Publicidad

Departamentales > Historias sanjuaninas

Blanca Las Flores, la cooperativa de mujeres que fabrica la ropa que se usa en Veladero

Son 10 trabajadoras las que trabajan cosiendo indumentaria térmica de que llevan puesta quienes se exponen a bajas temperaturas en la mina. 

22 de mayo de 2022

En Las Flores, Iglesia, once mujeres son parte de una cooperativa que se encarga de fabricar parte de la ropa térmica que usa el personal que trabaja en Veladero. “Blanca Las Flores” surgió en plena pandemia, en medio de una necesidad por desarrollar una nueva actividad laboral y, hoy en día, forman parte del día a día de una de las empresas más grandes del país. En este sentido, DIARIO HUARPE habló con Claudia Cabral, una de las impulsoras del proyecto, quien comentó que “es muy gratificante” hacer este tipo de actividad.

Claudia contó que la cooperativa “Blancas Las Flores”, actualmente cuenta con once trabajadoras que viven en Las Flores y que, por día, cosen alrededor de 350 pantalones. Asimismo, también se encargan de realizar la ropa térmica, como camisetas y calzoncillos largos, y las camperas de polar que las mujeres y hombres que se desempeñan en Veladero usan todos los días.

Publicidad

Las mujeres trabajan ocho horas. Foto: Gentileza.

A pesar de que hoy se hacen visibles los frutos de la labor de la cooperativa, para conocer su historia hay que remontarse a dos años atrás. Claudia siempre trabajó desde su casa, cosía y realizaba decoraciones para eventos junto a una socia y amiga.

La mujer manifestó que, durante el 2020, en plena pandemia, fruto de la cuarentena los eventos se terminaron y por lo tanto, el trabajo de decoración también.

“La cosa era hacer algo, poder trabajar de alguna forma. Se nos ocurrió empezar a coser barbijos, batas y cofias para el Hospital Marcial Quiroga”

Luego de este encuentro con la costura, cada vez llegaban más y más pedidos. Además de las cofias y las batas, también cosían delantales para otra compañía.  

La cooperativa funciona de 08:00 a 20:00 horas. Foto: Gentileza.

Todos estos pequeños trabajos siguieron adelante, hasta que un día llegó a Iglesia personal de la empresa Ansilta. Allí fue que intervino el Municipio, a través de la Directora de Turismo, Estela Esquivel, quien mencionó a un grupo de mujeres que realizaban tareas de costura. 

Publicidad

Ansilta habló con ellas y acordaron incorporar más personas y empezar un trabajo. Claudia decidió  incorporar a mujeres de la zona.

La mayoría tuvo que aprender a usar máquinas industriales. Foto: Gentileza.

Entonces, junto a su compañera empezaron a llamar a sus compañeras. La mayoría de ellas, nunca había tenido un trabajo fuera de casa. 

"Los de Ansilta se fueron con la promesa de darnos una capacitación y de traer las máquinas. Así lo hicieron"

El Municipio les dio un lugar en el Centro Cívico El Llano, donde dispusieron las máquinas y tuvieron las capacitaciones para aprender a manejar ese tipo de tecnología. "La mayoría de nosotras solo sabíamos coser en máquinas de coser hogareñas, pero aprendimos rápido", explicó. 

Fabrican cerca de 350 pantalones diarios. Foto: Gentileza.

La empresa manda los cortes, muchas veces ya bordados, y ellas los cosen. Una vez a la semana, la empresa busca la partida para mandar a Veladero y deja más trabajo.

Ahora, llevan casi un año trabajando de esta manera. Más alla de un empleo, Claudia aseguró que en Blanca Las Flores crearon una red de contención en la que se apoyan entre todas. 

También cosen camisetas y pantalones térmicos. Foto: Gentileza.

"Pudimos sacar a muchas chicas de sus casas, que se distraigan y que tengan un trabajo seguro. Para muchas, este tipo de trabajo es toda una experiencia".

Claudia, junto a sus once compañeras, hoy por hoy son parte de la cadena necesaria de una de las empresas más grandes de la Argentina. Sin embargo, ellas dicen que más allá de eso, son un grupo que se ayuda siempre en lo que puede.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad