¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

30 C°

Jueves

20 C° / 28 C°

Viernes

16 C° / 32 C°

Provinciales > Cuarto caso en San Juan

Fiscalía pide llamar a 18 testigos en el caso de la médica infectada de coronavirus

Trabajan en el Hospital Rawson con la denunciada. Lo que digan será vital.

POR Leonardo Domínguez SEGUIR
20 de mayo de 2020

20 de mayo de 2020

El fiscal Roberto Mallea ya tiene identificadas a las personas que podrían aportar datos clave en la causa penal contra la médica reumatóloga contagiada de COVID-19 que incumplió el protocolo sanitario, poniendo en peligro a compañeros de trabajo, pacientes y familiares. Le solicitó al juez del caso que cite a 18 profesionales que trabajan con ella en el Hospital Rawson, para que cuenten cómo procedió y cuáles es el procedimiento que debería haber seguido. Por otra parte, le pidió que investigue si la profesional participó de un festejo que estaba prohibido por la cuarentena.

La médica tiene 42 años, es la cuarta persona enferma de coronavirus de la provincia y su contagio generó un escándalo por el contexto en el que sucedió. Aparentemente, el 7 de mayo entró sin autorización a un área restringida del Hospital Rawson para ver y atender a su hermano transportista de 43 años (camionero) que está internado por padecer el mismo virus y se infectó. El hombre es el tercer caso positivo que se detectó tres días antes, cuando regresó desde Buenos Aires.

La reumatóloga comenzó a sentirse mal el pasado domingo y el lunes, el hisopado que le hicieron le dio positivo. En el Gobierno están seguros que se contagió por el contacto estrecho que tuvo con su hermano, advierten que se llevó puestas todas las medidas de seguridad impuestas en los centros de salud para impedir el avance del coronavirus y por esa razón la denunciaron en la Justicia Penal.

El problema es que desde que estuvo con su hermano hasta que cayó enferma, la médica siguió con su vida como si nada pasara: atendió pacientes en la parte privada, fue a trabajar y recorrió las instalaciones del Hospital Rawson y hasta visitó a familiares. Es decir, por su supuesta negligencia, puso en riesgo de todos ellos y aún no se sabe si contagió.

El escrito de Mallea ingresó este  martes a Tribunales y es parte de una ampliación del requerimiento de instrucción que presentó el lunes a última hora, en el que había pedido que la médica sea imputada por tres delitos: avasallar las normas dictadas por el Estado para contener una pandemia como la del coronavirus, actuar con negligencia e incumplir los deberes a su cargo.

Mallea le solicita ahora al juez del caso, Alberto Caballero, que llame a declarar como testigos a 18 compañeros de trabajo de la reumatóloga en el principal hospital que tiene la provincia. Se trata de los médicos Cristian Moreno (jefe a cargo de Clínica Médica), Miguel Quiroga Barragán, Adriana Manzur y Sandra Ferrari; la supervisora de Enfermería, Luisa Emilia Ortiz; las empleadas Silvia Meritello y Gabriela Rodríguez y los enfermeros Ingrid Quinteros, Celina Barbosa, Agustina Sánchez, Daniela Elizondo, Julita Muñoz, Adriana Barea, Fernanda Alanís, Maira Pérez, Raúl Carrizo, Franco Bolado y Florencia Espín.

El representante del ministerio público quiere preguntarles sobre la reumatóloga y cómo se movió el 7 de mayo, cuando la gestión uñaquista denuncia que actuó con irresponsabilidad. Según la denuncia, la mujer pertenece al sector de Clínica Covid y haciendo uso de su condición de médica irrumpió en el Área Crítica COVID-19 sin estar autorizada, visitó a su hermano en la mañana y la tarde del 7 de mayo a pesar de que no estaba autorizada y le advirtieron que no usó bien los elementos de seguridad personal.

Supuestamente, algunos de ellos vieron a la médica ingresar al sector que tenía prohibido y otros podrían dar constancia de cuál era el protocolo que debió cumplir. Será vital para que el juez determine si la mujer efectivamente actuó con liviandad que no debería ser propia de un profesional de la salud y si puso en riesgo de la integridad sanitaria de la población. Igual que las pruebas documentales que pidió Malles, en donde presuntamente constan la negligencia de la reumatóloga.

Claro que ninguno de ellos está exceptuado de quedar en la mira, puesto que también está bajo investigación por qué la mujer no fue aislada de inmediato si se sabía que fue negligente y estuvo con su hermano sin la debida protección. Eso hubiera desalentado el peligro de contagios en su entorno laboral y familiar, lo que aún se está evaluando a través de test que Salud le está haciendo a todos los que estuvieron con ella. 

Ahora, el juez tiene que decidir a qué tipo de prueba la da curso. Aunque se supone que no pondrá objeciones para producir toda la que le solicita el fiscal para empezar a resolver el caso.

¿De festejo en cuarentena?

Mallea le solicitó al juez que amplié la investigación e indague sobre un hecho que trascendió en las últimas horas, sobre que la reumatóloga participó de un festejo con amigos y conocidos aun cuando estaba prohibido por la cuarentena.

El dato salió a la luz por dichos de un policía de la Comisaría Novena de Caucete. Fuentes calificadas contaron que el hombre sentía algunos síntomas que lo hicieron sospechar que podía tener COVID-19 y como su esposa había estado con la doctora en cuestión en un evento hacía poco, se lo hizo saber al jefe. Esa situación desató la intervención del 107 y al hombre lo hisoparon, pero el resultado dio negativo.

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.