Publicidad

Yo construyo > Diseño

Luminaria: el complemento en la decoración de interiores

A la hora de planificar un espacio, la luz es un punto importante a tener en cuenta para sacarle el mejor provecho y disfrutar a pleno. 

POR REDACCIÓN

29 de septiembre de 2022

Si estamos pensando en diseñar o reacondicionar espacios de nuestra casa, la buena elección del diseño y tipo de lámpara que se elija, realzaran al 100% cada uno de los rincones de la habitación. Un error en esta decisión puede llevar a la perdida del confort y la posibilidad de que se produzcan accidentes domésticos o el daño de la vista de las personas que viven en el lugar. En esta nota te vamos a ayudar con algunos conceptos necesarios a la hora de la compra de los materiales y qué tipo de luz elegir según el ambiente que se desee generar. 

Para comenzar, el primer concepto que debemos tener en claro es que la luz tiene "temperatura". Esto lo podemos definir como el color con la que percibimos al fenómeno. Se determina por su índice de luminancia, en una escala de grados Kelvin (°K) mientras más bajo es el valor (1.000 K), más cerca estamos de los rojos y más cálida se puede percibir. Mientras más alto es el valor (10.000 K máximo), más cerca estamos del azul y más fría se percibe. En el medio de esta escala se encuentran los neutros o naturales.

Publicidad

En la arquitectura y diseño de interiores utilizamos generalmente estas tres:

  • Cálida: entre 2.400 K a 4.000 K. Son luces que se ven amarillas, y que generan ambientes muy cálidos y acogedores. Distorsionan los colores. Ilumina menos que la fría.
  • Neutra: rondan los 4.000 K. Ideales para interiores. No distorsionan los colores. Se recomienda que tengan un valor un poco más bajo que 4000 para que otorgue más calidez al ambiente.
  • Fría: rondan los 6.000 K. Se usan en lugares que necesitamos que estén muy iluminados. No se usan en vivienda, son más adecuados para oficinas o comercios.

En los últimos tiempos, en el mercado existen “focos inteligentes” los cuales se manejan a través de wifi y te permiten regular la temperatura de la luz yendo desde tonos cálidos a fríos en cuestión de segundos.

Un segundo detalle importante a la hora de incursionar en el mundo de las luces y de suma importancia, es el ángulo de apertura, es decir, el famoso cono que se forma bajo una lámpara. Conocer este dato nos dará la pauta de saber a qué altura debemos colocar la luminaria. Además, dependiendo de cuál sea su ángulo de apertura, va a ser el destino que se le va a dar a esta.

Si el cono es muy abierto (más de 80°) se pueden usar para iluminar ambientes de forma general. Mientras que si el ángulo es más cerrado (25° por ejemplo) es más seguro que lo usemos para iluminar puntos definidos.

De este punto se desprenden los tipos de luz que tenemos y esta se define a partir de la intención que tenemos para darle al ambiente.

Publicidad
  • Luz ambiente o general: es la iluminación base de cualquier espacio. Se coloca generalmente por encima del nivel de la vista, es decir en techos. La luz que buscamos es difusa.
  • Enfocada: es una luz más decorativa que se usa para resaltar elementos arquitectónicos o de diseño. Por ejemplo, una pared con alguna textura especial, un cuadro, un adorno, una planta, etc. La luz que buscamos es directa
  • De trabajo: se coloca en un determinado espacio donde se va a realizar una actividad, por ejemplo, mesada de la cocina, mesa del comedor, mesa de estudio, espacios de lectura, etc. Permite que, a la hora de realizar un trabajo, podamos ver mucho más claro. La luz que buscamos es directa o semi directa.

La forma de luminarias y su influencia en la iluminación, tanto el material, como la forma que tiene, va a condicionar la forma en la que la luz se proyecta en el espacio. La distribución de la luz va a depender de la pantalla de la lámpara. Se van a clasificar en dos tipos: pantallas de iluminación difusa, donde la luz se distribuye por toda la superficie de la lámpara, y pantallas de iluminación directa, emiten la luz en una dirección.

Empotradas: necesitan de un elemento constructivo para su colocación, generalmente se usan los cielorrasos suspendidos. Un ejemplo de estas son las dicroicas, se colocan usualmente en el techo, y generan una luz a veces, dependiendo del ángulo de abertura, más o menos dirigida. Se utilizan mucho para iluminar y destacar elementos.

Aplicadas:

  • Plafón: son lámparas de superficie que van aplicadas al techo, generalmente cuando se trata de una casa. Sirven para la iluminación general, ya que por su forma, extensión y materialidad de la pantalla generan una luz difusa, es decir, que iluminará el espacio de forma homogénea.
  • Riel con apliques: son esas bandejas o barras, de las que cuelgan pequeñas lámparas, las cuales en la mayoría de las veces tienen un ángulo de apertura muy cerrado, por lo que son ideales para luminar puntualmente. Es importante que estas lámparas, además de estar cercanas a lo que queremos iluminar, tengan la posibilidad de girar o modificar su punto de incidencia, para poder orientar la luz a nuestro gusto.
  • Aplique de pared: son una manera de generar luz ambiente o directa a distintas alturas.

Si el material de la lámpara es traslúcido, obtendremos también una iluminación del espacio. Si el material es difuso, obtendremos una iluminación muy tenue en el espacio y bien definida a los lados libres, si el material es opaco y no deja pasar luz solamente se iluminarán los lados libres, esta última opción se puede usar para iluminar pasillos o lugares que no requieran de una iluminación muy intensa.

  • Tiras Led: son luminarias lineales. Pueden estar de manera visible o empotrada en lo que se llama una fosa, esta última genera una luz más difusa que la primera, ya que actúa de manera indirecta.

Se pueden usar para iluminar espacios donde necesitamos más luz de la normal, como por ejemplo la cocina, como también para destacar o resaltar elementos. Por ejemplo: algún material, o textura que nos guste, despegar una pared de otra, o el techo o piso de la pared, simulando una entrada de luz natural ficticia.

Lampara de techo: son pantallas que dirigen la luz en una dirección cuando su pantalla es direccional, o que iluminan en general cuando su pantalla es de un material que deja pasar la luz. Entre las que direccionan la luz podemos mencionar, las lámparas que generalmente cuelgan de los techos que tienen forma de campana. Hay una gran variedad de formas, algunas son más abiertas en su parte inferior, lo que ayuda que el cono de luz sea más grande y la iluminación no sea tan directa, también existen las campanas, donde su forma es de semi esfera, o en forma de bol, donde la luz está más enfocada en un lugar y se generan penumbras desde el plano de la lámpara hacia arriba.

Lámpara de pie: son muy útiles para dar iluminación extra en ciertos puntos de nuestra casa. Según la forma y el material de pantalla se dividen al igual que las lámparas de techo en difusas que iluminan de forma general, como por ejemplo las que tengan una pantalla en forma de bola o alguna otra forma que permita iluminar 360° y direccionadas, donde su pantalla direcciona hacia un punto la luz.

 

Publicidad
Más Leídas
Publicidad