¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

26 C°

Martes

14 C° / 27 C°

Miércoles

15 C° / 31 C°

Provinciales > Día del Donante

Vio una campaña, se entusiasmó y desde entonces dona sangre y plaquetas varias veces al año

Además está inscripta para donar médula ósea. Siempre le informa a su entorno la importancia de la donación por lo que ya convenció a muchos de que donaran.

La sanjuanina dona sangre al menos dos veces al año. Foto: gentileza.

POR Eliana Ruiz
09 de noviembre de 2021

09 de noviembre de 2021

Solidaridad. Sólo ese sentimiento es el que impulsa a Nátali Trujillo a donar sangre y plaquetas de forma frecuente y a estar inscripta para ser donante de médula. En su vida no hubo ni accidentados graves que la necesitaran, ni familiares hospitalizados, pero entiende la importancia de este acto, principalmente, porque sabe que los donantes en San Juan suelen ser escasos. En este Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre se conoce su historia.

Nátali tiene 36 años y a los 30 fue la primera vez que donó. Se adentró en el tema porque es coordinadora de Casa Sahni y en ese lugar hicieron una colecta a la cual se sumó. Se sintió bien por ese acto, tanto física ya que no tuvo efectos en su cuerpo, como emocionalmente debido a que con eso podía ayudar a mejorar la vida de otras personas.

“Desde ese momento me interesó muchísimo así que durante dos años seguidos hicimos en Sahni colectas con donantes voluntarios de la casa. Ahí me inscribí como donante voluntaria de médula ósea, de sangre y de plaquetas”, cuenta a DIARIO HUARPE.

Le interesó tanto seguir aportando su granito de arena que en el Instituto Provincial de Hemoterapia (Iphem) la anotaron en un listado y cada vez que necesitan donantes de plaquetas la llaman para que asista. Mientras que, a donar sangre asiste entre dos y tres veces al año sin necesidad de que la llamen.

Además, está inscripta como donante de médula para que la contacten en caso de que alguien que lo necesite sea compatible con ella y poder donarle. Nátali entiende que son muchos los que se asustan al escuchar sobre este tipo de donación porque creen que los van a pinchar o algo por el estilo, pero los tranquilizó con sus palabras. “Para ser donante de médula te sacan sangre un poco más de lo que te sacan habitualmente, esa muestra la mandan a Buenos Aires para tener la carga genética que queda en un banco internacional. Si uno es compatible con alguien, se contactan y uno vuelve a ofrecer su voluntad”, explica.

En el caso de las plaquetas, las cuales donó tres veces en su vida, el proceso es similar al de la sangre, pero es realizado por un sistema de aféresis. Un equipo retira la sangre del donador, separa y retiene las plaquetas y devuelve el resto de los componentes de la sangre para el cuerpo de la persona por medio del mismo acceso intravenoso. “Demora al menos dos horas en las que no sentís nada, sólo un cosquilleo, después no hay que hacer actividad física durante todo el día ni fuerza con el brazo”, comenta.

Mientras que, sangre dona al menos dos veces al año y desde los 30 hasta ahora ya lo hizo más de diez veces. “Yo me lo propuse porque me recupero rápido, no me descompongo, me siento bien haciéndolo”, dice.

Nátali nunca vivió una situación cercana en la que algún familiar necesitara sangre, pero es psicóloga y trabaja con niños que hacen tratamiento ambulatorio en el hospital. Es por eso que fueron muchas las veces en las que los vio juntos a sus padres buscando donantes y no encontrarlos por lo que trata de marcar la diferencia con su aporte.

Además, siempre les está informando a su familia, amigos y voluntarios que asisten a Sahni sobre la importancia de la donación por lo que ya convenció a varios y pasaron por el Iphem a colaborar.

“Lo transmito porque es algo simple y a veces la gente no lo sabe o cree que afecta en la salud y tarda en recuperarse y no es así. Es algo muy simple con lo que se puede salvar vidas porque siempre faltan donantes y siempre hay emergencias”, cierra la donante voluntaria de sangre.

Sólo el 37% de los donantes son voluntarios

En San Juan, hasta el 31 de octubre hubo 2.647 personas que se acercaron a donar sangre de forma voluntaria, pero ese número sólo representa el 37% de las donaciones que hicieron en la provincia. Es que el resto lo hacen para donarles a personas cercanas que, generalmente, están hospitalizadas y lo necesitan. Con el número de voluntarios que donaron ya superaron al del 2020 que fueron 2.590, pero tienen esperanzas de que se sigan sumando antes de que culmine el 2021.

En cuanto a la cantidad de unidades de sangre que hay disponibles para usarse, es de 175. Es un número alto en comparación con los números críticos que hubo en algunos meses de la pandemia, pero lo ideal para poder cumplir con todo es tener al menos 250. “No estamos en la lona, pero habría que mejorar”, dijo sobre el tema el titular del Iphem, Alfredo Laplagne.

Desde la entidad están trabajando para tratar de sumar más donantes de médula. Este año fueron 588 los que se anotaron, mientras que, el año pasado fueron 372, aunque estiman que ese número tan bajo fue por las restricciones y la alta cantidad de contagios de covid por la pandemia. “La meta que tenemos para este año es llegar a 700”, comentó Laplagne.

“Hay que ser solidarios en la vida, la vida es una rueda, este es un recurso finito que no se compra y depende de la solidad de cada uno tenerlo, tarde o temprano nos va a hacer falta”, cerró el titular del Iphem haciendo referencia a las donaciones de sangre y médula.

Las colectas que vienen

Los turnos se brindarán en los lugares en los que se realicen las colectas, salvo en el evento Un Día para Dar donde será por un demanda espontánea.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión