AHORA

14 C°

Sábado

6 C° / 21 C°

Domingo

5 C° / 25 C°

Creencias y costumbres sanjuaninas: el zurdo

Leticia Victorio

POR Leticia Victorio SEGUIR
20 de julio de 2020

20 de julio de 2020

Esa noche todos esperábamos juntarnos en lo de Don Zenón a escuchar sus "historias". A uno de los chicos le decían "el zurdo", porque escribía con la mano izquierda. 
Don Zenón lo miró con una sonrisa.

–Te lo explico. No es nada malo ni tienes que sentir vergüenza, no todos tienen oportunidad de trabajar con la mano izquierda. Realmente son pocos. ¡Aprendiendo a utilizar la derecha podrás utilizas las dos manos!

A veces se usa decir: ¡Toma mí derecha! Cuando se saluda; para guiar a alguien en un lugar, por ejemplo, en el tránsito hay carteles que dicen: ¡Cuide su derecha!, ¡Circule por la derecha! Las tijeras cortan por la derecha las telas. ¡Si inventarlas una tijera que corte por la izquierda serías famoso! ¡Piénsalo! Hay políticos de derecha, de izquierda, y del centro. Cómo ves es importante la izquierda. No tiene nada que ver con las manos. 

Cuando había una reunión de amigos, a veces se contaba esta historia: 

Cómo era el turno del agua y había que regar los olivos, tres obreros se sentaron en un sifón del canal, esperando que se regara. Fue así, que el más joven de ellos de pronto le dijo: "¡Miren allí, en aquellas ramas!" 

Al principio no vieron nada. "¡Allí, allí!”, Decía. Bajo unas ramas caídas había echada una gallina tan negra, que sus plumas brillaban en la noche. 

El chico se levantó dispuesto a tomarla, pero el más viejo lo sentó de un golpe, diciéndole que se callara causando confusión en el más joven. Mientras, otro pensaba en una rica sopa de gallina la dejaron ir.
La gallina de pronto desapareció con pollitos. 

Cuando llegaron a la calle el muchacho preguntó ¿Por qué?, Le explicaron que esa gallina era una bruja que te tentaba en su avaricia. 
Los pollitos son de oro, pero si los sigues no vuelves. 

Cuando llegaron a las compuertas para cerrarlas no pudieron hacerlo. El chico que era zurdo se acercó y la cerró con facilidad. 
Pero dicen que nunca corrió una gallina ni quiso llevarse un pollito. Entonces esto sucedió en La Bebida, San Juan. 

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?