¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

28 C°

Viernes

19 C° / 33 C°

Sábado

18 C° / 32 C°

Provinciales > Historias sanjuaninas

Día del Pastelero: la forma dulce de ver la vida

Pasteleros sanjuaninos cuentan los secretos del oficio.

Algunos trabajadores de equipo de Panna & Cotta. Foto: Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

POR REDACCIÓN

12 de enero de 2021

La magia del paladar nos transporta a lugares nuevos o esos donde siempre queremos volver. La infancia entre dulces momentos y la madurez de animarse a descubrir nuevos sabores. Hablar de comida es hablar de momentos especiales. Y no hay nada más especial en una mesa que una torta o un pastel y este martes es el día de sus hacedores: los pasteleros.

Juan Pablo sabe el secreto de los pasteleros: amor y disciplina. Foto: Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

El día del pastelero, oficialmente, se celebra todos los 12 de enero, fecha en la que los pasteleros argentinos decidieron organizarse y separarse de sus pares panaderos y cocineros, con quienes hicieron historia. A partir de entonces, esta es la fecha oficial de la celebración de su día.

En un pequeño rincón de San Juan, una pastelería funciona con todo el cariño y oficio que le dan sus dueños y trabajadores. “Por suerte, y con mucho trabajo, pudimos a salir a flote de esta pandemia vendiendo desayunos y tortas a domicilio”, cuenta Madeleine Ejarque, de 34 años, una de las propietarias de Panna & Cotta, la pastelería que abrió junto a su socia María Paz Suárez.

Agostina, quien eligio el camino de los pasteles tras terminar hoteleria y turismo.Foto: Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

A su lado y frente al negocio la acompañan sus dos pasteleros: Juan Pablo Escudero y Agostina Balmaceda, ambos de 24 años y apasionados por la pastelería. “Empecé a estudiar hotelería y turismo, pero no era lo que yo quería. Y decidí apostar por lo que me hacía feliz, la pastelería”, cuenta emocionado Juan Pablo, quien ya lleva cinco años en el negocio y el oficio. Además de trabajar en Panna & Cotta, también tiene su propio emprendimiento llamado Velar.

“Mi primer trabajo fue la pastelería y lo que iba a ser temporal se convirtieron en años. Empecé por sugerencia y me gustó y seguí trabajando en esto hasta que me recibí en hotelería y turismo. Es lo que me gusta y en lo que más tiempo llevo”, relata Agostina, que lleva, al igual que Juan Pablo, cinco años en el negocio.

Reinventándose siempre, la pasteleria ha tomado un nuevo rumbo revalorizandose en los últimos dos años. Foto: Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

Como muchos pasteleros, Juan Pablo reconoce que el papel del pastelero siempre se ha visto opacado por la figura del chef, pero ha resurgido últimamente gracias a la búsqueda de nuevos sabores y la pasión por lo dulce. “Esto va a seguir evolucionando y se van a descubrir e incorporar nuevas técnicas y nuevas formas. Es una tendencia hoy en día”, asegura emocionado.

Es su pasión, no cabe duda. Y la defiende haciendo lo que mejor sabe: complacer a sus comensales. “Decidí vivir de esto, de lo que amo. Tiene muchos sentimientos y mucho de una persona. Hacer lo que a uno le gusta y cree realmente importante y que un grupo de personas te digan que valió la pena tu trabajo”, expresa emocionado.

Entregar un buen producto y gratificarse con el agradecimiento del cliente, una de las inspiraciones de los pasteleros. Foto: Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

Como buen gastronómico y artista de la cocina, esconde sus secretos. Pero se anima a compartirlos con DIARIO HUARPE. “El secreto del pastelero es la disciplina, el amor por lo que hace y dejar de lado muchas cosas. El secreto es caer y volver a levantarse, el respeto por tu profesión y lo gratificante de recibir el cariño de la gente”, asegura el joven pastelero.

Él, junto a su compañera pastelera Agostina, acompañan a Madeleine y María en esa aventura de sabores que nació como un pequeño emprendimiento de cupcakes. El sueño se hizo realidad cuando en diciembre de 2019 ambas mujeres abandonaron sus puestos de trabajo en el mundo de las compañías de seguros y apostaron por su pasión: la pastelería y la ambientación de fiestas.

A pesar de la pandemia de coronavirus, la familia de Panna & Cotta logró salir a flote y sigue firme en su día. Foto: Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

“Es un sueño hecho realidad. Desde el local, desde lo que se hace, desde la gente que trabaja con nosotros y se copa con las locuras que hacemos. Las ganas que le pongo yo, las pone el de atrás y formar un equipo así en algo que te encanta y tener devoluciones tan lindas es un sueño”, cuenta Madeleine con alegría. Este martes es el día del pastelero y quienes nos endulzan la vida en los mejores momentos, seguirán nutriéndose del agradecimiento y reconocimiento por su trabajo.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.