Publicidad

Opinión

Reclamo y Disputa en la calle

(Compartir mis escritos, tiene el carácter de la historia que en “El libro de los abrazos” cuenta Galeano, en "La función del Arte/1", cuando el niño, ante la inmensidad del mar, dice: - ¡Ayúdame a mirar! - )

Miguel montoya jamed

Los reclamos y las movilizaciones colectivas, son luchas por reclamos o disputas

al Sistema de Convivencia.

Acuño esta denominación de “Sistema de convivencia”, para: el poder económico, el poder político y el Imaginario Social. En este Imaginario Social está el pensamiento calculador, que obnubila y fascina al hombre, único practicado como movilidad de la cotidianeidad, que es movilidad y sostenimiento del capitalismo.

Publicidad
Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Obnubilación y fascinación fortalecida permanentemente por los discursos del poder político.

Las luchas sociales o los reclamos sociales colectivos. Por negación, apropiación (que es el acto más autoritario de los gobiernos), deterioro o destrucción de la Propiedad Social, por ejemplo: la exclusión del derecho inherente a trabajar, aún, en los conceptos de mierda del capitalismo, la  pérdida del trabajo, la adecuación paupérrima de sus condiciones, la no atención por el Estado de la salud pública, la no atención por el Estado de la educación pública, la desertización por el envenenamiento de la Tierra o por contaminación de las aguas.

Las luchas sociales son luchas contra el Sistema de Convivencia.

Sistema de Convivencia, igual a sistema capitalista.

Por lo tanto: las posibilidades de triunfar en esas luchas, es que el colectivo sea mayoritario… o total. Es necesario que el Poder Social que enfrenta al poder del sistema sea fortalecido por el poder social de cada uno de los habitantes de la comunidad que “debiera reclamar”.

Publicidad

“Debiera reclamar”, encierra la posibilidad de triunfar en el reclamo.

“Triunfar” en el reclamo, es evitar la invasión a la Propiedad Social.

Por lo tanto: las movilizaciones deben ser numerosas, mejor si toda la comunidad afectada estuviese en las calles.

Ocupar las calles con el reclamo, es la primera ocupación de lo público por los Sujetos. Porque necesita re-apropiarse, recuperar “lo público” y esto como concepto primitivo de la “Propiedad Social”… va por lo público.

La calle, la plaza, son lo inmediatamente público, son inherentes a la inmediata necesidad de expresión. Lo público son las leyes, entonces el Congreso, la educación, la salud, las decisiones de los administradores de lo público… Por lo tanto: “lo público”. En “lo público” se constituye la “Propiedad Social”.

Por lo tanto: la Tranquilidad, en el concepto que doy.

La “Tranquilidad” es “Propiedad Social”

Me detengo en este concepto de la “Propiedad Social”:

Los Sujetos nos movilizamos porque nos invaden la “Propiedad Social”, porque nos la niegan, porque los que “gobiernan” (autoritariamente) se la apropian y falsamente la convierten en “su propiedad privada”.

Cada uno de los Sujetos somos habitantes de esa “Propiedad Social”

La “Propiedad Social” nos hace propietarios sin privar la propiedad.

Por lo tanto: entre los propietarios no hay: unos y otros. Entre los propietarios hay sólo “unos” o sólo “otros”.

Descubrimos que esa propiedad no nos divide en Hombres con mayor o menor posibilidad adquisitiva, ni por religiones, ni por ideologías, ni por colores, ni por oficios. Nos fortalece en la propiedad y por lo tanto en su defensa.

La “Propiedad Social”, en el Hombre, es la Tranquilidad y ahí está el Pensamiento y por lo tanto la Palabra y la Salubridad.

Tranquilidad: conformada por objetos esenciales de la Vida, como: Salud, Relación: con el Otro y con el otro, Trabajo -no en el concepto capitalista- o al menos teniendo esto en disputa. Tiene como sinónimo: Felicidad.

Tranquilidad es el concepto.

Tranquilidad es la esencia de eso que denominamos con el término Felicidad.

Felicidad: un sinónimo; que se relativiza, se frivoliza, se desgasta y confunde, se utiliza. Es objeto de intercambio del mercado. Es un vocablo debilitado en los discursos del poder político.

La Salubridad del Hombre es una sola: es la interioridad exterior y es lo exterior de nuestra interioridad.

 

La Tranquilidad es procurada, determinada, armada, conformada por cada uno para habitarla.

Entonces:

La Tranquilidad es individual conformada por lo social, que apunto.

Y esto es hermoso: lo individual conformado por lo social que no deja de ser social cuando conforma lo individual.

Por eso la Tranquilidad es “propiedad social”.

La Tranquilidad es interior conformada por lo exterior.

El adversario- el sistema de convivencia- es poderoso, es fuerte, no le interesa el hombre, y las vidas son sólo el contenido de sus estadísticas.

El gobierno es un interlocutor que arma sus discursos con argumentaciones exentas de razón y sentimientos.

La razón y los sentimientos son inherentes a los hombres y no al pensamiento calculador del sistema.

El gobierno es parte de ese sistema, lo sostiene y se sostiene en él. Es la representación personalizada del sistema.

Lo único que fortalece la lucha y le da posibilidades de triunfo es la incorporación, inherente, propia, de todos los Sujetos que son afectados en la invasión de su Propiedad Social.

El Poder Social en las manifestaciones es tan fuerte, que une a los Sujetos por la causa de la lucha, despojándolos de las diferencias políticas, religiosas, de oficios. La diversidad sólo se explicita en los comentarios y en los estados de calma.

La conceptualización de Sujetos, es en sí misma la inherencia y la pertenencia al colectivo que disputa y que lucha. Que disputa y lucha por la Propiedad Social.

Que disputa y lucha por la Vida.

    Publicidad
    Más Leídas
    Publicidad