Publicidad

Provinciales > En Zonda

Lo que el fuego dejó en el Parque Sarmiento

El detalle de cómo se vivió el incendio, cómo fueron las primeras horas tras extinguirlo y el testimonio de un zondino que se quedó sin casa y sin trabajo debido al siniestro.

07 de julio de 2022

Después del caos que hubo en Zonda debido al incendio que consumió gran parte del Parque Presidente Sarmiento, en la mañana de este jueves había un estado de calma en el departamento, pero también de alerta para que el fuego no se reavivara.

El humo comenzaba a verse metros antes del monumento al ciclista, en Rivadavia. Impregnaba todo. Se sentía incluso desde adentro de los autos que viajaban con vidrios cerrados. Al abrir las puertas era como una estampida. Era imposible no sentirlo, traspasaba hasta el barbijo.

Publicidad

En el ingreso al departamento ya se empezaba a ver el terreno quemado. Desde el cartel de Zonda se visualizaban las montañas con una especie de nube gigante, que era en realidad humo transparente que las envolvía.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Al doblar desde Ruta 12 hacia calle Las Moras y transitar unos kilómetros, empezaba a divisarse lo que el fuego había dejado. Aun siendo las ocho de la mañana el Parque Sarmiento tenía al menos dos o tres metros de humo que se elevaba desde el piso hacia arriba. El piso negro cubierto de cenizas y los árboles sin hojas y quemados por completo también eran parte de la postal. Lo que tampoco faltaban eran los troncos de los eucaliptos quemados por completo, los cuales quedaron con una altura menor a medio metro.

El día después del incendio en el Parque Sarmiento. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Los árboles de gran tamaño de calle Las Moras no se salvaron del fuego. Incluso, en las gruesas ramas de algunos de ellos aún se veían cenizas y hasta brasas que desde unos tres metros de altura caían hacia el piso, siendo un peligro porque podían volver a ocasionar un incendio.

Las brasas en los árboles seguían presentes aún en la mañana del jueves. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

La calle Las Moras estaba colmada de ramas y palos que habían caído de los árboles incendiados. Al costado de la misma había algunas casas que las llamas no llegaron a alcanzar, lo cual fue gracias al accionar del personal de Bomberos, ya que las rodeaban cenizas negras que habían quedado en el suelo. No obstante, en algunas ubicadas frente al parque las llamas llegaron. Incluso, un hombre de 62 años que se dedicaba a la apicultura se quedó sin casa ni trabajo debido a que se le quemaron las colmenas y las cajas con abejas.

Publicidad

El escenario era digno de una película de terror, con la diferencia de que acá nada era ficticio. Efectivos de la Policía y de Bomberos, que custodiaban que no volviera a activarse el fuego, y algunos trabajadores que se acercaban curiosos, completaban el cuadro.

Lo que el incendio dejó en el parque. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Lo que también se veían eran palos, cables y parte del tendido eléctrico caído en medio de la calzada, razón por la que efectivos optaron por cortar la circulación por Las Moras para evitar siniestros y cuidar la salud de los ciudadanos.

Cayó parte del tendido eléctrico. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

“La verdad es que nunca he visto algo así. En un momento ya no había forma de controlar, no se podía, ya se habían quemado todas las hectáreas que habían alcanzado las llamas, me quedé angustiado viendo cómo quemaba todo”, contó a DIARIO HUARPE el encargado del Parque Sarmiento, Cristian Piedrahita.

El encargado del parque estuvo presente en cada minuto del incendio. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Si bien, el lugar que sufrió las peores consecuencias fue el parque, el incendio no inició ahí. Todo empezó alrededor de las 18.30 en las inmediaciones, justo frente a este espacio, hacia el oeste de calle Las Moras. Con las ráfagas intensas del Zonda, el fuego ingresó al parque desde el mencionado sector.

“Las llamas cruzaron la calle y de ahí ingresaron al parque. Mientras se combatía un foco en la zona del inicio se podía ver otro foco en la zona de Villa Tacú, a kilómetros de acá, y otro tercero hacia el monumento Las Ideas no se Matan”, relató Piedrahita.

Así quedó parte del Parte Sarmiento. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

El fuego los rodeaba, estaba en todas partes. En un momento, el director de la entidad caminó por los cortafuegos, líneas o espacios de tierra que se hacen en terrenos para evitar que el fuego se propague, y se vio rodeado de llamas.

“Estaba sólo, sentía angustia e impotencia. Veía una columna de humo enorme, de fondo está la sierra de Marquesado y el cerro Parkinson y la columna de humo era superior. Veía sobre el cerro que llegaban las llamas con diferentes tonalidades”, recordó. Mientras tanto, escuchaba cómo el fuego arrasaba con árboles y fincas.

No sabe qué cantidad de bomberos trabajaron en la zona, pero sí que fueron más de 25 dotaciones que acudieron al lugar. Había hasta efectivos de las distintas municipalidades que se habían acercado con camiones hidrantes a colaborar.

El dato de cuántas hectáreas se quemaron fue revelado horas después por la Secretaría de Ambiente. A causa de los incendios, en los últimos días se perdieron más de 550 hectáreas, sobre un total de 750 que tiene el Parque Presidente Sarmiento. 

Las llamas afectaron la zona del humedal que ahora está seco por la sequía e incluye sauces; eucaliptos; arboledas; fincas aledañas; parte del tendido eléctrico; cables; postes; y parte de la fauna. Esto ocurrió porque el fuego, ayudado por el viento, se fue desplazando por distintos sectores.

Bomberos siguieron alerta para evitar que surjan nuevos focos del incendio. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Además, hubo animales alcanzados por el fuego, principalmente, roedores y caballos, ya que las aves volaron y escaparon de las llamas. Actualmente, siguen con los recorridos para determinar qué otros murieron debido a este siniestro. En el lugar también hay zorros, liebres, y gatos montes y huiña.

En medio del caos, efectivos hablaron con familias con casas de sectores cercanos, con el objetivo de prevenir tragedias. Algunas de ellas no querían abandonar su hogar, pero vieron que el fuego se les acercaba, por lo que siguieron las indicaciones y se fueron.

¿Y ahora?

“Ahora hay que hacer un plan de reforestación y trabajar mucho para que el parque vuelva a su esplendor”, dijo el jefe del parque.

Lo que cubre grandes extensiones en el espacio son la totora y el carrizo que, con la llegada de las primeras lluvias, ya empezará a reverdecer sola. Mientras que, el crecimiento de los árboles lleva bastante más tiempo. Tendrán que volver a plantarlos y ahora buscarán que sean especies nativas.

Por el momento, el parque estará cerrado. Piedrahita se enfocará en trabajar en un plan de manejo del fuego para que, cuando haya incendios, puedan controlarlos y no quemen tantas hectáreas.

“Lo ideal es hacer cortafuegos, hacer cuadrículas y callejones internos. Si hay fuego que se prendan cinco hectáreas, que pueda ser controlado y que no abarque tanta superficie”, explicó.

Asimismo, opinó que es fundamental que en el parque haya un camión para incendios forestales que esté en el parque o en el municipio, con el objetivo de accionar a tiempo si comienza a incendiarse el lugar.

Alerta y preparados para el fuego

En la Escuela Agrotécnica de Zonda había algunos trabajadores y estaba el efectivo de la Comisaría 26º, Carlos Alegre, que se encontraba haciendo adicionales. Si bien, la institución educativa no está tan cerca del área incendiada, de igual manera se prepararon por si el fuego llegaba.

Se incendiaron algunos terrenos cercanos a la Escuela Agrotécnica de Zonda. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Tomaron precauciones debido a que hacia el fondo de la institución se veía a lo lejos que el fuego avanzaba rápidamente. Es por ello que evacuaron a una mujer que vive junto a sus dos hijos en una casa que está detrás de los terrenos de la entidad. Como así también, a 11 personas que estaban en el instituto de menores Nazario Benavidez.

Después, sacaron a los animales de la granja y los encerraron a casi todos en el mismo espacio. Si llegaba el fuego iban a liberarlos para que se salvaran por sus propios medios. Todo esto lo hacían a oscuras, porque se había cortado la luz. Se alumbraban con los celulares que, con el pasar de las horas, se fueron quedando sin batería.

“La iluminación que teníamos era la del mismo fuego. No se podía respirar por el humo. Cuando cambió el viento, el fuego se venía hacia nuestro lugar, junto con el humo y las llamas, gracias a Bomberos se controló el incendio y no llegó a la escuela”, contó el policía.

Sin casa y sin trabajo por el fuego

 “Me quedé en la calle, con lo puesto, no me quedó nada”, dijo al borde las lágrimas Oscar Ábrego.

Oscar es un apicultor de 62 años que en la tarde noche del miércoles perdió todo por el incendio en el Parque Sarmiento que se extendió hasta su hogar y lo quemó por completo.

El hombre comenzó a estar alerta cuando vio que el fuego estaba a unos 200 metros de su hogar. En un momento, notó que avanzaba rápidamente y que iba a llegar hacia donde él estaba. Ante esta situación, sacó su moto y una bicicleta y se fue hasta la municipalidad. Después llegó hasta la comisaría del departamento, donde pasó la noche.

“No alcancé a sacar nada porque el fuego se venía rapidísimo y arrasaba con todo. Si me quedaba me iba a quemar con todo, había llamas muy altas, me tuve que ir, no tuve otra opción”, dijo.

No sólo perdió su vivienda, sino también, sus elementos de trabajo, ya que el fuego arrasó con 196 cajas con abejas y 16 colmenas. El hombre vivía de eso, por lo que ahora no sabe cómo va a seguir.

Se le quemaron las cajas con abejas y los panales. Foto: Sergio Leiva / DIARIO HUARPE.

Para ayudar: 2645762623.

NOTAS RELACIONADAS
Publicidad
Más Leídas
Publicidad