Publicidad

Provinciales > Reclamo vecinal

Cientos de familias del asentamiento de La Bebida quedarán fuera de la entrega de viviendas

Se trata de más de 200 familias que no formaron parte del relevamiento realizado en 2019 para la entrega de viviendas del IPV.  

POR REDACCIÓN

16 de septiembre de 2022

Se trata de uno de los barrios próximos a ser entregados por parte del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) para todos aquellos que pertenecen al asentamiento ubicado en la zona de La Bebida, en el departamento Rivadavia. En el año 2019, se hizo un relevamiento de las familias del lugar, y a la actualidad, el número de habitantes aumentó. Ese excedente queda fuera de la entrega de viviendas y quienes iniciaron un reclamo para también ser tenidos en cuenta. 

Uno de los asentamientos más grandes del departamento Rivadavia fue también uno de los más afectados por el terremoto del pasado enero 2020. Un año antes del fenómeno natural, ya se había determinado la relocalización de todas las familias que viven en el Asentamiento Evita y para ello se llevó a cabo un censo para conocer el número de habitantes y determinar el número de viviendas destinas por parte del IPV.

Publicidad

Con la promesa del sueño de la casa propia para quienes fueran residentes del lugar, el número de familias aumentó considerablemente en los últimos años. El problema que hoy se presenta es que todos aquellos que no fueron censados y no cuentan con la documentación entregada por parte del Instituto Provincial de la Vivienda. "Si no estuvieron en el primer relevamiento del 2019, deberán retirarse de los terrenos y volver a sus lugares de origen. Son más familias de las que teníamos planificadas y no alcanza el número de casa a entregar", dijo Marcelo Yornet, titular del IPV, a DIARIO HUARPE

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

En la mañana de este viernes, el titular se reunió con los vecinos del asentamiento, a quienes explicó que no se encuentran en condiciones de entregar viviendas para todas las familias que se agregaron y que un importante número, pese a estar asentadas en el lugar, no tendrán la posibilidad de acceder a la casa propia. 

Estas declaraciones generaron la molestia de las más de 200 familias que quedaron fuera del padrón del IPV y tomaron la decisión de cortar la calle y quemar neumáticos. De no tener una pronta respuesta, los vecinos no descartan la posibilidad de marchas y cortes de calles en las inmediaciones del Centro Cívico.

Finalmente, el funcionario explicó que se están terminando con los trabajos para poder hacer entrega de las 837 casas en el mes de octubre próximo. "Se trabajará para las familias que no fueron censadas, pero no es algo que suceda de un día para el otro". 

Publicidad
Publicidad
Más Leídas
Publicidad