Deportes > Copa Libertadores

La Libertadores de los escándalos

La Copa estuvo marcada por diferentes situaciones bochornosas que involucraron a los representantes del fútbol nacional, antes de la gran explosión con la final fallida entre River y Boca.

POR REDACCIÓN

26 de noviembre de 2018

Las malas inclusiones

Bruno Zuculini jugó siete partidos suspendido (la fase de grupos y la ida ante Racing de octavos) con River sin que ningún rival lo advirtiese, mientras que a Boca le pasó lo mismo con Ramón Ábila, quien tuvo que quedar al margen de la vuelta ante Libertad después de hacer un gol en el primer cruce, también en octavos, por una pena pendiente de su etapa en Huracán.

Además, aunque no estuvo involucrado directamente, Independiente aprovechó que Carlos Sánchez debía una fecha de suspensión de una roja en su etapa en el Millonario y Santos sufrió la quita de puntos (0-3 en contra en la ida, entre los 16 mejores, y escándalo y suspensión por incidentes en el 0-0 de la vuelta).

Las suspensiones de los técnicos

Marcelo Gallardo fue quien más lo sufrió, ya que primero no pudo dirigir la vuelta de los octavos ante Racing y la semifinal en Porto Alegre contra Gremio por salir tarde a la cancha en el segundo tiempo. Luego, en Brasil incumplió la prohibición de entrar al vestuario, por lo que fue duramente sancionado por la Conmebol con cuatro fechas y la prohibición de estar en La Bombonera en la primera final.

Guillermo Barros Schelotto también fue castigado en las mismas instancias (ante Libertad y Palmeiras), pero lejos estuvo de quedar al margen de las definiciones porque no hizo nada fuera de lugar mientras estuvo suspendido.

La expulsión que no fue

Dedé, el futbolista de Cruzeiro que le produjo la fractura de mandíbula a Esteban Andrada (Boca), fue expulsado luego de dicha acción en La Bombonera, revisión del VAR mediante. Sin embargo, el Tribunal de Disciplina de la Conmebol revisó las imágenes y decidió desconocer la determinación del árbitro.

Encima, el brasileño pudo jugar la vuelta en la que su equipo quedó eliminado y vio la tarjeta roja nuevamente por juego brusco.

La final más larga del mundo

La incesante lluvia impidió la primera oportunidad el 10 de noviembre. El 2-2 del 11 fue lo único positivo para rescatar y cuando realmente se jugó. El 24, dos semanas interminables de espera mediante para River y Boca, llegó el escándalo del ataque al micro xeneize y los incidentes. Se hizo un pacto sin sentido y se intentó jugar el 25, pero la final más larga del mundo sigue sin definición.

¿Qué pasará con el desenlace coincidente con el desastre organizativo que fue la Libertadores 2018? Todavía no se sabe porque de un lado piden los puntos y del otro quieren jugar.

Para reportar errores debe estar registrado.

Su colaboración es importante para Diario Huarpe, queremos construir una mejor web para ustedes. Lo invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que considere pertinentes. (*)

Los campos marcados con * son obligatorios

Para Agregar información debe estar registrado.

Datos extra, información confidencial y material útil para completar nuestros contenidos y e investigaciones. Su aporte es muy importante para Diario Huarpe. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

IMPORTANTE: RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES

Los campos marcados con * son obligatorios

Para reportar errores debe estar registrado.

Su colaboración es importante para Diario Huarpe, queremos construir una mejor web para ustedes. Lo invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que considere pertinentes. (*)

Los campos marcados con * son obligatorios

Para Agregar información debe estar registrado.

Datos extra, información confidencial y material útil para completar nuestros contenidos y e investigaciones. Su aporte es muy importante para Diario Huarpe. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

IMPORTANTE: RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES

Los campos marcados con * son obligatorios