¿Querés recibir notificaciones de alertas?

AHORA

-3 C°

Domingo

-1 C° / 20 C°

Lunes

0 C° / 23 C°

Policiales > en la justicia

Así fue el recorrido del hombre que atropelló y arrastró hasta matar a un joven de 28 años

Las pericias demostraron que Roberto Pereyra se detuvo cuadras después a controlar el estado del auto antes de esconderlo.

POR REDACCIÓN

12 de junio de 2021

En la audiencia de formalización por la muerte de Rafael Morales, el joven de 28 años que murió tras ser atropellado el pasado domingo, los fiscales detallaron las pruebas contra el conductor, Roberto Pereyra. Los funcionarios judiciales relataron que el hombre, que estuvo prófugo cuatro días, no solo no se detuvo a asistir a la víctima, sino que también aseguraron que iba sin luces, que se detuvo cuadras después a controlar su vehículo y la serie de medidas que tomó para ocultar su participación en el hecho.

La audiencia celebrada este sábado, el fiscal Adrián Riveros presentó tanto resultado de pericias como el relato de testigos, mientras la madre del joven escuchaba todo visiblemente afectada. El objetivo de esta instancia es definir el tiempo que tiene la fiscalía para investigar y decidir si en este tiempo Pereyra debe permanecer detenido o no. Tras un debate de una hora, el juez Federico Rodríguez dio 6 meses de plazo y dictó prisión preventiva mientras dura el proceso, que el sujeto deberá cumplir en el Penal de Chimbas.

Cuando llegue el momento del juicio, contra Pereyra pesarán un conjunto de pruebas graves que detalló fiscalía. Según detalló Riveros, testigos esa noche vieron el Renault 12 del detenido avanzar “a gran velocidad y sin luces”. Quienes se encontraban en la zona lo primero que notaron fue el sonido del choque y luego vieron el auto irse.

Cuando se acercaron al lugar notaron que había una persona tirada en el asfalto. Los primeros en acercarse vieron que Morales todavía se movía, pero apenas lograron sacarle el barbijo cuando el joven murió. Las pericias demostraron que tras el golpe el auto arrastró unos 20 metros a la víctima. En el lugar del impacto quedó una zapatilla y a los metros estaba el cuerpo y también restos del vehículo.

Los que estaban en el lugar llamaron a la ambulancia, pero al llegar los médicos constataron la muerte. La autopsia reveló que el joven falleció de traumatismo encefalocraneano.

Mientras los testigos intentaban reanimar a Morales, Pereyra siguió con su auto “zigzagueando, y en inmediaciones de calle Pellegrini, algunas cuadras después, se detuvo. Esto quedó comprobado gracias a cámaras de seguridad. En lugar de volver o intentar llamar a la Policía, el hombre levantó el capó, controló que el vehículo pudiera seguir y se dirigió a la casa de su ex esposa, en el Barrio Penitentes.

A la casa de la mujer, donde también vive una hija que tienen en común, llegó con el vehículo dañado, pero además sin el capó. Esta parte del auto sigue sin aparecer. Pereyra dejó ahí el Renault hasta el día siguiente, cuando fue acompañado su madre quien lo habría asistido para remolcar el vehículo hasta la casa de la mujer, donde luego fue secuestrado. La ex del conductor aportó datos a la causa y también sumó que el sujeto todavía no le entrega el dinero de la cuota alimentaria, que ese día no había llevado.

Pereyra habló brevemente en el juicio y aseguró que no notó que había atropellado a alguien. “Iba rabiando porque me golpeaba el auto, si yo hubiera sabido me paro”, dijo el hombre. La abogada defensora, Filomena Noriega, dijo que en el juicio intentarán probar esta versión y además pidió que no se detenga a su cliente y en el caso de que lo hagan, le dicten prisión domiciliaria.

Finalmente, y tras escuchar todos los argumentos, el juez Rodríguez definió que se investigará a Pereyra por homicidio culposo agravado por no brindar asistencia. Además, no aceptó los pedidos de la defensa y mandó al penal al conductor.

Notas relacionadas

Para reportar errores debe estar registrado.

Iniciar sesión

Para Agregar información debe estar registrado.

Iniciar sesión