartuchos. Foto: DIARIO HUARPE / Gonzalo Medina.

POR Gustavo Bruni SEGUIR
03 de junio de 2020

03 de junio de 2020

Lo que comenzó con la planificación de una cena familiar en el interior del Barrio Rivadavia Norte, terminó en la madrugada de este miércoles en la denuncia de una familia contra efectivos de la Comisaría 23ª por golpes.

Florencia Soledad Richard, de 29 años, le contó a DIARIO HUARPE que en el departamento de ese complejo habitacional viven 6 personas. Como es una planta alta comparten un parrillero en un espacio común con otros vecinos.

“Tipo 21 horas mi hermano con mi novio empezaron a hacer el fuego para un asado. Una hora después un vecino de la planta baja puso al lado otra parrilla porque era su cumpleaños. Pasaron unos minutos y empezaron a caer personas con hieleritas y bebidas. Se ve que uno de los vecinos denunció con total derecho porque era una juntadera importante”, narró.

A raíz de esta reunión de personas, alrededor de las 23 horas llegaron 6 u 8 oficiales de la Policía. “Tenían ithacas, ni se identificaron de qué comisaría eran. De inmediato pidieron que todas las personas se tiraran al piso, pero mi hermano les trataba de explicar que él estaba haciendo un asado para la familia, que no pertenecía al cumpleaños ni tampoco estaba tomando”, continuó Florencia.

La joven afirmó que ante esto su padre “trató de bajar para dar explicaciones y lo tiraron al piso”. “En eso bajó mi mamá y al ver la violencia se desmayó, pero los policías le pasaron por encima y la pisaron. Entonces mi hermano se sacó y les dijo ‘están pisando a mi mamá, date cuenta’. Pero los policías no escuchaban razones”, añadió.

De acuerdo al relato de Richard, mientras todo esto sucedía ella miraba desde la ventana del departamento donde permanecía con su hija de 2 años. “Salí corriendo y vi que las personas del cumpleaños agarraron sus cosas y se iban. Todo era violencia, yo trataba de ayudar a mi mamá mientras a mi hermano 5 policías estaban pegándole”.

Florencia Soledad Richard con la cara vendada. Foto: DIARIO HUARPE / Gonzalo Medina.

“Se ve que una policía quiso pegarle a mi hermano con las esposas, pero me dio a mí en la cabeza. Ahí sentí un dolor que me adormeció y caí al piso. Me pegó en la frente y la nariz, caí ensangrentada con mi bebé en brazos”, manifestó con la voz quebrada.

Richard señaló también: “Había policías atacándonos y diciéndoles a los vecinos que se metieran en sus casas, que no vieran nada. A todo eso yo estaba tirada en el piso, lo único que recuerdo fue mirar a la derecha y ver a un policía que disparaba al aire”.

Mientras permanecía en el piso, la joven le solicitó ayuda a una oficial de Policía. “Me respondió sacada ‘soltame, a mí no me toques’. Mi novio me logró levantar y me llevaron a un patrullero donde me desmayé como 3 veces. En eso un oficial me decía ‘dale, dale, dale. Deja de hablar y metete a la camioneta rápido’. Yo estaba mareada, me dolía la cabeza y estaba sangrando”.

Todos los involucrados terminaron en la Comisaría 23ª, a unos 200 metros de donde vive la familia Richard. “Allí una de las oficiales me dijo ‘andá a ese baño y lavate la cara porque estás mugrienta’. Yo tenía la cara adormecida, no sabía qué hacer. Otra oficial llegó y me ayudó a lavarme la cara con algodón y servilletas. Me metieron a una cocina y vino la ambulancia como a los 40 minutos. Primero la vio a una oficial que supuestamente estaba herida, pero a comparación mía no tenía nada y después me atendieron a mí”.

“Yo estaba muerta de frío, ensangrentada y los policías estaban fumando al lado mío hasta que me llevaron al Hospital Guillermo Rawson. Ahí me hicieron 4 puntos y una tomografía, a todo esto eran las 2 de la mañana. La Policía le pidió un informe al hospital y de ahí me trajeron a la comisaría. Me sacaron todo para meterme al calabozo: corpiño, alhajas. Ahí me desesperé porque mi bebé de 2 años estaba sola. Mi mamá sufre ataques de pánico, así que le rogué al fiscal de turno, me supo escuchar y me dio la prisión domiciliaria para que pudiera amamantar a mi hija”, explicó Florencia.

Julio Américo Richard, Juan Ignacio Richard, Franco Nahuel Richard, Florencia Soledad Richard y Andrés Emanuel Cuevas terminaron detenidos en la sede de la Policía.

“Mi papá sufre de presión y de azúcar, estaba súper descompuesto. Pedíamos llevarle los medicamentos, pero no nos dejaron. Tenía más de 300 de azúcar, así que lo llevaron al Hospital Marcial Quiroga donde lo tuvieron descalzo y sin abrigo. Él tratando de estar tranquilo preguntaba por mí y le dijeron ‘olvidate, tu hija está en un calabozo y no la van a sacar más’. Después cambiaron de turno y un oficial le confirmó que yo estaba con prisión domiciliaria”, mencionó la joven, una vez más con la voz quebrada.

“Todo el tiempo fue una violencia impresionante. Eran aproximadamente 25 policías contra nosotros, estaban ciegos. Luego nos hicieron el dosaje a todos y nos dio 0”, agregó.

En la tarde de este miércoles 4 de los detenidos recuperaron la libertad, salvo Juan Ignacio a quien se le imputan lesiones leves en perjuicio de dos agentes policiales y resistencia a la autoridad. Hasta el cierre de esta edición el hombre continuaba alojado en el calabozo de la Comisaría 23ª.

“Si me decís que hay un casco o un chaleco roto, ¿y mi cara? Estaba con mi bebé en brazos. Incluso ellos dijeron que no habían disparado, pero yo recuerdo haber escuchado los tiros. Los vecinos testificaron y juntaron tres cartuchos que demuestran que sí dispararon. Por eso vamos a iniciar una denuncia por la violencia que tuvieron contra nosotros. A mis hermanos aún esposados lo siguieron golpeando. A mi papá lo mantuvieron descalzo. Yo estaba en el hospital y la policía no sabía cómo sacarme las esposas, me las tuve que sacar yo. Los oficiales que luego dejaron en libertad a mi papá y a mis hermanos les pidieron disculpas y les dijeron que lamentaban el momento que nos habían hecho pasar. Yo no las acepto”, concluyó.

El informe oficial de Flagrancia

De acuerdo con el informe oficial de Flagrancia, a raíz de un llamado al 911 que advertía que en el Barrio Rivadavia Norte había varias personas realizando un asado, consumiendo alcohol y con música a elevado volumen, personal policial procedió a dar la voz de alto.

“Uno de los sujetos amenazó al personal policial con dos cuchillos, golpeando con el puño al agente Mauro Vallejos en su pómulo izquierdo y en su cuello, además de romperle el casco en la visera. También agredió al agente Gabriel Cortéz con un golpe en su pulgar derecho y a la agente Jenifer Hidalgo en su mano derecha, además de romperle el tricot (buzo)”, indicaron fuentes judiciales.

Por eso se le imputa a Juan Ignacio Richard lesiones leves, atentado y resistencia a la autoridad, mientras que al resto de los involucrados la violación a las medidas dispuestas para evitar la propagación de una epidemia.

También se procedió al secuestro de dos cuchillos que el hombre habría usado para amenazar a los uniformados, una botella de Coca Cola, una botella de Fernet Branca, un vaso con la bebida alcohólica.

Abrieron una investigación

A partir del hecho denunciado por la familia Richard, la Subsecretaría de Control de Gestión de la Seguridad Pública inició una investigación para esclarecer las responsabilidades de los policías que actuaron. 

Para esta tarea ya se le tomó declaración a las personas que terminaron detenidas como a vecinos del lugar. Asimismo, se analizarán las lesiones que sufrió Florencia y también los efectivos que dijeron haber soportado golpes, indicó una fuente calificada.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.