AHORA

7 C°

Martes

-3 C° / 15 C°

Miercoles

0 C° / 17 C°

Opinión > Opinión

Usando la “razón del mercado”

Miguel Montoya Jamed

POR Miguel Montoya Jamed SEGUIR
30 de junio de 2020

30 de junio de 2020

Escucho, estos días, por la televisión, a invitados a-gentes de “la economía”, hablar en contra de la atención y protección de la salud, dando cifras, diarias, mensuales, anuales, de muertes en nuestro país y en el mundo, en la situación normal, eso es: sin pandemia. Y comparan cuantitativamente. Intentan poner esas cifras, frente al número de muertes por la enfermedad de la pandemia, y levantan la voz y multiplican los gestos con las manos y con el rostro, cuando expresan la frase, “y en aquellas muertes la gente no estuvo ni está en cuarentena”, “la gente no está encerrada en su casa”. Generalmente estos invitados, exhiben una nominación, cuando los presentan, de que “pasaron” por la Universidad. A la comparación que usan, intentan sostenerla en una falacia, la argumentación que usan es un palabrerío vacío. Aquellas muertes, diarias, semanales, anuales de las situaciones normales, tienen causas individuales, causas que se hacen singulares. Y las muertes por la enfermedad de la pandemia tienen, primitivamente, una causa común.

Si me detengo a pensar, un instante, digo: la muerte que es singular, cuando no hay pandemia tiene, primitivamente, tiene una causa particular, y durante la pandemia, tiene, primitivamente, una causa común.

Si los individuos, en épocas de no-pandemia, se quedan en sus casas encerrados, no los hace prevenidos de que mueran por un infarto o un cáncer o que se caigan en el baño y se golpeen la cabeza. En esta época de pandemia, la recomendación de quedarse en casa, de no tener contactos cercanos con otros, si previene. Y previene porque la causa, primitiva, es una causa común.

La causa, primitiva, es una causa común.

Estos personajes de la televisión, cuando hablan, usan la llamada “razón del mercado”. Y la Razón es sólo humana, es con la única que se puede argumentar “razonablemente”.

Y es común escuchar, esa comparación, porque con esa “razón” que los inviste sólo les es posible tener movimiento en eso que llaman y que ponderan, “sentido común”, que es una idiotez dictada por algún artificio oculto del poder.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?