Publicidad

Provinciales > Mano a mano

Facundo Manes en San Juan: “Los gobiernos deben trabajar para mantener las escuelas abiertas”

El neurocientìfico hizo referencia al cansancio mental por la pandemia y tuvo un párrafo aparte para los jóvenes.

20 de mayo de 2021

El reconocido neurocientífico Facundo Manes llegó a San Juan para inaugurar el Observatorio Social y hacer la presentación del Programa de Desarrollo Neurocognitivo, que estará a cargo del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, y en la previa dialogó con DIARIO HUARPE sobre el impacto de la pandemia en el ser humano. Además y haciendo referencia a presencialidad de los chicos en las aulas en medio de la pandemia fue tajante al decir que “no hay evidencia que las escuelas sean un lugar de alto contagio” y aclaró que “los gobiernos deben trabajar para mantener las escuelas abiertas”.  

¿Para qué viene a San Juan?

-Vengo por varios motivos, pero vengo principalmente a estar presente. Son momentos de colaborar, de estar entre todos. Vengo a colaborar con el grupo Castaño y Fundación Ineco en el desarrollo de un programa de rehabilitación para que San Juan sea un polo regional de neurociencia y también para colaborar con el Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social en algo muy importante que es el estímulo cognitivo, nutricional y social en niños, en personas que lo necesitan. Es un programa que me parece pionero y la fundación Ineco está colaborando con el estímulo de lo mejor que tiene un país, una sociedad y que es el capital humano.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Capital humano que está agotado por la pandemia ¿Cuál es el mensaje?

-La definición de salud es el estado de bienestar completo: físico, mental y social. Hablamos mucho de la salud física pero debemos ocuparnos de la salud mental. El impacto de la salud mental es importante en una pandemia y debe ser una herramienta central en la respuesta a la pandemia. Incluso el impacto mental de la pandemia dura más que la pandemia. Todos estamos afectados por la pandemia, pero hay cinco grupos que están más afectados: los niños porque el cerebro termina de desarrollarse después de los 20 años y los agarra modulando sus emociones, las mujeres porque hay un aumento lamentable del trabajo doméstico y de la violencia, nosotros que trabajamos en el sistema de salud, los más vulnerables y los adultos mayores porque antes de la pandemia ya había una epidemia de soledad que ahora se agravó con la pandemia. Hablar de salud mental es muy importante, porque la sociedad está cansada.

En un país con tantas complicaciones económicas ¿Cómo se hace para no tener estrés?

-Coincido en que Argentina es un paciente donde los médicos le metemos más estrés. Los dirigentes, los líderes, los periodistas tienen que comunicar en forma más clara, decir la verdad, pensar en el bien común, dar cierto horizonte, decir no saben cuándo no saben y a veces veo que esto no está sucediendo y esto genera más estrés en una sociedad que está empobreciéndose, enfermándose, con miedo a perder el trabajo, con miedo por la situación del país. Entonces es un momento para ayudar, ya que esto es una maratón y todavía no corrimos todos los kilómetros.

¿Qué en esta segunda ola de coronavirus los más afectados sean los jóvenes tiene que ver con el cansancio mental que tiene este grupo etario?

Publicidad

-Si tiene que ver con eso. Hicimos un estudio con la Fundación Ineco y concluimos en que al tener menos edad hay menos cuidado, menos control de la responsabilidad social y también tiene que ver con el cansancio. Cuando nos agotamos bajamos la guardia, es por eso que son momentos de hablar de esto.

Discutimos hace semanas el tema de las clases ¿Presencialidad sí o no?

-Mirá, esto es un dilema falso. Si la situación epidemiológica requiere que se cierren las escuelas se deben cerrar las escuelas, pero tenemos que tener en mente que los gobiernos deben trabajar para mantener las escuelas abiertas. Ahora si en ese sector de la comunidad hay aumento de la circulación viral obviamente que se deben cerrar. En Europa los países que cerraron los hicieron entre 15 y 20 semanas y acá tuvimos un año sin clases presenciales, entonces tener un año más sin clases presenciales sería un drama de impacto en décadas. Lo que debemos hacer es salir de ese debate de abrir o cerrar, si hay que cerrar se debe cerrar, pero lo que debemos tratar siempre es abrir las escuelas. No hay evidencias que las escuelas sean un lugar de alto contagio y además al cerrar dañamos a los chicos, porque  los chicos van a la escuela no sólo a aprender un dato sino a socializar, a motivarse, algunos a comer. Es un debate que debemos evitar, como el debate falso de salud o economía o cuarentana versus muerte.

¿Piensa en meterse de lleno en la política y ser candidato?

-Yo pertenezco a este país, soy argentino, quiero lo mejor para mis hijos. Acá está enterrado mi padre y yo voy a estar acá luchando por un sueño colectivo que nos merecemos los argentinos. Nosotros necesitamos un proyecto de nación, hace décadas que venimos en una decadencia inmoral, insoportable y necesitamos un sueño colectivo, un proyecto nacional que nos convoque a todos como fue en 1983 y yo voy a estar ahí como soldado.

¿Hay algún dirigente que encarne eso que usted dice?

-Hay muchos dirigentes muy buenos, pero lo veo como algo colectivo. El problema de la Argentina es que hubo proyectos narcisistas y necesitamos proyectos colectivos.