¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

18 C°

Viernes

18 C° / 30 C°

Sábado

20 C° / 33 C°

Buenos resultados

El IPV compró más de 200 lotes por medio del Banco de Tierras

Comenzó a mediados del año 2017 para que el organismo de viviendas adquiera terrenos provenientes directamente de los particulares.

POR REDACCIÓN

29 de enero de 2019

El Banco de Tierras es un programa que pertenece al Instituto Provincial de la Vivienda.

Se creó con el objetivo de darle la posibilidad a los propietarios que quieran vender un terreno de hacerlo a través de este método. Por su parte el IPV tendría así, un abanico de posibilidades para la construcción de viviendas en zonas de mayor urbanización.

“La idea principal del Banco de Tierras es eliminar los intermediarios y que el IPV negocie con el particular que ofrece su terreno, siempre y cuando se ajuste a los requisitos estipulados” aseguró a DIARIO HUARPE Daniel Gimeno Subinterventor del IPV

El Banco de Tierras, es una herramienta que estaba regulada desde hace años en San Juan pero no tenía operatividad. A mediados del año 2017, se puso en pleno funcionamiento.

Desde esa fecha, se han adquirido más de 200 terrenos en los departamentos del Gran San Juan. Además, actualmente hay más 1000 terrenos, que están en etapa de evaluación para poder ser adquiridos por el IPV.  

El trámite es muy sencillo. Primero se inicia un expediente en el Instituto Provincial de la Vivienda demostrando que el propietario tiene interés en vender el terreno, a su vez el organismo evalúa las condiciones de ubicación del mismo. Segundo, el terreno pasa al Tribunal de Tasación y se cotiza en precio de mercado. Una vez obtenido el valor promedio, son las partes (IPV y particular) las que se encargan de ultimar los detalles finales.

“A la hora de adquirir un terreno, el IPV tiene en cuenta, donde está emplazado. La premisa es no afectar la zonas de cultivo, por eso damos prioridad a los lugares planos, ubicadas principalmente al suroeste de San Juan” comentó Gimeno.

Los lotes deben ser aptos para construir, ubicados frente a una calle principal y contar con todos los servicios que posea la localidad como por ejemplo: agua, luz, cloacas, gas; servicio municipal de alumbrado; si no los posee, tiene que ser una zona de rápido acceso para instalarlos.

Además, deben tener como mínimo 1 hectárea. Si tomamos de referencia esa superficie,  allí entrarían 20 casas aproximadamente.  

Una vez que el terreno es adquirido por el IPV ya forman parte del patrimonio provincial. Según la necesidad, urgencia y financiamiento, la repartición tiene dos posibilidades: construir barrios inmediatamente o dejarlos para el futuro. Hay algunos barrios que ya han sido construidos en lugares que fueron conseguidos bajo esta modalidad.

Las personas interesados en ofrecer sus terrenos, sean propietarios o apoderados, deberán presentarse por mesa de entradas del Instituto Provincial de la Vivienda, en el Centro Cívico y completar un formulario con los datos personales.

El trámite deberá contener fotocopia del DNI, escritura original o certificada y un plano de mensura del terreno actualizado. En caso de que el particular no cuente con la escritura certificada o un plano actualizado, no hace falta recurrir ante un escribano; es el mismo personal del IPV quienes de buena fe, los asesora para obtener dichos requisitos y cumplimentar así la operación.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión