Publicidad

Provinciales > Muerte brutal en Capital

Crimen de la maza: para la Psiquiatría es un caso fortuito

Laura Tamarit, una especialista en Psiquiatría, afirmó que el crimen de la maza es un caso “fortuito” analizado desde la salud mental.

10 de mayo de 2024
La muerte violenta de Hebe Yolanda Leguiza dejó consternada a San Juan. IMAGEN DIARIO HUARPE.

La reconocida psiquiatra y exdirectora del Hospital General Julieta Lanteri, Laura Tamarit brindó una entrevista a DIARIO HUARPE y señaló que el caso del criminal de la maza, que dejó consternado a San Juan, es un hecho “fortuito” analizado desde la salud mental. Al ser consultada por el crimen de Hebe Yolanda Leguiza, la mujer, que murió tras ser atacada a mazazos por un menor de 15 años, explicó que el rasgo o perfil de una persona que decide salir a matar es complejo y puede estar asociado a la psicopatía, aunque para asegurar algo así, se necesita mucho tiempo de análisis y estudio para su evaluación.

Según las palabras de la profesional, en muchos casos, las personas homicidas conocen la ley, la rodean y utilizan al otro como un objeto para satisfacer sus deseos. Al ser consultada por el perfil psicológico y psiquiátrico de una persona con perfil homicida que decide salir a matar de la nada, respondió que lo primero que piensa un especialista es en “una perversión, donde uno evalúa que hay cierto placer en accionar contra el otro, más asociado a la psicopatía”.

Publicidad

“Son los malos, básicamente, que no es un trastorno mental. Cuando uno habla de psicopatía no es que uno lo encasille en algún trastorno mental, si bien aparecen las clasificaciones, yo creo que hay que diferenciarlas porque son personas que conociendo la ley, la rodean y utilizan al otro como un objeto para satisfacer sus deseos”, agregó.

La profesional dijo que este brutal crimen es un hecho fortuito para la psiquiatría. Imagen DIARIO HUARPE.

En el caso de pacientes con trastornos de salud mental, Tamarit indicó que los actos violentos son hechos fortuitos y no representan la mayoría de los casos. También abordó la importancia de la evaluación del riesgo cierto e inminente, así como la necesidad de resguardar a la persona para cuidar su integridad.

“Puede pasar por infinidad de situaciones, puede ser porque dentro de lo que nosotros llamamos paranoia, por ejemplo, esa persona sea el objeto persecutor, entonces van y la matan para tranquilidad, que sería el caso de Barrera, que mató a sus dos hijas, suegra y esposa. O puede ser que alguna voz, alguna alucinación de algún tipo de orden y que quieran cumplir esa orden que es muy invasiva. Son casos difíciles, no son lo más frecuente, lo más frecuente es el paciente psiquiátrico suele obedecer, suele hacer este caso cuando uno intenta trabajar, no son personas no dóciles”, declaró la psiquiatra.

En cuanto a la actuación de un profesional cuando un paciente expresa deseos de hacer algo malo, Tamarit mencionó que es común que hablen de estos pensamientos, y los profesionales deban indagar hasta dónde llega en ese pensamiento y si existe un riesgo cierto e inminente. En caso de identificar un riesgo, la exdirectora del Lanteri destacó la importancia de buscar una opción para resguardar al paciente y cuidar su integridad.

¿Las personas con problemas de salud mental pueden andar libremente en la calle?

Tamarit enfatizó que un gran porcentaje de la sociedad realiza tratamientos de salud mental, desde personas que toman ansiolíticos hasta aquellas que realizan tratamientos de largo plazo por enfermedades crónicas. Asimismo, mencionó que, si bien en casos de descompensación o crisis se pueden tomar ciertos cuidados para resguardar a la persona, no todas las personas que realizan tratamientos de salud mental representan “un peligro”.

“En el caso de un menor es muy difícil pensar en un primer brote que lo lleve a mantenerlo encerrado. Yo entiendo el dolor de la familia, verdaderamente creo que son dos familias que han sido destrozadas, pero creo que, bueno, que esto no quiere decir que generalicemos en que todas las personas que realizan tratamientos de salud mental son malas o peligrosas”, agregó.

Finalmente, destacó que es más frecuente que las personas que cometen delitos y están en la cárcel no tengan trastornos mentales, sino que los simulen para obtener inimputabilidad. Sin embargo, esto necesita un trabajo de cuestión muy técnica para que conseguir la “famosa inimputabilidad”.

Publicidad