¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

22 C°

Viernes

3 C° / 20 C°

Sábado

4 C° / 20 C°

Judiciales > Escándalo

Desvíos de fondos de la Policía: el sueldo de un oficial muerto y la coartada de “caridad” del tesorero

Se conocieron detalles llamativos en la primera audiencia contra los policías acusados de malversación de caudales públicos.

Oscar Antonio Vaneti, uno de los tres sospechosos de sustraer fondos de su lugar de trabajo a través de transferencias ilegales. Foto Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

POR Germán González
03 de mayo de 2021

03 de mayo de 2021

El subcomisario Oscar Antonio Vaneti de 41 años y su esposa, la subcomisaria María Ivana Olivares de 45 años, llevaban años en la Policía de San Juan: 19 y 23 años de trayectoria. Eran considerados de conducta intachable y excelentes personas, pero a partir del jueves 15 de abril pasado todo cambió cuando saltó que Vaneti, encargado de la Tesorería de la fuerza, trató de enviar $280.000 a una cuenta que no correspondía. Este lunes fue la audiencia de control de detención y formalización de cargos contra el matrimonio de efectivos. La jueza Gema Guerrero les dio prisión preventiva y los envió al Penal de Chimbas por el delito de peculado (pena de dos a diez años de prisión). Por la causa de malversación de fondos, saltó que parte de la plata que se transfirieron a sus cuentas personales pertenecía al sueldo de un oficial fallecido. Vaneti se defendió argumentando que el dinero que sacaba lo hacía para dárselo a los policías que no podían cobrar por diferentes problemas, sumando a esto la complicación de la pandemia. El fiscal Iván Grassi, que investiga el caso tras la denuncia del jefe de Policía y el secretario de Seguridad, no creyó en su coartada y le asombró que hiciera "caridad" en una institución del Estado cuando su rol principal era proteger y cuidar esa plata. 

La sospecha de Fiscalía es que los oficiales desviaron al menos $900.000 en cuatro oportunidades (una se vio frustrada) y que trataron de despistar sus movimientos bancarios pidiendo diversos préstamos.

Hay otra implicada en la causa es la secretaria del tesorero, la cabo Carolina del Valle Tejada Montaño, que tendría el mismo grado de responsabilidad que Vaneti. Probablemente esté frente a la jueza este martes, tras encontrarse prófuga el fin de semana y entregarse este lunes por la mañana. 

Lo más importante de la audiencia de este lunes fue la exposición del caso del fiscal Grassi y la justificación después del tesorero Vaneti. El funcionario del Ministerio Público Fiscal contó que entre los fondos públicos que se encontraban en las cuentas bancarias personales de los detenidos se encontraba el sueldo de un oficial muerto de apellido Bartol. La hipótesis de la investigación es que el subcomisario Vaneti hizo firmar a sus superiores una trasferencia con el concepto de devolución de haberes y después de manera oculta cambió el número de cuenta destinataria por una cuenta de uso personal. El fiscal hizo hincapié en este ejemplo, que tenía como monto $104.197. Pero en este sentido ocurrieron unas tres veces más por sumas diferentes desde enero de este año hasta la fecha. 

Vaneti y su esposa en el banquillo de los acusados. Foto Gonzalo Medina / DIARIO HUARPE.

UFI Delitos Especiales, a cargo de Grassi y el fiscal Adrián Riveros, aclaró que la investigación recién empieza y puede saltar una cifra millonaria de dinero desviado del Estado. Aún falta analizar más informes bancarios de otras entidades que no son el Banco San Juan, en el que estaban las cuentas de los policías y la de la fuerza. Además falta peritar las decenas de aparatos electrónicos (computadoras, pendrives, notebooks y celulares) y papeles que la Policía y la Fiscalía secuestraron en los allanamientos realizados en la casa del matrimonio, ubicada en el barrio privado Campos de Sueños (Santa Lucía), en un domicilio en Marquesado, otro en el barrio Cesap, Rivadavia, y en uno situado en Cerro Grande, Pocito. 

Vaneti se inclinó por prestar declaración en la primera audiencia y argumentó que las transferencias se hicieron para darle solución a policías que no podían cobrar por diversos problemas, que se complicaban por la existencia de la pandemia. En una oportunidad dijo que le vino a pedir ayuda el padre del oficial Mura, asesinado por su pareja. Dijo que tenía todo documentado, pero que no sabe qué pasó con eso porque no lo dejaron volver más a su oficina después de que estalló el caso de malversación de fondos públicos. A esto se sumó su abogada defensora señalado que lo de su defendido se trataba de un error contable o de una negligencia, pero no de peculado y pidió su excarcelación, que no tuvo buen puerto. 

Grassi mencionó que el argumento de "caridad" le pareció raro, más cuando la función de Vaneti era manejar y cuidar los montos de la Policía de San Juan. Además explicó que hasta la fecha, la fuerza efectivizó mil operaciones (pagos de sueldos).

Vaneti y Olivares estarán al menos seis meses detenidos por el hecho delictivo en perjuicio del Estado. Aún falta saber la situación de Tejada. Eso es lo que les dio la jueza Guerrero como prisión preventiva. El fiscal Grassi junto a su equipo tendrá un año para investigar una "causa compleja" que tiene como autores principales al tesorero y a su secretaria, mientras que a la mujer del primero se la tiene en la mira como partícipe necesario. Con el correr de los días se sabrá si hubo más movimientos bancarios ilegales, si hay más implicados o si Vaneti o Olivares ampliarán su declaración. 

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión