¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

17 C°

Viernes

3 C° / 20 C°

Sábado

4 C° / 20 C°

Provinciales > Declaraciones

“Nunca podría garantizar matar a alguien”, dijo Garcés tras renunciar a la dirección del Marcial Quiroga

La médica contó que la decisión la tomó por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La exdirectora del nosocomio indicó que su postura fue anunciada públicamente en el año 2018. Foto: archivo DIARIO HUARPE.

POR REDACCIÓN

27 de enero de 2021

La doctora Inés Garcés rompió el silencio luego de presentar su renuncia a la dirección del Hospital Marcial Quiroga. La profesional adujo motivos personales, aunque este miércoles explicó que exclusivamente tiene que ver con su juramento hipocrático que la hace no coincidir con la implementación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

“Nunca podría garantizar matar a alguien porque realmente mi juramento hipocrático dice que jamás tengo que hacer daño y luchar por la salud de la gente”, argumentó la médica en diálogo con la radio AM 1020.

Garcés sostuvo que, de igual manera que lo establece el Código Civil y Comercial, se es persona desde el momento de la concepción: “La ciencia no cambió”, expresó. Sin embargo, la profesional sostuvo que respeta la convicción que es contraria a su manera de pensar.

La exdirectora del nosocomio indicó que su postura fue anunciada públicamente en el año 2018 cuando comenzó a debatirse el proyecto del aborto en el Congreso nacional.

“El cargo lo venía ejerciendo como se me solicitó y estoy agradecida por ese reconocimiento para seguir otro mandato, pero realmente hay una convicción personal: no coincido con esta ley”, precisó.

Garcés explicó que en el 2018 comenzaron a planificar una propuesta desde los agentes sanitarios del hospital para hacer algo sobre el proyecto del aborto que se estaba presentando. Según contó que ella “no tenía ningún inconveniente y no podía esconder una convicción tan fuerte”. En ese momento se manifestaron en la puerta del nosocomio, pero nunca, de acuerdo a lo que contó, se prohibió esas posturas contrarias.

“Yo tengo la oportunidad de dar un paso al costado porque no soy ginecóloga. No puedo seguir en el cargo porque la ley no prevé la objeción de conciencia institucional”, mencionó.

La profesional argumentó que desde aquella época la mayoría de los ginecólogos de ese nosocomio fueron a manifestarle, de manera verbal y por escrito, que eran todos objetores de conciencia y no iban a cumplir con esta ley.

Garcés dijo que el 1 de diciembre del año pasado le ocurrió una situación similar. El jefe del servicio, de apellido Conti, le aseguró que todos los ginecólogos del hospital eran objetores y le pidieron hablar con la ministra de Salud, Alejandra Venerando, para proponerle algunas opciones para no tener problemas legales. La entonces titular del Marcial Quiroga concretó ese encuentro con la titular de la cartera sanitaria la semana pasada en donde dejó clara la postura de la dirección y también del cuerpo de ginecólogos.

“No recibí ninguna amenaza, salvo una persona de apellido Garrido que se manifestó en la puerta del hospital, pero no lo tomé como una amenaza, sino como una manifestación de la otra parte”, describió.

La profesional comentó que fue el sábado pasado en horas de la mañana cuando Venerando, estando de licencia, le pidió hablar. En ese encuentro, Garcés señaló que la ministra le aceptó la renuncia “porque la propuesta no tenía vuelta”. La doctora indicó que ese pedido no era institucional, sino que fue propuesto por el equipo de ginecólogos que cumplen tareas dentro del nosocomio.

La propuesta puntal fue que, ya que eran todos objetores con respecto a la ley del aborto, no querían realizar esta práctica. También alegó que el nosocomio no cuenta con un área obstétrica y que toda la parte de maternidad la derivaban directamente hacia el Hospital Guillermo Rawson.

“A las 00 horas del domingo, cuando cobraba vigencia la ley, avisé de mi decisión y  la ministra me dijo que la renuncia estaba aceptada”, declaró.

 Su futuro profesional

Garcés dijo que no se tomará un  tiempo para continuar con su profesión. Señaló que tiene un cargo titularizado dentro del Hospital Marcial Quiroga y hace 30 años que cumple las tareas en el Servicio de Quemados. Precisó que también fue jefa del quirófano, aunque su nuevo lugar de trabajo quedará supeditado a donde la designes las nuevas autoridades.

“Me siento tranquila en lo personal y triste en lo institucional porque ejercí el cargo con mucha responsabilidad. Estudié mucho para estar ahí, pero ante una situación legal tengo que dar un paso al costado”, concluyó.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión