¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

20 C°

Lunes

20 C° / 32 C°

Martes

22 C° / 34 C°

Provinciales > Cómo actúan

Llamadas al 911 por violencia de género: unos minutos para ayudar a las víctimas

Desde el Gabinete Psicológico hablan con unas tres personas por día a las que asesoran y contienen.

Al 911 llegan llamados de hechos urgentes de violencia de género y otros en los que piden asesoramiento. Foto: archivo DIARIO HUARPE.

POR Eliana Ruiz
25 de noviembre de 2020

25 de noviembre de 2020

“En la llamada hay que dar lo mejor para que el mensaje le llegue a la mujer y se anime a denunciar”, dice Carina Balmaceda.

Carina es una de las integrantes del Gabinete Psicológico del Centro Integral de Seguridad y Emergencias (CISEM) que se encarga de contener y a asesorar a víctimas de violencia de género que llaman al 911 pidiendo ayuda.

La mujer cuenta a DIARIO HUARPE que hay dos tipos de llamados en el marco de esta temática: por hechos urgentes y por asesoramiento. En ambos casos son atendidos por operarios del 911 que este año, debido a la pandemia y al aumento de casos de violencia hacia las mujeres, fueron capacitados por la Dirección de la Mujer en las temáticas de la Ley Micaela para que aborden este tipo de llamados.

Cuando la violencia está ocurriendo en el momento, lo primero que se busca es obtener la dirección para enviar un móvil policial. Además, mantienen en línea a la persona y le indican que permanezcan al resguardo en alguna habitación de la casa, en el baño o que trate de salir del domicilio y vaya a algún vecino hasta que lleguen los efectivos. Apenas arriban, si encuentran al hombre agrediendo a la víctima, se constituye en un delito de Flagrancia y lo detienen. En cambio, si el agresor no está, invitan a la mujer a hacer la denuncia a la Comisaría de la Mujer y, si lo desea, la pueden trasladar en el móvil. En el caso de que quiera irse de la vivienda, informan el caso a la Dirección de la Mujer para que la trasladen al Hogar Aurora.

Mientras que, el otro tipo de llamados son por consultas sobre la temática. Éstos generalmente son abordados por el personal del Gabinete Psicológico en el que trabajan siete personas. Por día atienden entre dos y tres personas, aunque hay veces en los que hablan con cuatro o cinco.

“El operador recibe el llamado y, si la persona está desbordada, ofrece el gabinete por si necesita una charla, contención y escucha”, explica Carina.

Este tipo de abordaje se basa en la escucha y asesoramiento de los recursos disponibles en la provincia para brindarle ayuda como la Comisaría de la Mujer o la Dirección de la Mujer. Luego, los datos de estas personas se cargan en una planilla y se envían a la mencionada área para que evalúen los casos.

“Siempre la mujer víctima llama atravesada por el miedo”, cuenta Carina.

Es por ello que desde el gabinete se enfocan en la contención porque son muchas las mujeres que no se animan a denunciar por ese miedo. La integrante dice que se enfocan en asegurarles a las víctimas que no están solas y que su situación no tiene por qué quedar solamente en el llamado.

La trabajadora asegura que cada vez que habla lo hace desde la empatía porque sabe que al otro lado del teléfono hay una mujer con una problemática profunda. “Cuando se llama es un pedido de auxilio. Cada uno es distinto y te llega diferente”, asegura.

En cada consulta ella y sus compañeros dejan en claro que van a colaborar en la búsqueda de ayuda. “Cada una de ellas te lleva a la búsqueda de seguir capacitándote, de poner tu escucha al servicio de ellas”, relata.

Según su experiencia en el gabinete, Carina dice que el factor económico es el que más limita a las mujeres a la hora de denunciar debido a que son muchas las que dependen económicamente de sus parejas y tienen miedo de que ellos se queden sin trabajo. Ante esta situación, Carina les informa cómo pueden buscar ayuda y comenzar a generar su independencia.

“Nuestro trabajo es ayudar a través de esta escucha activa para que las mujeres busquen la ayuda. En la llamada hay que dar lo mejor para que el mensaje le llegue a la persona. Me quedo con eso, en salir de la guardia y pensar que mi mensaje llegó”, cierra la integrante del Gabinete Psicológico del CISEM.

El trabajo de la Dirección de la Mujer

“La violencia no se ve tanto como antes, las mujeres están aprendiendo a reconocer sus derechos, se están parando de una manera distinta ante la vida y eso es porque hay más formación en género en todos los ámbitos”, dice Paola Marucco.

Paola es una de las psicólogas de la Dirección de la Mujer que en conjunto con abogadas y trabajadoras sociales abordan los casos que llegan hasta ahí que lo hacen de tres formas. Una de ellas son las solicitudes de protección que se llenan en las comisarías. Se trata de un formulario con los datos de la víctima y del agresor que puede completar la mujer que sufre violencia de género o una persona que tenga conocimiento de la situación. Todos esto se deriva hasta el área Mujer.

Actualmente, están en una transición hacia una nueva solicitud basada en la Ley 26.485 de Protección Integral a las Mujeres. Ésta ya se está funcionando en algunos lugares, pero admiten que hay que hacer una implementación más profunda. “En la vieja se trabajaban casos de violencia conyugal, de padres hacia hijos, o hacia adultos mayores, cualquier tipo de violencia contemplada en el ámbito familiar así que hay algunas que quedaban fuera. Ahora se puede incluir la violencia laboral, institucional, obstétrica, entre otras, esta tiene perspectiva de género”, cuenta Marucco.

La contención a víctimas ante situaciones de violencia por motivos de género, funciona las 24 horas del día. Un equipo...

Publicado por Dirección de la Mujer en Lunes, 2 de noviembre de 2020

Pero además de las solicitudes, los casos también llegan hasta esta dirección a través de llamados o de mujeres que asisten de forma directa a solicitar ayuda. Aunque hay otras que optan por directamente a las áreas mujer municipales donde el abordaje es el mismo porque hay equipos conformados por abogadas, psicólogas y trabajadoras sociales.

“Nos ponemos de forma inmediata en contacto con la víctima y vemos de qué se trata la situación de violencia, se hace una entrevista, se evalúa y, si se estima que hay riesgo, el caso se judicializa. Somos como una instancia intermedia entre la comisaría y el juzgado”, explica la psicóloga. Si hay peligro para la mujer, se piden medidas de protección como prohibición de acercamiento o exclusión de hogar.

En cuanto a los casos de mujeres que quedan en la institución, se les brinda ayuda desde lo económico, porque son muchas las veces en las que no tienen ingresos así que se las incluye en diversos programas; lo psicológico y lo legal debido a que algunas de ellas no conocen sus derechos. De esta forma se las contiene.

Si deben esperar a que se autorice la exclusión del hogar de la expareja, pueden hospedarse solas o junto a sus hijos en el Hogar Aurora.

“Ahora las mujeres tienen más información. La prevención es muy importante y se hace a través de charlas” dice Marucco.

Es por ello que desde el área Mujer apuntan a las capacitaciones y las dan en las escuelas o instituciones que les hagan el pedido. Este año también las brindaron a los empleados del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial con el objetivo de que “haya un cambio de mirada y una deconstrucción de conceptos patriarcales y la inclusión de aquellos con mirada de género”, cerró la psicóloga de la Dirección de la Mujer.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión