AHORA

10 C°

Martes

4 C° / 23 C°

Miercoles

12 C° / 27 C°

Opinión > Hablemos en serio

25 años de la Constitución y poco que festejar

Muy lejos de ser las bodas de plata, este aniversario de la Constitución de 1994, sólo podrá festejar algunas cuestiones inherentes a copiar y pegar, más que diseñar una nueva República Democrática para la sociedad argentina.

Nestor "Roly" Olivera

POR Nestor "Roly" Olivera SEGUIR
23 de agosto de 2019

23 de agosto de 2019

Vamos a escuchar muchos discursos alusivos a este aniversario, y seguramente estarán concentrados en alabar la adultez de la sociedad criolla para reunir a todas las ideas en aquella convención constituyente de Santa Fe. Habrá que escuchar, pero sin entender nada.

Nuestra sociedad deberá realizar un fuerte análisis introspectivo para determinar lo mal que estuvimos y lo peor que estamos. Voy por lo que hay que festejar.

El otorgarle jerarquía constitucional a los tratados internacionales sobre todo a aquellos que tienen como base y objetivo el respeto por los derechos humanos fue un gran avance, pero claro está, que no del todo es positivo, sobre todo lo que tiene que ver con el Derecho o Estado de Inocencia.

En la Argentina de la inseguridad y de la proliferación delictiva vinculada a la administración pública, el principio de inocencia debe ceder ante la necesidad social de mayor seguridad.

Si aumentaron las rejas en nuestras viviendas, las alarmas, los patrulleros enrejados, etc., y vamos hacia las cárceles abiertas; es porque algún valor se revirtió, y eso no es bueno.

Respeto y aplaudo el derecho individual de respetar la inocencia hasta que se demuestre lo contrario por sentencia firme; pero mientras la sociedad en su conjunto que fue la víctima, ¿qué derecho tiene en esta justicia tortuga, ineficiente y colmada de dudas?. Coincido con lo que Usted piensa: No tenemos ningún derecho.

Volviendo a la reformada constitución, ley de leyes; lejos de darle un marco de institucionalidad a nuestra País, fue un cheque en blanco para que la “sociedad dirigencial” fuera gastando a cuenta, por supuesto, a cuenta de nuestra credibilidad y bolsillo.

Veamos lo nuevo. Jefe de gabinete. Bien gracias. Muy lejos de morigerar el hiperpresidencialismo, objetivo para lo que fue creado.

Tercer Senador. Bien gracias. Llegan por boletas electorales distintas y se unen en el Senado bajo el mismo partido, lejísimo de la razón de su creación.

Defensores del pueblo, de la niñez, de … y de ….. yo diría que todo eso fue la constitucionalización del gasto público improductivo.

El voto directo. Eso fue la muerte del valor de nuestro voto, de los que vivimos en provincias pequeñas pero que sufrimos grandes decepciones sociales, políticas y económicas venidas del poder central.

Nuestro voto no vale nada, muy lejano de aquel valor que hasta el mismísimo Leopoldo Bravo o Don Hector Migue Seguí le daban en los colegios electorales. Hoy Juan de La Matanza vale mucho más que Juan de la Villa Observatorio o del Barrio Del Bono. Y lo peor, que fueron dos provincianos los que nos entregaron con total libertad.

El pacto de Olivos fue más un “pacto porrón” que otra cosa.

Yo te doy un senador, vos me das la rerererelección. De todas maneras, en dicha constitución se plasmaron dos cuestiones muy importantes para la vida de los argentinos;

  1. La Coparticipación Federal.

Ley que aún no está vigente, aunque lo manda la constitución. Es decir, son los propios representantes creadores de las normas jurídicas los primeros en violarlas.

  1. El Consejo de la Magistratura.

Institución que le otorgaría status de credibilidad y respeto a la Justicia. Si ya se, mejor no hablemos de la Justicia….

Entonces, yo me pregunto igual que Usted, ¿para que sirvió la nueva Constitución?

Pues sirvió para mucho. Sirvió y sirve para demostrarnos que los argentinos somos capaces de faltarle el respeto a todo: A la Justicia, a la República y por supuesto a la propia Constitución.

No es para festejar, sino para llorar.

Como dice Don Argentino Luna:

“Viera que lindo mi país paisano
Si usted lo viera como yo lo vi
Comprendería el porque le pido
Lo que le pido cuando canto así”.

Hasta la próxima y sigamos hablando en serio.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?