Hablar de trenesHablar de trenes

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

4 C°

sábado

4 C° / 8 C°

domingo

0 C° / 10 C°

Hablar de trenes

Gustavo Trigo

POR Gustavo Trigo
26 de mayo de 2022

26 de mayo de 2022

Hablar de trenes, es sin duda alguna, una invitación a la nostalgia donde se recuerdan los viajes en tren, la ansiada llegada de algún pariente o la emotiva despedida de algún familiar en esos andenes abarrotados de personas, personal ferroviario, equipaje y el inconfundible olor a gasoil de las locomotoras…

El mes de marzo pasó, sin embargo, vale la pena recordar la importancia de dicho mes en la historia ferroviaria del país, presentándose como un mes con emociones opuestas.

El 1 de marzo de 1948, las empresas ferroviarias privadas (de capitales franceses e ingleses) fueron nacionalizados y fusionados con los Ferrocarriles del Estado. A partir de este hecho, se conformó la Empresa Nacional de Transportes (ENT), luego fue reemplazada por la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino (EFEA) para luego adoptar el nombre definitivo de Ferrocarriles Argentinos (FA), englobando el transporte de carga y pasajeros.

“Ramal que para, ramal que cierra”

La década del 90 llegaba con un nuevo gobierno y con nuevas medidas. En materia ferroviaria, y con el pretexto de “son deficitarios”, se cancelaron los servicios de pasajeros en la mayoría de las provincias, medida esta que afectó a empleados ferroviarios, usuarios y a muchas localidades que contaban con este medio de transporte.

Así pasamos del júbilo de 1948 por la nacionalización de los ferrocarriles al dolor e impotencia por la suspensión del servicio de trenes de pasajeros.

Situación en San Juan

En 1948, San Juan contaba con dos líneas férreas: el Ferrocarril Buenos Aires al Pacifico (posteriormente Ferrocarril San Martin) y el Ferrocarril Argentino del Norte (posteriormente Ferrocarril General Belgrano). La nacionalización significo la unificación de tarifas tanto de boletos de pasajeros como el precio de los fletes de cargas, lo mismo que los salarios del personal ferroviario.

La suspensión del servicio de trenes de pasajeros afecto a toda la población por igual ya que el tren era el principal medio de transporte de pasajeros hacia y desde provincias como Mendoza, San Luis y Buenos Aires.

 En San Juan, esta medida afectó a muchas localidades donde el tren, no solo era un medio de transporte, sino también, un medio de subsistencia. Solo por citar un ejemplo de la importancia de este medio de transporte, el tren abastecía de agua a Bermejo (al igual que a muchísimas localidades del interior del país)

En 1995 la empresa Ferrocarriles Argentinos dejo de existir y el tren de cargas quedo en manos de empresas privadas. La empresa Buenos Aires al Pacifico (BAP) opero la red de cargas del Ferrocarril San Martin mientras que la empresa Belgrano Cargas, opero la red de cargas del Ferrocarril Belgrano.

Así, pasamos del auge del transporte ferroviario en donde la mayoría de las bodegas de la provincia sacaban su producción de vino y mosto en tren (a muchas de estas ingresaba el tren lo que denota la importancia que tenía este medio de transporte y al igual que la carga) a la triste realidad donde hoy por hoy, solamente corre el tren de cargas desde Albardón hasta Cañada Honda para luego seguir a Mendoza y desde allí, llevar la carga de piedra caliza (y derivados) a Buenos Aires.

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor y en cuestión de trenes, esta frase se cumple.

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión