AHORA

28 C°

Sábado

20 C° / 36 C°

Domingo

24 C° / 35 C°

Pidió el sobreseimiento

Ventura recordó que tuvo un "cruce de miradas" con uno de los rugbiers

El apuntado por el grupo que increpó y terminó con la vida de Fernando Báez Sosa piensa en demandarlos penalmente. 

POR REDACCIÓN

27 de enero de 2020

Pablo Ventura, el último detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa en la ciudad de Villa Gesell, aseguró hoy que no entiende por qué fue involucrado en el homicidio por los rugbiers detenidos y recordó que hace cuatro años tuvo “solamente un cruce de miradas” con uno de los imputados en un boliche de Zárate, pero que no hubo pelea.

El imputado, quien recuperó la libertad el martes último tras cuatro días detenido en la Delegación Departamental de Investigaciones de Gesell y podría ser sobreseído en los próximos días, explicó que aquél inconveniente se produjo en el boliche Apsara, de Zárate, pero aclaró que "no fue algo tan grave". “Solamente hace cuatro años tuve un cruce miradas, en el boliche Apsara de Zárate, pero fue solo un cruce de miradas, nunca nos dijimos nada y nunca más pasó nada. Tampoco fue algo tan grave como para involucrarme en esto”, señaló el joven, que dijo no recordar con precisión con cuál de los diez rugbiers que continúan detenidos se produjo ese intercambio.

Ventura (21) dijo además que “a uno solo” de los acusados “del club” se lo siguió cruzando desde entonces, “pero tampoco es que nos saludamos ni nada de eso”. A seis días de su liberación, por decisión de la fiscal del caso Verónica Zamboni, recordó que al ser detenido por el crimen de Báez Sosa (19) “estaba nervioso, pero a medida que fueron pasando los días” estuvo “muchísimo más tranquilo”. “La verdad no entendía ni entiendo hasta el día de hoy por qué me involucraron en esto”, señaló. Sobre su intervención en las ruedas de reconocimiento que se realizan desde el jueves último, dijo: “Ya estaba mucho más tranquilo, porque ya sé que me liberaron, aunque la causa siga”, contó.

En otro de los párrafos de diálogo, destacó: “Te llaman, te ponen en una habitación cerrada, con tres chicos, y luego de eso, dicen que te pongas las manos atrás y le dicen a uno de los testigos para que señalen a cuál les parece que estuvo involucrado”, detalló. En ese sentido, dijo que en las primeras jornadas de esta medida de prueba, no tuvo contacto con los otros acusados: “En ningún momento me los crucé a ellos, porque soy seleccionado siempre último en la rueda”.

Fuente: Télam

Para reportar errores debe estar registrado.

Para Agregar información debe estar registrado.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?