¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

32 C°

Jueves

19 C° / 36 C°

Viernes

20 C° / 37 C°

Provinciales > Historias sanjuaninas

Fue víctima de violencia de género y pudo salir adelante con su emprendimiento

Su historia sale a la luz en este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Es sanjuanina, pero vivía en Córdoba. Volvió a su provincia natal escapando de la violencia que sufrió por parte de su expareja. Foto: gentileza.

POR Eliana Ruiz SEGUIR
25 de noviembre de 2020

25 de noviembre de 2020

“Empecé mi emprendimiento por la falta de dinero. Mis hijos me decían que les dolía la panza del hambre, yo trataba de hacer todo lo posible para que comieran. Había días que no comía para que alcanzara para ellos. Ahí me dije ´algo tengo que hacer´ porque no conseguía trabajo”, cuenta.

Carla es una sanjuanina de 38 años que vivió en Córdoba junto a su expareja entre 2005 y 2018. En un principio todo era color de rosa. Él se caracterizaba por ser atento, caballero y por no faltarle nunca el respeto. Pero con el tiempo la relación empezó a cambiar. Ella sufrió violencia psicológica, económica y física, así que decidió dejar todo y venirse a su provincia natal junto a sus dos hijos de 7 a 10 años. Le costó mucho salir adelante. Le cuesta todavía, pero lo hace con su emprendimiento de costuras y de artesanías. Su historia sale a la luz en este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El nombre de su proyecto es Diseños Colibrí y lo eligió porque esa ave representa la prosperidad, los buenos augurios y la resurrección. Vende bolsos, turbantes, vinchas para desmaquillar, pads reutilizables, desmaquillantes, portacosméticos, fundas de almohadas de satén, barbijos y piensa incorporar macetas y fuentes de Feng Shui con cascada. “Voy innovando”, dice.

Carla elabora bolsos, tapabocas, entre otros productos. Foto: gentileza.

Cada uno de los productos que ofrece los confecciona ella misma. Como vive en un lugar muy pequeño, en el que apenas entran algunos muebles y una cama de una plaza y media en la que duermen los tres, se va durante el día a la casa de su madre para coser. Ahí hay una máquina en la que cose desde las 7 hasta el mediodía. Pone un freno para hacer la comida y después sigue hasta la hora de la merienda cuando descansa un rato para volver a arrancar hasta la hora de la cena. Hay veces que se queda hasta la 1.

“Mi mamá me ayuda a veces a cortar los moldes y, cuando ya no veo del cansancio, a veces también a coser”, comenta.

Comenzó poco antes del Día de la Madre con su emprendimiento. No conseguía trabajo, así que aprovechó que sabía coser desde niña y confeccionó productos para agasajar a las madres en su día. Vendió bastantes, así que decidió seguir con su proyecto. Para ello se creó una cuenta de Instagram (@colibridisenos) en la que fue subiendo fotos.

Aún no tuvo muchos pedidos, pero confía en que va a salir adelante con esos ingresos. A ellos se les suman los $8.000 que recibe de la cuota alimentaria de sus hijos. Antes también era beneficiaria de la Asignación Universal por Hijo, pero le informaron que no iban a brindarle más el beneficio porque su expareja era deudor de un monotributo y, además, había pedido un crédito.

A pesar de que anteriormente recibió una ayuda estatal, dice que está a favor, pero también un poco en contra de estos beneficios. “Hay que incentivar a las mujeres a crecer, no sirve que les den un subsidio de por vida porque la mujer jamás va a aprender a defenderse por sí misma”, opina Carla. Es por ello que cree que desde el Estado deben brindar estas ayudas económicas, pero también acompañamientos psicológicos y capacitaciones para aprendan diversos temas y puedan emprender y progresar. “No se puede vivir de subsidios”, dice.

Aunque admite que los beneficios económicos no son suficientes para las víctimas de violencia de género, lo que hace falta es un abordaje integral de los casos y ella cree que eso en San Juan no ocurre. “Los eslóganes te dicen que denunciés, pero después quedás sola, quedás sin casa, sin trabajo, sin plata, totalmente desamparada”, opina.

Debido a su pensamiento, Carla no quieren que le regalen nada. Lo que está buscando ahora es poder comprar una máquina de coser en cuotas para hacer los productos de su emprendimiento con mayor tranquilidad y no tener que trasladarse todos los días hasta la casa de su madre. También busca un alquiler económico para dejar la casa rodante y poder vivir con sus hijos con comodidad.

“Yo viví violencia económica, social, física, psicológica, pero siempre me mantuve en pie en lo que había decidido: no volver con la persona que me agredió. A mí me está costando muchísimo salir adelante, a veces decaigo, siento que no voy a poder seguir y vuelvo a tener fuerzas para salir adelante. Por más difícil que sea, hay que denunciar la violencia porque, sino después termina en un femicidio que tarde o temprano llega”, cierra Carla.

Para comprar

Instagram: @colibridisenos

Teléfono: 2645190407.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.