¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

21 C°

Miércoles

18 C° / 33 C°

Jueves

21 C° / 35 C°

Provinciales > Espacios

Tu showroom: consejos para el mejor armado de tu marca

Todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de armar tu propio espacio.

POR Laura Cocinero
24 de junio de 2021

24 de junio de 2021

El concepto de showroom remite a las grandes marcas que hacían uso de un espacio para mostrar sus creaciones y asesorar a potenciales compradores, su palabra misma lo dice “show” que en inglés significa mostrar y “room” que hace referencia a una sala o habitación.

Sin embargo, este concepto fue mutando a lo largo de estos últimos años y en el ambiente de los emprendimientos, ha ocupado un rol importante a la hora de que estos muestren sus productos y sus compradores puedan despejar dudas en el momento y hasta ver y probarlos.

Que hay que tener en cuenta a la hora de armar tu propio showroom para tu marca.

• Qué tipo de showroom vas a realizar, ¿permanente o temporal?

Es importante tener en claro que función cumplirá el showroom. Este factor influirá a la hora de tomar la decisión de como amoblar. Si el showroom va a ser un lugar que este permanentemente abierto, vamos a necesitar elementos que estén fijos en el lugar y pensar en un diseño del lugar, mientras que si se realiza de manera esporádica necesitaremos muebles que sean fáciles de cambiar, trasladar, montar, etc.

• Qué vamos a vender y cuál es el público al que nos vamos a dirigir

Otro punto y uno de los mas importantes a tener en cuenta es este. Ya que nuestra imagen como marca se debe ver reflejada en la decoración, mobiliario, etc. Si nuestro rubro es la indumentaria masculina el diseño del showroom será muy diferente al de uno de indumentaria femenina, o de cosméticos, o de productos orgánicos. Tener en cuenta a que sector de la población nos vamos a enfocar también es un punto clave en el diseño. ¿Diseñamos para niños? ¿Adolescentes? ¿Adultos? ¿Personas con alto poder adquisitivo? ¿Empresas? Preguntarnos estas cosas nos van a orientar a cómo tratar el espacio.

• Qué tener en cuenta a la hora de planificar el espacio

Es importante ser racionales con el espacio que disponemos, analizar sus dimensiones y con respecto a esto organizarlo. Es importante que nuestro cliente se sienta cómodo y pueda recorrer y mirar tranquilo.

Cinco puntos fundamentales en un showroom

1. El foco de atención: debemos destinar un rincón de nuestro showroom para exhibir algún producto o en el caso de que sea de ropa, algún outfit en especial. Este producto debe ser estratégicamente elegido, ya que debe captar la atención del cliente inmediatamente y debe ubicarse en un lugar el cual sea lo primero que se ve al entrar al lugar. De esta manera, lograremos motivar a la persona y tendremos más chances de vender.

2. La exhibición: Si el espacio es chico, es preferible que muestres 1 tipo de cada modelo y tengas guardado fuera de la vista los diferentes talles o reposiciones.

3. El probador:  sea cual sea tu producto o espacio que dispongas es importante ofrecer pruebas para poder incentivar la compra.

4. Sector de Caja: Este punto es el menos importante para el cliente, pero fundamental para el emprendedor. Si bien un showroom tiene acceso personas con previa autorización, es importante que dispongas de un pequeño lugar seguro para poder guardar el dinero y también poder empaquetar el producto que estás vendiendo.

5. Los detalles hacen la diferencia: Por más que nuestra producción sea chica o no dispongamos de mucho stock es importante que el espacio se vea completo para que no parezca que no tenemos suficiente para ofrecer. Entonces usaremos el espacio restante para reforzar los valores y conceptos de nuestra marca y aquí entran en juego los  5 sentidos.

  • Vista: Es fundamental que la paleta de colores que elijan acompañen los conceptos y valores de tu marca, por eso es importante te tomes el tiempo de analizar y definir previamente ya que será el punto de partida. Colores fuertes y llamativos como los rojos, amarillos, fucias, tienen el poder de estimular visualmente y tienden a hacer mas pequeños los espacios. Se recomienda que se use en algún sector en particular. Colores como rosa, verde, azul, en tonalidades claras o pastel actúan como relajantes. Morados, violetas, lila, además de relajar, estimulan la creatividad. Blanco y colores neutros además de denotar pureza, limpieza y elegancia, permiten un juego con otras gamas de colores que pueden presentarse ya sea con los productos que vamos a mostrar como también la decoración. En este caso, con estos colores, debemos tener cuidado a la hora de iluminar para evitar efectos indeseados, como por ejemplo poniendo una luz fría en un lugar que queremos que transmita calidez.
  • Oído: Ambientar el lugar con música es otro recurso valido y que contribuye al diseño del showroom. Generalmente las marcas deciden ambientar los lugares con música acorde a la ideología o a lo que quieren transmitir.
  • Olfato: Suele pasar con algunas marcas y showrooms que tienen un “olor característico”, ese que si lo sentís automáticamente pensás en el lugar o te remonta a este. Lo identifica. La elección de esta es muy importante y debe estar dirigida a ese público y a la sensación que queremos transmitir.
  • Gusto: En algunos casos podemos llegar a colocar caramelos o dulces en los mostradores como forma de atención. Tener en cuenta, como en todos los ítems, a quien nos dirigimos. Es muy común este recurso en los showrooms orientados para los más pequeños.
  • Tacto: En este punto, podemos tener en cuenta ciertas cuestiones como los probadores, donde podemos colocar una alfombra agradable al tacto para hacer que la experiencia de compra sea más seductora. Los materiales con los que está conformado el piso, las paredes, los muebles, deben ser acordes a lo que se quiere comunicar.  

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión