¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

21 C°

Domingo

14 C° / 26 C°

Lunes

17 C° / 34 C°

La pandemia no se mancha

El velorio de Maradona tiró por la borda al coronavirus. 

Cientos de miles de fanáticos se congregaron en Casa Rosada para despedir al futbolista. Foto: gentileza A24.
Facundo Merenda

POR Facundo Merenda SEGUIR
26 de noviembre de 2020

26 de noviembre de 2020

La muerte de Diego Armando Maradona generó, como todo en la Argentina, una división transversal que llevó de las lágrimas de cientos de miles de fanáticos a la crítica de otros por el aglomeramiento de estas personas que buscaban despedir al astro del fútbol en medio de la pandemia de coronavirus.

El velatorio que se realizó en Casa Rosada fue la postal más burlesca y grosera que el Gobierno nacional le pudo hacer a las casi 38.000 familias que perdieron algún ser querido durante esta cuarentena. Periodo que Alberto Fernández junto a su comité de expertos propusieron para reducir los efectos del virus dejando sin la posibilidad de realizar eventos masivos, incluidas las despedidas.

Pero así como en vida muchas cosas le dejaron pasar al astro, una vez más había que hacerlo. Era Maradona, el considerado por los mortales como Dios. Ese mismo Dios del cual hoy deberemos depender para que las consecuencias dentro de los próximos días no sean más caóticas de las que ya son a nivel sanitario. Tampoco sería lógico que el país siga escalando en el podio de los diez peores países en controlar los efectos del Covid-19.  

Con qué cara mirará el presidente ahora a los argentinos. Digo ya que él mismo presenció con sus propios ojos que en esa multitud lo que menos tenían era distanciamiento social. Y si bien se entiende que era un momento para estar unidos, pero los fieles estuvieron prácticamente como fideos recocidos: pegados.

Y el velorio también cayó en la grieta política. En Casa Rosada claramente la organización pasaba por la Presidencia de la Nación, pero algunos funcionarios de la talla de Wado de Pedro, ministro del Interior, culparon a Rodríguez Larreta, jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y le pidieron que cesara el hostigamiento a los seguidores del ídolo.

“Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona", dijo el funcionario.

Ahora, Wado que sabe de finales al igual que el resto de sus compañeros tendrían que explicar a la sociedad cómo culminará el coronavirus en el país o al menos de qué manera se morigerará el impacto del virus, más hoy cuando el estatus sanitario murió con Maradona.

Alberto, la pandemia no se mancha.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.