Publicidad

Política > Temporada de verano

Pronóstico hídrico: hay cautela pese a la caída de nieve en la cordillera

Los técnicos del Departamento de Hidráulica llegaron hasta la cordillera para comenzar con las mediciones anuales de la acumulación de nieve.

23 de septiembre de 2022

Este jueves se realizó el primer viaje a la cordillera para comenzar con las mediciones anuales de las precipitaciones de nieve en la alta montaña. Estos números son los indicadores para saber cuál será el pronóstico hídrico para el próximo año. Pese a que este invierno estuvo marcado por un mayor número de nevadas, los especialistas eligen ser cautos al momento de opinar sobre la disponibilidad de agua, dado que existen varios factores que pueden alterar los valores finales.

"En la mañana de este jueves se hizo el primer vuelo y la medición de las primeras cuatro estaciones, las que están más ubicadas al sur. En principio, la altura coincide con lo que nos daban las estaciones meteorológicas. Resta procesar los datos de densidad para ir aproximando los cálculos del pronóstico de escurrimiento. Dependiendo de la zona, la altura de acumulación nívea fue por encima del metro", dijo Ramiro Cascón, secretario del Agua, a DIARIO HUARPE.

Publicidad

El Departamento de Hidráulica cuenta con siete estaciones distribuidas en puntos estratégicos de la cordillera de los Andes, que son las encargadas de registrar los datos que servirán de aporte para conocer cuáles serán los valores en metros cúbicos de agua que tendrá disponible la provincia una vez que lleguen los primeros deshielos. El helicóptero de la provincia, junto con dos técnicos, fueron los encargados de llegar hasta la zona y recolectar la información.

Registrate al Newsletter Recibí las noticias recomendadas en tu bandeja de entrada

Si bien los pronósticos de nevadas durante este invierno fueron superiores a los de la temporada pasada, no significa que la situación esté controlada ni que el nivel del caudal del río San Juan aumente significativamente. "Las expectativas son muchas, pero aún restan datos por analizar, no quiero anticiparme. Cada valle es particular, hay algunos que tienen más carga de nieve que otros y cada uno de ello influye de manera distinta en el escurrimiento, por lo que no es una ecuación sencilla de calcular. Vamos a esperar que los técnicos trabajen tranquilos para que nos den toda la información correcta", aseguró el secretario.

Las condiciones climáticas no están aseguradas para que se realice un segundo vuelo, por lo que los datos finales tendrán una demora. "Nos hicieron saber que en el día de mañana no será posible un nuevo viaje, por lo que el equipo técnico quedó en modo guardia a la espera de las indicaciones por parte de Aeronáutica. Esto es muy cambiante, el vuelo que se realizó hoy recién en la tarde noche del miércoles pudimos confirmarlo. Estas alteraciones climáticas generan que la información se demore. Una vez que se pueda concretar el segundo vuelo, estimamos una semana aproximadamente para el procesamiento de datos y tener el informe completo", explicó Cascón.

El profesional aseguró que más allá de los datos que pueda arrojar el informe, esa acumulación de nieve no estará disponible ahora mismo. Actualmente, el río San Juan está trayendo alrededor de 17 m³ por segundo y los diques están entregando para el consumo 36 m³ por segundo, lo que significa que la mitad sale de las reservas. "Esto nos indica que debemos ser cautos para poder llegar a fin de año, que es donde se podrá comenzar a planificar en función del agua de deshielo. El desafío es entender que pese a todo pronóstico, hay que seguir siendo cuidadosos del recurso", insistió.

Publicidad

"Sobre fines de diciembre es cuando el río sube su caudal. Cuando hay años buenos, la curva aumenta considerablemente. La sequía este año fue tal que no existió variación, fue plana. Si todo es favorable con los datos nuevos, en enero esa curva debería variar y equilibrar la entrega de agua", dijo Ramiro Cascón. 

Finalmente, el secretario aseguró que no es posible hablar de un panorama positivo, porque a situación no deja de ser crítica y explicó que por más que haya un mayor número de precipitaciones de nieve, no indica que sea un año extraordinario. "Para decir que estamos en una situación favorable, falta mucho tiempo, no me animo a dar una victoria, ni aun teniendo un año como el que podemos llegar a especular que es mejor que el año pasado. La incertidumbre está en cuanto va a demandar el acuífero de alta montaña, es decir, cuánta agua va a ser absorbida por el terreno. Estamos en el año hidrológico más bajo desde 1909 y tenemos un déficit en los diques y los acuíferos subterráneos", concluyó.

Publicidad
Más Leídas
Publicidad