Publicidad

Policiales > En Rivadavia

Persecución de película para atrapar a un ladrón que abrió el auto de un penitenciario sanjuanino

“Qué onda”, así le dijo a un policía de civil que intentó frenarlo. Quiso esconderse en una escuela, pero fue atrapado.

POR REDACCIÓN

26 de abril de 2021

Una persecución de película se desarrolló en las primeras horas de este lunes en el departamento Rivadavia. Fuentes judiciales dijeron que, cerca de las 00:30, un oficial ayudante de la policía que cumple funciones en el Anivi andaba paseando en moto con su pareja, debido a que estaba de franco, cuando de pronto observó a un sujeto en el interior de un vehículo con actitud sospechosa.

El accionar del implicado le llamó la atención. El ladrón estaba “hurgueteando” las cosas que estaban dentro de un Volkswagen Polo. El hecho no pasó desapercibido para él quien, luego de dar una vuelta a la manzana, decidió regresar al lugar.

Publicidad

Estacionó su moto y entrevistó al implicado. “Qué onda”, fue lo que le respondió el delincuente que se sorprendió por el interrogatorio del efectivo. Al mismo tiempo le profirió un insulto y se alejó del auto.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

El ladrón salió despavorido por calle Pueyrredón hacia el oeste y de allí dobló por calle Centenario hacia el sur. El uniformado volvió a la moto y, junto a su novia, persiguieron al hombre. En calle Hipólito Yrigoyen vieron un patrullero de la Comunal de Rivadavia que se encontraba de recorrida y salieron al encuentro del implicado.

Cerca de la intersección con Avenida José Ignacio de la Roza notaron que el hombre seguía corriendo de manera desesperada, aunque ya se había percatado de la persecución de película que se montó para atraparlo.

El sujeto retomó por calle Centenario hacia el norte, cruzó Ignacio de la Roza y saltó la medianera de la escuela Provincia de Tucumán. Sin embargo, no logró su cometido porque el efectivo descendió raudamente de su moto y logró detenerlo. El hombre fue identificado como Rodrigo Castro.

Publicidad

El policía puso en conocimiento del hecho al Ministerio Público Fiscal quien se constituyó en el lugar e inició las tareas respectivas en cuanto a la detención. Los fiscales corroboraron que el auto que estaba por robar correspondía a un penitenciario que en ese momento estaba cumpliendo funciones en el Servicio Penitenciario Provincial. El vehículo tenía las puertas delanteras y traseras dañadas, como así también las ventanillas.

Una vez que el penitenciario se enteró lo sucedido, radicó la denuncia correspondiente. Castro quedó a disposición de la Unidad Fiscal de Flagrancia. Está acusado del delito de robo en grado de tentativa. Fue trasladado a la Comisaría 13º.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad